Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

La mayoría de las películas perpetúan los mitos del amor romántico. / Imagen: Fotograma de Dirty Dancing.

Relaciones

El amor romántico es una farsa y la culpa la tienen las películas, la sentencia de una terapeuta de pareja

Susana Ivorra desmonta los mitos de amor romántico que el cine perpetúa en todas sus películas en su nuevo libro: Luces, cámara... ¡Amor!.

Por Sara Flamenco

12 de abril de 2024 / 08:00

«Si le quieres de verdad podréis superar todos los problemas». «Encontrar a tu media naranja». «Si te quiere sabe lo que quieres sin necesidad de pedirlo». Son tantos los mitos que giran en torno al amor que probablemente los tendrás tan integrados que habrás soltado alguna de estas perlitas alguna vez en tu vida. Y si no las has dicho para no ser peliculero, seguro que las has pensado. Y de eso habla la psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja Susana Ivorra en su nuevo libro, Luces, cámara… ¡Amor!. De cómo el cine ha creado una idea romantizada y edulcorada de las relaciones de pareja que son, en definitiva, mentira.

«El cine nos ha enseñado muchas cosas, entre ellas a enamorarnos. Sin embargo, no nos ha enseñado a amar. O al menos no de una manera sana», dice la psicóloga en su libro. Aunque nunca lo hubieras pensado, pocas películas nos hablan de lo que es en realidad una relación sana y estable, sólo nos muestran los comienzos, esa época en la que la pasión es arrolladora. Normal, por otro lado, porque lo que viene después puede considerarse más aburrido pero, aunque no esté teñido de la locura del principio, es lo realmente bello. «Nos faltan referentes de lo que es el amor del bueno y, sin embargo, nos sobran modelos de amor romántico, muchos de ellos con relaciones tóxicas e incluso de maltrato, blanqueadas, romantizadas y glamurizadas», apunta Ivorra en su texto.

En términos cinematográficos, es normal que se recree la etapa del enamoramiento, puesto que es la que más emociones va a despertar en el espectador. «En esa fase primera todo es novedoso, cargado de inseguridad y muy intenso y la pareja vive en un continuo estado de necesidad de la otra persona. Con los meses, este subidón deja paso a otras emociones. La ansiedad y la inseguridad dan lugar a la tranquilidad y la seguridad y el enamoramiento evoluciona en amor. O al desamor, claro», señala Ivorra en su libro.

Puede entenderse que la parte más tranquila y madura del amor sea menos vendible en una película pero, quizá si la mostrasen no existirían tantas insatisfacciones en la vida real. «Amar y ser amado es algo increíble y maravilloso, pero también un riesgo importante cuando lo vives desde creencias imposibles de sostener, incoherentes unas con otras o desde la asimetría», advierte.

Mitos del amor romántico

Lo primero que queremos aclarar es qué son los mitos románticos que perpetúa el cine tan alegremente. Según el doctor en psicología Carlos Yela, los mitos románticos son un conjunto de creencias socialmente compartidas sobre la supuesta verdadera naturaleza del amor para la cultura occidental. Una especie de decálogo de buenas prácticas que a la vez explica qué significa amar, según nos cuenta Susana Ivorra en su libro.

Así, remarca que son «absurdos, poco prácticos, poco alcanzables y, si son alcanzados, poco sostenibles en el tiempo. Están detrás de las decepciones, las insatisfacciones, pero también detrás de los motivos por los que una persona se queda en una relación tóxica o incluso de maltrato», advierte la psicóloga. ¿Y cuáles son esos mitos de los que nos habla? En su libro habla de algunos.

  1. Mito de la adivinación: cuántas veces habrás escuchado eso de «si tengo que pedírtelo, ya no lo quiero». Como si tu pareja tuviera que ser consciente de tus necesidades aún cuando tú no las explicitas. «Este mito tiene trampa y es que pada poder adelantarte a las necesidades y preferencias del otro tienes que estar muy pendiente y toda esa hipervigilancia no es sostenible en el tiempo sin pagar un precio: desconectarte de tus propias necesidades y preferencias, convertir al otro en el eje central de tu vida, responsabilizarte de sus emociones… y todo este cóctel nos emborracha de dependencia afectiva», nos advierte Ivorra en su libro.
  2. Mito de la media naranja: sentirte un ser incompleto que necesita a otro para estar entero tiene una doble fatalidad. Por un lado, el no encontrar a esa mitad que anda perdida por el mundo puede hacerte sufrir muchísimo. Por otro lado, ser responsable de que la otra persona no se sienta vacía puede hacerte sentir mucha presión. Y Susana encuentra una tercera consecuencia negativa y es que, cuando encuentras a esa media naranja que ha terminado de completar tu existencia, puedes ser capaz de justificar cualquier cosa por mantenerla, aún a costa de tus propios valores y necesidades.
  3. Mito del enamoramiento y amor como equivalentes: una de las grandes equivocaciones sobre el amor es confundirlo con el enamoramiento. Según la experta, «el enamoramiento es un estado en el que la persona experimenta unas sensaciones físicas y mentales de gran activación. Cuando experimentas estas mismas sensaciones sin que haya una persona en tu cabeza lo identificamos como ansiedad«. Curioso, ¿verdad? Pero, ¿y qué ocurre cuando esa novedad da paso a la familiaridad? «La inseguridad da paso a la seguridad y esas sensaciones de ansiedad se transforman, si la relación es sana y satisfactoria, en paz y tranquilidad. Desaparecen casi por completo el misterio y con él algunas sensaciones de intriga, emoción por saber más, por explorar», explica.
  4. Mito de la perdurabilidad o la pasión eterna: según este mito, la pasión inicial de los primeros meses puede durar para siempre, pero lo cierto es que sólo dura unos meses, después ese deseo de unión intenso en el cual no ves más allá de la persona amada, se va mitigando con el tiempo. «Cuando ves en las películas ese deseo irrefrenable y en nuestra vida nuestras relaciones ya no tienen esa potencia del inicio sentimos insatisfacción. ¿Puede seguir existiendo deseo sexual por la misma persona con la que llevas muchos años? Sí, es posible pero no ocurrirá por arte de magia sino con esfuerzo«, asegura Ivarra en su texto.
  5. Mitos de la exclusividad y la fidelidad: «Estos mitos proceden de la moral cristiana y hablan de que el amor romántico sólo puede sentirse por una única persona a la vez y que esa pasión sin fin debe ser satisfecha por la misma persona a lo largo del tiempo y de manera exclusiva», nos explica la experta. ¿Pensar esto está mal? No. ¿Pensar que es la única manera de entender el amor y, por tanto, cualquier otra opción es demonizada y entendida como un amor inmaduro? Pues tampoco.
  6. Mito del matrimonio: es la creencia de que el amor siempre desemboca en el matrimonio o convivencia y puedes llegar a comprarte una casa con alguien e incluso tener hijos que, si no te casas, no estás comprometiéndote de verdad. Según afirma Ivorra en su libro, asociar el matrimonio y el amor es algo del pasado.
  7. Mito de la omnipotencia: esta es la creencia de que el amor todo lo puede. «¿También triunfará el amor si tu pareja te desprecia, te controla, te maltrata? El mito del amor todo lo puede está detrás de muchas relaciones de violencia pero también de relaciones tóxicas e incluso de otras en las que un miembro de la pareja se propone salvar a la otra», advierte Ivorra.
  8. Mito del libre albedrío: la creencia de que el amor nace, se mantiene y muere solo, sin que haya nada que puedas hacer tú o la otra persona para cambiarlo. Como si nada influyese en el amor. «Nos sentimos libres, pero no lo somos. Somos libres de tomar decisiones, pero no nos engañemos, están condicionadas«, advierte Ivorra.

Estos son los mitos del amor romántico más comunes que son recreados por el cine en la gran mayoría de las películas. Pero, además, en el libro Luces, cámaras… ¡Amor! Susana Ivorra le da una vuelta de tuerca a los amores de película que han marcado tu infancia. Historias que transmitían unas enseñanzas cuanto menos cuestionables pasadas por el tamiz de esta psicóloga de parejas, para que seas capaz de discernir cuánto de tu idea del amor está condicionada por estos amores de cine.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta