Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X

Ver el lado bueno de las cosas es mucho más fácil de lo que piensas./Imagen: Pexels.

Salud mental

Las claves para aprender a ver el lado positivo de las cosas y lograr todo lo que te propongas, según Victor Küppers

Ser agradecido o ilusionarte parecen hábitos sin importancia, pero cumplirlos cada día pueden mejorar tu vida significativamente.

Por Michelle Avís Melgosa

19 de septiembre de 2023 / 13:02

«La diferencia entre las personas optimistas y las pesimistas no está en la realidad que observan, sino en el adjetivo que deciden escoger», asegura Victor Küppers, profesor y conferenciante, en su libro Vivir la vida con sentido (ed. Plataforma Actual). ¿Y cuál es el adjetivo que le pones tú a la vida? Seguramente nunca te habías planteado esta pregunta, pero si quieres aprender a ver el lado bueno de las cosas y potenciar tu optimismo, este es una de las cuestiones que te encaminan para conseguirlo. Una vez hecha, Küppers destaca las tres actitudes que podemos adoptar: «ser un iluso, ser pesimista o ser optimista».

«Un iluso es aquella persona que distorsiona la realidad, la modifica, la cambia a su gusto», describe el conferenciante. Por otro lado, «el pesimista ve una realidad objetiva, pero decide elegir los adjetivos más negativos y adversos. Y el optimista, ante la misma realidad, intenta buscar los adjetivos más favorecedores, los más positivos, y se queda con ellos», explica. Lo que ocurre es que tanto el optimista como el pesimista tienen razón, pero tiene muchas más ventajas elegir ser optimista.

«El optimista da el 110% de sí mismo, tiene esperanza y estas actitudes hacen que luche más y que, como consecuencia de ello, tenga más posibilidades de lograr sus objetivos», recalca el experto.

TE PUEDE INTERESAR

Para llegar a ver los adjetivos favorecedores en nuestra vida, Küppers nos da los siguientes consejos clave que, además, nos ayudarán a vivir una vida con más pasión y entusiasmo.

Ser agradecido

A todos nos gusta la sensación de alegría y esta va de la mano de ser agradecido. «Claro que la vida tiene problemas, claro que todos tenemos preocupaciones, por supuesto que hay situaciones que nos desagradan. Pero las únicas tres circunstancias que pueden justificar que perdamos la alegría son: el fallecimiento de un ser muy querido, una enfermedad incurable, o tener más de 50 años, estar en el paro y no tener ninguna expectativa de entrar en el mercado laboral a corto plazo», describe Küppers en su libro. Y si no nos encontramos en ninguna de estas circunstancias, debemos preocuparnos lo justo y aprender a dirigir nuestra mente hacia las cosas buenas que tenemos en nuestra vida y sentirnos agradecidos por ellas.

Tener ilusiones

«Una persona con ilusiones es una persona que va como una moto», asegura el conferenciante. Y si no las tienes, debes buscarlas. Küppers recomienda hacer una lista de ilusiones donde incluyas cosas que te hacen sentir bien, que te aportan felicidad. Y muchas de ellas no cuestan dinero. Son cosas sencillas que te dan felicidad, como ver tu película favorita, mantener una conversación con niños o dar un paseo al aire libre. Estas pequeñas cosas que apuntes en tu lista, al cabo de un tiempo, te harán sentirte mejor contigo mismo y te ayudarán a aumentar la ilusión por la vida.

OTROS TEMAS WELIFE

Aprender a tener sentido del humor

Está demostrado que reír es sano y, según Küppers, «el sentido del humor es una virtud enorme muy poco valorada». Tener sentido del humor ayuda a sobrellevar mejor las penas y a disfrutar mucho más de las alegrías. Las personas que hacen reír a los demás tienen un mérito enorme. Con esto, el conferenciante no quiere decir que haya que olvidarse de la realidad, sino que no es necesario darles vueltas a los dramas sin parar. Hay que buscar espacios para aportarle sentido del humor a nuestra vida.

Vivir con conciencia plena

Vivimos con ansiedad, con angustia y estrés. Y hemos asumido que así es como hay que vivir. Küppers nos recuerda que hay que frenar de vez en cuando. No podemos vivir siempre «aceleradamente» porque esa aceleración en la mente provoca más estrés. «Hay que saborear, hay que caminar, no correr», afirma el conferenciante. Para ello hay que cumplir con dos objetivos: «desconectar el piloto automático, es decir, centrarnos en el presente y olvidarnos del pasado y el futuro; y aceptar las cosas como son e interpretar su lado más positivo».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Separación conscienteAgamiaMia AstralAlimentos gatilloLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta