Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

Hay que desterrar de una vez por todas la idea de que la delgadez equivale a una buena salud./ Foto: Getty.

Cuerpo

Delgado no es lo mismo que saludable: por qué hay que dejar de equiparar el bajo peso con estar sano

La delgadez se asocia a un mayor riesgo de diversas enfermedades muy graves. Lo importante no es lo que diga la báscula, sino hacer ejercicio y comer bien.

Por Marcos López

22 de mayo de 2024 / 13:30

Es mucho más que una simple cuestión de estética: los kilos de más tienen efectos muy negativos para todo el organismo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud alerta de que el exceso de peso es cada año responsable de más de cinco millones de muertes en todo el planeta. Así que toca hacer ejercicio y alimentarse adecuadamente para disfrutar de un cuerpo sano. Lo que en ningún caso es sinónimo de un cuerpo delgado. De hecho, la delgadez puede ser tan peligrosa como el sobrepeso o la obesidad. Incluso más.

Rose Reisman, nutricionista, entrenadora personal y autora de, entre otros libros de éxito, Meal Revolution, explica que «a lo largo de los años hemos visto que los medios nos han convencido de que las personas no son bellas a no ser que estén delgadas. Tan sólo hay que ver las portadas de las revistas de moda o el cuerpo que lucen muchos famosos».

La delgadez no es sinónimo de estar sano

Pero da igual lo que marquen las modas. La tendencia debe ser la salud, no el peso. Tal es así que, apunta la experta, «el estereotipo de la delgadez ha sido ampliamente criticado en las últimas décadas por su relación, entre otras consecuencias, con el desarrollo de trastornos de la alimentación, muy especialmente en mujeres».

Es el momento de desterrar de una vez por todas la idea de que la delgadez equivale a una buena salud.

La delgadez extrema es una moda recurrente

La delgadez vuelve a estar de moda. Y cuanto más extrema, mejor. Lo que ya ocurrió a finales del siglo XVIII y gran parte del XIX, cuando el canon de la belleza femenina venía marcado por la palidez, la debilidad y la delgadez excesiva.

Una tendencia que buscaba imitar lo que le sucedía a la población que contraía la, por entonces tan extendida, tuberculosis. Y también en el ocaso del pasado siglo con el boom del denominado «heroin chic», por el que se interpretaba que las mujeres más bellas eran las que, como Kate Moss, asemejaban los efectos del consumo de la heroína.

Aumenta el riesgo de trastornos alimentarios

Es cierto que esta tiranía de la delgadez acusada pareció abandonarse en los primeros años del nuevo siglo. Según confirma la Universidad de Toulouse, la exposición a la delgadez «ideal» provoca que las adolescentes y jóvenes se sientan insatisfechas con sus cuerpos. Algo que, advierte la Universidad de Liverpool, aumenta, y mucho, el riesgo de padecer un trastorno alimentario.

Afecta a la salud del corazón

El exceso de peso es perjudicial. No existen, como ya ha constatado la Universidad de la Mancomunidad de Virginia, las personas «fofisanas». Pero su déficit también. Hay que buscar el punto intermedio. O lo que es lo mismo, la salud.

Al igual que sucede con el sobrepeso y la obesidad, la delgadez, como ha observado la Universidad de Daegu, también se asocia a una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Reduce la esperanza de vida

Es más, el déficit de kilos también conlleva un riesgo superior de otras muchas enfermedades, caso de la osteoporosis, como ha demostrado la Universidad Ulsan, o la anemia, según el Instituto de Investigación y Ciencias Médicas de Mullana.

OTROS TEMAS WELIFE

Todo ello sin olvidar que la falta de kilos también reduce la eficacia del sistema inmune y, por ende, incrementa la probabilidad de contraer una infección, tal y como ha demostrado la Universidad de Innsbruck.

De hecho, un estudio del Colegio Imperial de Londres concluye que las personas delgadas pueden tener una esperanza de vida menor que aquellas que presentan sobrepeso.

No hagas caso a la báscula

En definitiva, deja de mirar la báscula y no hagas caso al índice de masa corporal. Como concluye Rose Reisman, «ama tu cuerpo, acéptate como eres. Incluso si tienes un exceso de peso. Las personas delgadas también presentan hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes tipo 2. La clave no está en el peso. Lo importante es hacer ejercicio y comer bien».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta