Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo incrementar el colágeno de la piel a partir de los 40

X
soja-menopausia

La bebida de soja puede ser una forma de tomarla./ Foto: Pexels.

SALUD HORMONAL

Propiedades de la soja en la menopausia: ¿de verdad es el ingrediente definitivo contra los sofocos?

Sofocos, insomnio, sequedad vaginal… Las isoflavonas de soja pueden ser una buena opción para aliviar estos síntomas de la menopausia.

Por María Corisco

3 de enero de 2024 / 13:00

No hay dos menopausias iguales. No sólo cada cuerpo es diferente, sino que también lo son las circunstancias vitales de cada mujer. Mientras algunas afortunadas discurren por esta etapa sin apenas enterarse, otras sufren con severidad los síntomas causados por la pérdida de los estrógenos. Entre unas y otras, hay un amplio rango de situaciones y vivencias, con molestias mayores o menores, para las que se pueden encontrar diferentes tratamientos. Entre ellos se encuentran la soja y sus componentes más activos, las isoflavonas. De hecho, las japonesas recurren a ella en esta etapa.

Como explica la doctora Clotilde Vázquez, jefa de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz y autora del libro Con hormonas y a lo loco (Ed. Vergara), “desde hace muchos años se utilizan en la menopausia preparados que contienen diferentes fitoestrógenos. Se trata de compuestos de origen vegetal que presentan una actividad biológica estrogénica débil debido a su similitud con los estrógenos naturales”.

Se encuentran en cereales, legumbres y hortalizas, pero donde más abundan “es en la soja, una legumbre muy habitual desde siempre en la dieta de los países asiáticos y muy popular en Occidente desde hace dos décadas, a la que se le han atribuido todo tipo de milagros”.

TE PUEDE INTERESAR

No hablamos de la salsa de soja que nos ponen en el restaurante japonés para acompañar al sushi, sino de suplementos, bebidas vegetales o alimentos como el tofu, tan de moda en la actualidad. Sólo pensar en ellos ya se nos viene a la mente una idea de salud, aunque realmente no sepamos si esta fama es o no es merecida.

Además de esta idea de salud, también tendemos a asociar la soja con el alivio de los síntomas de la menopausia. “Hace tiempo, a alguien se le ocurrió asociar el consumo de soja con la baja frecuencia de sofocos en la menopausia de la mujer asiática frente a la mujer occidental, que lo sufre mayoritariamente. Así que indagó en los componentes de esta legumbre y en sus efectos. Los fitoestrógenos, y entre ellos los componentes más activos, las isoflavonas, tienen una acción estrogénica débil y está demostrado que también ejercen una acción beneficiosa sobre los lípidos, las lipoproteínas y la función vascular. Y, con respecto al cáncer, los estudios sugieren un efecto protector frente al cáncer de mama”, explica la experta.

¿Qué son las isoflavonas?

Las isoflavonas son fitoquímicos que se encuentran en la soja y en otros alimentos de origen vegetal. Pertenecen, como explicaba la doctora, a una clase de compuestos llamados fitoestrógenos, que son estructuralmente similares a las hormonas sexuales humanas, especialmente al estrógeno. Las tres principales isoflavonas presentes en la soja son genisteína, daidzeína y gliciteína.

Estas isoflavonas pueden tener acciones tanto estrogénicas como antiestrogénicas en el cuerpo debido a su capacidad para unirse a los receptores de estrógeno. Aunque las isoflavonas son mucho más débiles que el estrógeno natural producido por el cuerpo. Su estructura similar les permite interactuar con estos receptores. Las investigaciones apuntan a que esta acción puede ayudar a aliviar algunos síntomas de la menopausia, como los sofocos y la sequedad vaginal.

¿Para quiénes están indicadas?

No es sólo la soja, explica la doctora Vázquez. “Actualmente, existen preparados magníficos con isoflavonas procedentes de diferentes alimentos vegetales. Se ha pasado de la soja a utilizar las isoflavonas que proceden de las partes subterráneas de la Cimifuga racemosa, a las que se les han unido, en fechas relativamente recientes, los preparados elaborados con extracto citoplasmático de determinados pólenes”.

Si nos centramos en la soja, los extractos de isoflavonas se obtienen típicamente de la planta mediante procesos de extracción. Estos extractos pueden presentarse en varias formas, entre las que se incluyen:

  • Cápsulas o tabletas: suplementos que contienen concentraciones específicas de isoflavonas de soja.
  • Polvo: forma en polvo que se puede agregar a alimentos o bebidas.
  • Líquidos: extractos líquidos que pueden tomarse directamente o agregarse a bebidas.
OTROS TEMAS WELIFE

No se trata de pensar en que, por el hecho de entrar en la perimenopausia, debamos empezar a pensar en tomar este tipo de suplementos. En este sentido, si tenemos muchos síntomas y malestar, es probable que nuestro ginecólogo o endocrino nos sugiera el tratamiento hormonal de sustitución (THS).

Pero, indica la especialista, “muchas mujeres que deciden no seguir este tratamiento, o aquellas para las que éste no está indicado, se benefician de estupendos preparados de fitoestrógenos. Pero es importante consultar sobre el tipo de preparado, la cantidad de compuesto activo que contiene y su asociación con otros posibles compuestos -como vitaminas ácidos grasos esenciales o melatonina- para elegir el más adecuado”.

Finalmente, es importante destacar que, si bien algunos estudios sugieren posibles beneficios para el alivio de los síntomas de la menopausia, la seguridad y eficacia a largo plazo de la suplementación con extractos de isoflavonas de soja aún se investigan. Pueden no ser apropiados para todas las personas. Antes de comenzar con cualquier suplemento, especialmente durante la menopausia, se recomienda consultar con un profesional de la salud para obtener orientación personalizada.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Azúcar dañinoBatido verdeMorderse el labioDormir bienCallo solar

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta