Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
hacer-yoga-por-manana

Empieza a hacer yoga con alguien que te guíe./ Imagen: Pexels.

EJERCICIO

Por qué hacer yoga a primera hora de la mañana es mejor que hacerlo por la noche

La práctica de yoga nos viene bien tanto por la mañana como por la tarde, pero hacerlo a primera hora puede ser el impulso para empezar bien el día y hacer que te pasen cosas buenas durante la jornada.

Por María Corisco

12 de octubre de 2023 / 09:00

Si el yoga es tu punto de anclaje por la tarde-noche, la forma en que reseteas todo el torbellino mental de tu jornada, adelante. No hay hora mala para practicar esta disciplina milenaria. Pero, si lo que buscas es una forma de iniciar el día con el foco en el presente, plantéate los beneficios del yoga a primera hora: puede ser la forma de llenarte de energía y de que tus decisiones y movimientos sean desde la consciencia.

“Hacer yoga por la mañana no sólo nos sirve para calentar los músculos, sino también para empezar el día con energía por todo el cuerpo”, explica Elvira García Hernández, profesora de Hatha Yoga. “En los últimos años, muchas escuelas lo enseñan como algo físico, para estiramientos y flexibilidad, pero la esencia del yoga va más allá: trabajar la mente, que no se disperse, y hay que sentir la respiración y los músculos. Como el yoga es consciencia total, a partir de ahí todas tus decisiones las vas a tomar sin actuar desde el aturullamiento, sin dejarte llevar”.

Beneficios del yoga matinal

  1. Energización. El yoga matutino puede ayudarte a despertar y aumentar tus niveles de energía para enfrentar el día con vitalidad. Las asanas (posturas) y la respiración consciente pueden estimular el flujo sanguíneo y oxigenar tu cuerpo, lo que te hace estar más alerta.
  2. Flexibilidad. Por la mañana, los músculos y las articulaciones tienden a estar más rígidos debido al reposo durante la noche. El yoga puede ayudarte a estirar y flexibilizar gradualmente el cuerpo, lo que puede ser especialmente beneficioso para prevenir lesiones y mejorar la movilidad.
  3. Enfoque y claridad mental. La práctica matutina del yoga puede ayudar a calmar la mente, reducir el estrés y aumentar la concentración. Esto te prepara mentalmente para enfrentar las demandas del día con mayor claridad y serenidad.
  4. Estabilidad emocional. El yoga incluye la atención plena y la meditación, lo que puede ayudar a estabilizar tus emociones y promover un estado mental equilibrado desde el principio del día.
  5. Mejora la digestión. Algunas asanas específicas, como las torsiones y las posturas de compresión, pueden estimular el sistema digestivo y ayudar a mejorar la digestión. Esto es especialmente útil si planeas desayunar poco después de tu práctica matutina.
  6. Establecimiento de una rutina. Practicar yoga por la mañana puede ayudarte a establecer una rutina saludable. Esto puede tener un efecto positivo en tu disciplina y en tu capacidad para mantener hábitos beneficiosos en otras áreas de tu vida.
  7. Tiempo para ti mismo. La mañana suele ser un momento tranquilo antes del ajetreo del día. Practicar yoga por la mañana te brinda un tiempo valioso para conectarte contigo mismo, reflexionar y establecer intenciones para el día.
  8. Sensación de logro. Comenzar el día con una práctica de yoga puede generar una sensación de logro y satisfacción personal, lo que puede aumentar tu confianza y motivación.
  9. Mejora del sueño. Algunas personas encuentran que el yoga matutino puede ayudar a regular su ritmo circadiano y mejorar la calidad del sueño. Sin embargo, esto varía según la persona.
TE PUEDE INTERESAR

Cuáles son los primeros pasos del yoga

Los pasos, continúa, Elvira García Hernández, serían el saludo al sol, las asanas y una profunda relajación al final:

  • Saludo al sol. También conocido como Surya Namaskar en sánscrito, es una secuencia de movimientos con los que calientas y flexibilizas tu cuerpo. Se trata de una serie de fluida de posturas que realizas en un flujo constante, y puede variar ligeramente en función de la tradición de yoga. Se suelen hacer varias rondas seguidas. Hay que coordinar la respiración con los movimientos.
  • Asanas. El término asana proviene también del sánscrito y significa «posición cómoda» o «postura estable». Mientras el saludo al sol es dinámico, las asanas son estáticas, se trata de mantener la postura. Se utilizan para mejorar la flexibilidad, fuerza, concentración y equilibrio, y se realizan con una combinación de movimientos, respiración y conciencia constante. Hay cientos de asanas, cada una con sus propios beneficios y variaciones.
  • Relajación. La relajación final en una sesión de yoga se llama Savasana. Es una parte esencial de la práctica, y se realiza después de haber completado las asanas. Su objetivo es, después del esfuerzo físico, permitir que tu cuerpo se relaje por completo. Una forma de hacerlo es con el foco en la respiración consciente, pero también puedes utilizar este momento para meditar. Enfócate en un mantra, una visualización o, sencillamente, en la sensación de paz que experimentas en ese momento.
OTROS TEMAS WELIFE

“Lo ideal para empezar a hacer yoga, explica la experta, es iniciarse en la práctica con alguien que te guía, que te enseña, que te instruya. Y, aunque vayas uno o dos días a la semana a clases, es ideal que cada mañana, al levantarte, hagas algo”. ¿Cómo saber qué hacer? “Comienzas con un saludo al sol y, después, al echarte al suelo, el cuerpo te lo va a pedir: una torsión, un estiramiento… El cuerpo sabe”. Pero, siempre, después de que te hayan enseñado, porque “en yoga, los ajustes son importantísimos, y es fundamental que te hayan corregido”, explica la experta.

Cómo hacer el saludo al sol

  • Paso 1. De pie en la parte frontal de tu esterilla de yoga, coloca tus pies juntos o ligeramente separados. Mantén tus manos en posición de oración frente al pecho en una posición llamada «Námaste».
  • Paso 2. Inhala profundamente mientras alzas los brazos hacia arriba. Estírate. Arquea ligeramente la espalda y mira hacia arriba.
  • Paso 3. Exhala mientras doblas el torso hacia adelante desde las caderas. Intenta tocar o acercar tus manos a los pies o al suelo. Puedes doblar las rodillas ligeramente si es necesario.
  • Paso 4. Inhala y lleva una pierna hacia atrás en una posición de estocada (postura del guerrero bajo). Mantén la otra pierna doblada en un ángulo de 90 grados y la parte superior del cuerpo erguida.
  • Paso 5. Mantén la posición de estocada y lleva la otra pierna hacia atrás para entrar en una posición de plancha (push-up).
  • Paso 6. Baja el cuerpo hacia el suelo con los codos doblados y, a continuación, endereza los brazos en una postura llamada «cobra» o «upward dog», levanta el pecho hacia arriba y estira los brazos.
  • Paso 7. Lleva las caderas hacia atrás en una posición de perro con la mirada hacia abajo (postura del perro hacia abajo), forma un triángulo con tu cuerpo y pon las caderas en alto.
  • Paso 8. Inhala y lleva una pierna hacia adelante en una posición de estocada (postura del guerrero bajo), igual que en el paso 4.
  • Paso 9. Exhala y lleva la otra pierna hacia adelante para volver a la posición de doblar hacia adelante.
  • Paso 10. Inhala mientras te enderezas y levantas los brazos hacia arriba. Estírate como en el paso 2.
  • Paso 11. Exhala y baja los brazos a la posición de oración frente al pecho.

Estos pasos conforman una ronda completa del Saludo al Sol. Se suelen hacer varias rondas seguidas, y hay que coordinar la respiración con los movimientos. La secuencia calienta y estira todo el cuerpo y mejora la flexibilidad y la fuerza. Recuerda que es importante escuchar a tu cuerpo, adaptar las posturas según tus necesidades y practicar bajo la guía de un instructor experimentado si eres principiante.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeñas excusasPiensa como un marineBanksyingQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta