Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

Mantener la pasión sólo depende de incluir ciertos hábitos diarios./ Foto: Maison Kitsuné.

Mente

Las nueve reglas infalibles del amor para mantener la pasión en tu pareja (y que dure para siempre)

El paso de los años no tiene por qué extinguir el fuego con el que empezaste tu relación. Te contamos cómo lograrlo.

Por Marcos López

14 de febrero de 2024 / 07:30

El fuego de una pareja puede, de no alimentarse de forma adecuada y continua, apagarse con el paso del tiempo. Sobre todo cuando la relación no cumple años, sino décadas. Pero no tiene por qué ser así.

Hay parejas que celebran sus bodas de oro, e incluso de diamante, sin haber perdido un ápice de pasión. Aquí van unos consejos para mantener el fuego y fortalecer tu relación:

Liga con tu pareja

Tu relación comenzó con un flirteo. No importa que hayan pasado los años, incluso las décadas. Tienes una conexión especial con tu pareja, una forma de comunicaros, incluso con la mirada, que os hace únicos. Como indica Elena Jiménez, psicóloga clínica, «no dejes que la chispa se apague, que tu media naranja deje de sentirse especial. Préstale toda tu atención». Liga.

TE PUEDE INTERESAR

Cuida tu imagen

Cuando comenzasteis la relación hacías todo lo posible para que te viera atractivo. ¿Por qué has dejado de hacerlo? «No descuides tu aspecto físico», destaca la experta, pues «no puedes pretender despertar la pasión de tu pareja si no te importa tu propia imagen». Todo pequeño detalle es importante, pero este es un gran detalle. Y si piensas que tu belleza se ha atenuado con los años, disimúlalo, por ejemplo bajando la intensidad de las luces de tu dormitorio.

No lo dejes para más tarde

La mañana es el mejor momento para el sexo. Nada más despertarse, cuando te sientes totalmente descansado y relajado. Además, como concluye una investigación de la Universidad de Melbourne, las hormonas sexuales –estrógeno y testosterona– alcanzan sus niveles máximos en las primeras horas del día para decaer progresivamente a lo largo de la jornada. Así que deja los mensajes recibidos en el móvil, e incluso el desayuno que te ayudará a reponer fuerzas, para más tarde. Las mañanas son para quererse.

Sexo de calidad

El sexo ahora es prácticamente anecdótico. Pero como muestra un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison, no pasa nada: todas las relaciones de larga duración pasan por etapas en las que el sexo es solamente esporádico, incluso nulo. Si estás a disgusto, o incluso preocupado, con la situación, háblalo con tu pareja. Esconderla solo deteriorará la relación. Lo mismo ocurre si el sexo es insatisfactorio, de tener sexo porque sí. Se trata de una cuestión de calidad –o lo que es lo mismo, satisfactorio– que de cantidad –difícil de medir dado que la apetencia varía, y mucho, para cada individuo.

Besos y abrazos

No todo contacto físico tiene que acabar necesariamente en el lecho. Besarse, o incluso cogerse de la mano, es muy importante. Un abrazo de tan solo diez segundos, y así los demuestran investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, hace que el cuerpo libere oxitocina, lo que te ayudará, además de a estar más relajado, a sentirte más cercano a tu pareja.

Comparte la cama

La cama es sólo un mueble, pero es crucial para tu relación. Es vuestro lugar exclusivo en el que podéis intimar. Así que compártela con tu pareja. Y no solo para el sexo. Para reforzar vuestra intimidad, Elena Jiménez recomienda que os vayáis a dormir juntos, y cuanto antes mejor: os ofrecerá la oportunidad de charlar. No salgas disparado a hacer tus ejercicios nada más levantarte, quédate unos minutos a su lado.

OTROS TEMAS WELIFE

Planificad los encuentros sexuales

Al principio todo era pasión y el sexo, además de frecuente, era espontáneo. Ya no sucede tanto así. Pero no esperes a que ambos os sintáis completamente predispuestos. Prográmalo. Tampoco hay que ser radical y apuntarlo en la agenda como una obligación. Sugiérele a tu pareja una fecha próxima para el encuentro, por ejemplo, para el próximo fin de semana. Deja que medite la posibilidad, lo que seguramente despertará su deseo. El deseo es tan espontáneo como reactivo.

Cosa de dos

El sexo en pareja es cosa de dos. Pero hay muchos casos en los que siempre lo inicia o plantea la misma persona. Y no eres tú. ¿Por qué esperar a que tu pareja mueva ficha cuando el sexo te es satisfactorio y placentero? Y si eres tú, no tengas miedo a proponerlo porque anticipes una respuesta negativa. Pensar demasiado las cosas puede ser contraproducente. También en el ámbito sexual, concluye un estudio de la Universidad de Toronto. Y por mucho tiempo que llevéis juntos aún no sabes (ni sabrás) leerle los pensamientos.

Sé comprensivo

La respuesta ha sido no. Y si no hay una razón de peso que tú ya conocerías, probablemente se deba a que tu pareja está cansada o, simplemente, no tiene ganas. No es nada personal. No es contra ti. Así que, concluye la psicóloga clínica, «no te enfades. Sé amable y comprensivo». Quedan muchas mañanas por delante –que de enfadarte es muy posible que se salden con la misma negativa que hoy.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta