X

Dieta

Dieta Paleo: 12 beneficios que ni te imaginabas, además de adelgazar

Si quieres seguir una alimentación basada en la comida real y sostenible, la dieta paleo de nuestros antepasados es una buenísima solución. No sólo adelgaza, tiene otros muchos beneficios. Te contamos 12.

Por Miriam Aguilar

13 de octubre de 2021 / 11:58

La tecnología ha transformado los alimentos que comemos, haciéndolos infinitamente más artificiales o procesados de lo que eran hace unos años. Así lo explica, entre otros, el agricultor Francesc Font Rivera en su libro, ‘Arraigados en la tierra’, donde expone que “los alimentos de hoy en día tienen la mitad de nutrientes que los de los años 40 y 50”. Además, actualmente se da una sobreexplotación de los recursos naturales cuyo objetivo es producir más alimentos para el consumo de una población en constante crecimiento.

En un intento por llevar a cabo una dieta más natural y semejante a la de nuestros ancestros muchos han recurrido a los alimentos que ellos consumían, mucho más saludables y sostenibles. Este tipo de alimentación tomó el nombre de dieta del Paleolítico, pero ya es tan famosa que solemos mencionarla como dieta paleo.

¿Qué es la dieta paleo?

Este tipo de dieta consiste en un “esfuerzo por comer según lo hacían nuestros antepasados”, es decir, los hombres que vivían en las cavernas y que comían básicamente animales que cazaban, frutas que recogían (cuando había) y semillas o tubérculos. Los que siguen la dieta paleo aseguran que es la opción más viable cuando no quieres preocuparte por contar calorías y buscas mantener un buen estado de salud y un cuerpo en forma. También por seguir la filosofía de nutrirse con comida real, mucho mejor para el organismo y más sostenible para el medioambiente.

Cierto es que ahora contamos con todo tipo de electrodomésticos para cocinar que nos hacen la vida más fácil y favorecen una asimilación de lo que consumimos mucho más beneficiosa (no olvidemos que fue el fuego el que hizo que nuestro cerebro creciera, al empezar a cocinar los alimentos), así que la comunidad paleo usa el horno, el microondas, la vitro… Y el proceso es perfectamente correcto. No hace falta ir encendiendo fuegos por ahí, si bien la barbacoa sigue siendo uno de los mejores formatos para sacar partido a las carnes. También es cierto que existen alimentos que es mejor comer en crudo que cocinados. En el equilibrio está la virtud, ya lo decía Aristóteles.

Son muchos los expertos que la recomiendan: Marcos Vázquez, de Fitness Revolucionario, sigue una dieta parecida a la del paleolítico. Edurne Ubani, de Eva muerde la manzana, buscaba una alimentación que le sentara bien y acabara con sus problemas de alergias, intolerancias, etc y, tras mucha investigación, acabó probando la dieta paleo que a día de hoy es su forma de vida.

De hecho, tiene sentido comer así: la forma en que nos alimentábamos en la Edad de Piedra es mucho más compatible con nuestros genes que la que hemos ido desarrollando después, tras la aparición de la agricultura y la ganadería. Nuestra genética espera que nos nutramos del modo en el que nuestra especie ha vivido la mayor parte del tiempo. La industria, relativamente reciente, trajo consigo cosas buenas, pero también causó obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas, entre otras muchas dolencias.

Famosos de todo pelo la han probado, sobre todo en combinación con una alta restricción de carbohidratos para llegar a la popular dieta cetogénica, que también cuenta con grandes beneficios (como es perder grasa en poco tiempo para quedarte estupendo de cara a un papel).

¿Qué se comía en el Paleolítico?

En la Prehistoria no se había inventado la agricultura ni la ganadería. El hombre del Paleolítico básicamente comía lo que podía cazar y recolectar. Así las cosas, la dieta paleo se basa en carnes de res magras, pescados, frutas, vegetales, frutos secos y semillas. Los lácteos, los cereales y las legumbres, que llegaron cuando empezamos a arar la tierra y a tener animales se eliminan de las comidas. 

Dieta Paleo: qué es

¿Se pueden consumir todos los nutrientes necesarios para el organismo a través de la dieta paleo? La respuesta es sí:

  • Proteínas. Los animales que cazaban en aquella época no estaban alimentados de pienso como ahora, sino de todo lo que hubiera alrededor, y además estaban libres. Las poblaciones establecidas a las orillas del río o del mar también consumían pescado.
  • Carbohidratos. Los hidratos más comunes eran las frutas de temporada y de la zona en la que estuvieran establecidos, como las frutas del bosque o las bayas.
  • Grasas. Las grasas podían estar incluidas en semillas, frutos secos o en algunas partes de la carne que cazaban. También consumían raíces de plantas y vegetales como las zanahorias.

La agricultura conllevó una disminución del consumo de carnes, verduras y frutas. El eje de la dieta comenzaba a cambiar configurándose una pirámide de alimentación muy dañina cuya base eran otros alimentos como el pan, la pasta, el arroz o el maíz.

La Dieta Paleo actual: alimentos permitidos

Aunque es difícil seguir los pasos de nuestros ancestros al pie de la letra, se puede llevar a cabo una dieta adaptada a sus conductas alimentarias en la que se equilibren los ácidos grasos esenciales como los omega-3, EPA y DHA. Para conseguirlo, estos son los alimentos a consumir:

  • Carnes. De animales alimentados mediante pastos y criados libremente.
  • Aves. Como el pollo, la gallina o el pavo, también criados en libertad.
  • Pescados. Ricos en ácidos grasos omega-3, como el salmón o el atún.
  • Frutas y verduras. Se puede comer cualquier verdura prácticamente. En el caso de las frutas, es mejor consumir las que tengan una mayor cantidad de antioxidantes y micronutrientes, y menos azúcar, como las moras, arándanos o frambuesas.
  • Tubérculos. Patatas y batatas.
  • Aceites. Los mejores son el aceite de oliva virgen extra y el de coco.
  • Frutos secos. Se puede comer cualquiera, aunque el más popular son las nueces y las aceitunas.
  • Huevos. Asegúrate de que sean procedentes de gallinas libres o de corral.
  • Aguacates. Son ricos en antioxidantes y micronutrientes.

Alimentos prohibidos en la dieta paleo

Una vez te hayas decidido a llevar a cabo una dieta paleo, debes saber que hay alimentos a los que tendrás que decir adiós definitivamente. Son los siguientes:

  • Lácteos. Gran parte de la población es intolerante o no les sienta bien la lactosa.
  • Sal. Cuanto menos mejor y que no sea sal refinada.
  • Granos. Evitar cereales como el trigo, que dan lugar a la harina refinada y todos los procesados que llegaron con ella.
  • Azúcar. La dieta paleo es un tipo de alimentación “low carb” o baja en carbohidratos, por lo que se evita el consumo de azúcar, excepto la que contiene la propia fruta.
  • Procesados. Las comidas preparadas y congeladas no pueden ingerirse si seguimos una dieta paleo.
Dieta Paleo
@Unsplash

Beneficios de la dieta paleo

Tanto su naturalidad como por su calidad, llevar a cabo una dieta paleo aporta un sinfín de beneficios a nuestro organismo:

  • Mejora de los niveles de energía.
  • Mejora del descanso.
  • Mejora del aspecto.
  • Favorece el buen humor.
  • Mejora de los síntomas depresivos.
  • Reducción de hinchazón y retención de líquidos.
  • Pérdida de grasa.
  • Mejora de la absorción de los nutrientes.
  • Reducción de alergias.
  • Disminución de problemas estomacales.
  • Reducción del dolor.
  • Descenso del riesgo de infarto.
  • Mejora del asma.

Temas

AdelgazarNutriciónVida Saludable

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación

Welife hoy

MERCEDES-EQ WELIFE FESTIVALMODA SOSTENIBLEYOGA MINDFULNESS

Otros temas de Alimentación