Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

No debes dejar que los demás decidan por ti lo que debes o no comer./ Foto: Jerome Dreyfuss.

Alimentación

«Por un día no pasa nada»: cómo mantenerte firme cuando tus amigos boicotean tu dieta

Intentas comer mejor y más sano, pero parece que a tus amigos no les hace demasiada gracia y te animan a que te saltes la dieta. ¿Por qué les molesta que no comas lo que ellos?

Por María Corisco

27 de abril de 2024 / 07:29

Si eres de esas personas que periódicamente se ponen a dieta para bajar de peso, o, mejor, intentan empezar a comer de forma más saludable, ya te habrás dado cuenta de que la respuesta de tu entorno a ese cambio en tus hábitos puede ser bastante estresante. Y siempre hay alguien que, en algún momento, suelta la frase demoledora: “Venga, si por un día no pasa nada…”.

¿Te suena? “Por un día no pasa nada”, “un día es un día”, “ya comerás mañana lechuga…”. Lejos de animarte en tu propósito, te incitan a saltarte la dieta, como si su disfrute de ese aperitivo, o esa copa, dependiera de que tú también participes a lo grande. Están aquellos que nunca han tenido problemas con su peso y son incapaces de entender tu renuncia a desayunar porras; o los que esperan que “en un día como hoy” -el cumpleaños, la reunión familiar, la celebración de la copa de fútbol…- tengas la consideración de sumarte a la fiesta sin restricciones; o los que, directamente, piensan que eres un aguafiestas.

Por qué te critican por cuidar tu alimentación

“La dieta: esa palabra que puede provocar suspiros de resignación o miradas de desaprobación”, señala Mentxu da Vinci, coach nutricional, experta en mindfulness y fundadora de Armonía Corporal. “Cuando decides cuidar tu alimentación, no sólo eliges lo que comes, sino también cómo vives. Y eso puede generar algunas reacciones interesantes en los demás, que a menudo se deben a dos razones»:

TE PUEDE INTERESAR
  • Inseguridad personal. Cuando alguien está a dieta, se convierte en un espejo para los demás. «¿Por qué ella puede resistirse a los torreznos y yo no?”. “Las inseguridades afloran, y algunos pueden sentirse incómodos al enfrentar sus propias decisiones alimenticias, e intentar que caigamos en comer cosas que no queremos o no nos sientan bien”.
  • La cultura de la comida y la diversión: “Imagina una reunión con amigos. Todos brindan con cerveza o gintonics, mientras tú sostienes tu mocktail como si fuera un trofeo. ¿Por qué algunos parecen molestos? Porque tu elección desafía la norma no escrita de que la diversión solo se encuentra si bebes alcohol. ¡Cómo te atreves a ser diferente!”, explica la experta.

¿Cómo respondes tú?

Ya no depende sólo de ellos, también de ti. En esos momentos en los que tu diablillo interior que dice que “por un poco no pasa nada”, ¿es más difícil resistir la tentación cuando sentimos la presión de los demás que la propia?

“Tomar conciencia de nuestros pensamientos y cuestionarlos es el primer paso para tomar elecciones conscientes que nos llevan a respetar nuestro cuerpo y nuestra salud”, explica Da Vinci. “La mirada de los demás, las expectativas sociales, los comentarios bienintencionados. Todo esto puede hacer que cedamos ante la tentación. Pero, ¿realmente queremos tomar decisiones basadas en lo que otros piensan?”

Tu propia voz interior también juega un papel importante. “Te justificas diciéndote que está muy rico, pero, ¿es realmente cierto? ¿O es solo otra excusa para satisfacer buscar otra fuente de gratificación inmediata?”

¿Qué hacer ante la presión?

  1. Toma conciencia de ella: reconoce la presión, tanto interna como externa. ¿Qué te está impulsando a tomar esa decisión?
  2. Cuestiona ese pensamiento: ¿realmente quieres ceder? ¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo? ¿Cómo me sentiré si me dejo llevar por mis excusas?
  3. Encuentra alternativas: ¿hay opciones más saludables que aún te permitan disfrutar?
  4. Recupera tu poder: recuerda que la decisión es tuya. No necesitas justificarla ante nadie más.
OTROS TEMAS WELIFE

Cómo tomar buenas decisiones sobre la alimentación

El “un día es un día” puede ser la excusa perfecta para lanzarte a por ese brownie tan tentador. “Y en nuestra mente aparecen argumentos que alimentan esa creencia irracional: «¡Es por la presión familiar! ¡No quiero quedar mal! ¡Voy a ser la rara si no me lo como!». Pero, en realidad, es sólo una coartada para caer en la tentación”.

Es una creencia, un pensamiento irracional y, como tal, la mejor manera de desmontarlo, de neutralizarlo, es cuestionarlo en lugar de aceptarlo sin más. ¿Hay evidencia científica que lo respalde? ¿Cómo nos hace sentir? ¿Está alineado con nuestros objetivos a largo plazo? Al cuestionar y analizar, podemos liberarnos de mitos y tomar decisiones más conscientes en nuestra alimentación.

En resumen, señala Da Vinci, “la toma de decisiones va más allá de las dietas. Es un reflejo de quiénes somos y cómo queremos vivir”. Pero, además, da un último consejo: “En este viaje hacia una alimentación más saludable, recordemos que la rigidez no es nuestra mejor amiga. A veces, podemos permitirnos excepciones; eso sí, de manera consciente. ¿Por qué? Porque la vida no se divide entre ensaladas y torreznos. Es un equilibrio entre cuidarnos y disfrutar. Así que brindemos por las decisiones tomadas desde mi centro y no desde mis antojos”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta