Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Además de desvelarte el país en el que se ha fabricado la prenda, la etiqueta de "hecho en" también te da pistas sobre las condiciones laborales de quien la ha creado/Foto: Getty.

Lifestyle eco

Qué significa realmente la etiqueta «made in» en moda sostenible

¿Alguna vez has pensado en todo lo que hay detrás del "fabricado en" en términos de sostenibilidad? Aquí tienes la respuesta.

Por Michelle Avís Melgosa

8 de febrero de 2024 / 14:32

Seguro que estás acostumbrado a leer «made in Spain» en la ropa y asociarlo a una prenda de calidad, fabricada bajo estándares de calidad. Efectivamente, esta idea no es del todo errónea. La etiqueta «made in», además de aportarte la información del país donde se ha fabricado esa prenda, también te ayuda a reconocer si sus procesos de fabricación se han realizado con unas condiciones laborales justas. Sin embargo, el origen no siempre es un condicionante, afirman desde Slow Fashion Next, la plataforma de formación y divulgación de moda sostenible.

Lo que ocurre, es que el «made in» siempre vino cargado de prejuicios y es necesario entender que se puede fabricar de forma sostenible en la India y hacerlo con un gran impacto ambiental en tu misma ciudad.

Cómo asegurarse de que el «made in» es sostenible

Es una realidad que el mercado global y la fast fashion cada vez ponen más difícil hacer compras de moda respetuosas con el medioambiente. Por ello, una buena forma de identificar la sostenibilidad de estas prendas es recurrir a los diseñadores locales y a las marcas que apuestan por un impacto positivo, aconsejan desde Slow Fashion Next. Y esto consiste, precisamente, en reconocer la etiqueta «made in» y apostar por España (en nuestro caso).

TE PUEDE INTERESAR

Además de los datos que te ofrece de por sí la etiqueta del lugar de fabricación, Raquel Goñi, responsable de comunicación de Slow Fashion Next, propone seguir la «Regla del mal menor». Se trata de una regla de consumo que clasifica la ropa por niveles de sostenibilidad, entendiendo que si no puedes comprar la ropa del nivel 1, pasarías al nivel 2, y así sucesivamente. Según esta regla, los niveles de sostenibilidad en ropa se clasificarían de la siguiente manera:

  • Nivel 1. Con certificación textil de una marca local con criterios de sostenibilidad.
  • Nivel 2. Con certificación textil de una marca con criterios de sostenibilidad de otra ciudad (con envío).
  • Nivel 3. Sin certificación textil pero con fibra y tintes naturales orgánicos de una marca con criterios de sostenibilidad que lo muestra con total transparencia en su comunicación invitando incluso a los usuarios a visitarles en su producción.
  • Nivel 4. Sin certificación pero sabiendo que se ha hecho con materiales de descarte de fibras naturales orgánicas (telas sobrantes de otra producción por ejemplo) y que comunican con total transparencia su trazabilidad.
  • Nivel 5. Con composición de fibras naturales, incluso mezcladas ya que pueden ser igualmente compostables, y de producción local. Aunque no sean orgánicas.
  • Nivel 6. Con mezcla de fibras en un comercio local si encaja por talla, estilo, color y pensando que se le va a dar mucho uso.

Este tipo de trucos también te ayudan a identificar otros datos que son relevantes en cuanto a términos de sostenibilidad. Por ejemplo, te da pistas del tipo de negocio que es identificando la decoración del local y la presentación de los productos. Rasgos tan sencillos como el packaging de la ropa son importantes y dicen mucho más de lo que piensas, añaden desde la plataforma de moda sostenible.

OTROS TEMAS WELIFE

Fíjate en los materiales

Además de tener en cuenta este tipo de características también es fundamental fijarse en los materiales y tejidos que se utilizan. De nada sirve que una prenda sea fabricada en España si los materiales que utilizan para crearla tienen un composición contaminante. Por ello, se recomienda que los tejidos cumplan estas tres máximas:

  •  Que sea el 100% de una sola materia para favorecer su reutilización.
  • Fibras y tintes naturales orgánicos porque es la manera que tenemos de preservar la biodiversidad tanto terrestre como marina.
  • Tener cuidado con el tipo de materia reciclada y el tipo de prenda. Por ejemplo, según explican desde Slow Fashion Next,no utilizar poliéster reciclado para prendas que van a estar en contacto directo con la piel porque su base sigue siendo poliéster y es una fibra sintética proveniente del petróleo. En ese caso, es mejor usar fibras naturales y dejar el poliéster para las prendas de abrigo.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeñas excusasPiensa como un marineBanksyingQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta