Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
Descubre cómo puedes ayudar a tu cuerpo a adaptarse al calor de forma natural

Descubre cómo puedes ayudar a tu cuerpo a adaptarse al calor de forma natural. / Unsplash

Salud

¡Qué calor! ¿Cómo adaptarnos de forma natural a las altas temperaturas veraniegas?

Si quieres ayudar a tu cuerpo a adaptarse al calor y evitar síntomas asociados que pueden ser perjudiciales para el organismo, no te pierdas estos consejos saludables.

Por Tamara Izquierdo

23 de julio de 2022 / 08:00

Los cambios bruscos de temperatura ya nos jugaron una mala pasada en primavera cuando el calor se presentó de golpe. Ahora en verano los termómetros se han disparado, el cambio climático sigue advirtiéndonos de los peligros que corre nuestro planeta y una consecuencia de este hecho irrefutable es el calor extremo y las continuas olas de calor. ¿Podemos ayudar a nuestro organismo a adaptarse mejor al calor para evitar problemas de salud? La experta en nutrición y naturópata, Marta Marcè nos da algunos tips para poder hacerlo.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

El esfuerzo titánico que realiza nuestro cuerpo para adaptarse al calor

Nuestro organismo tiene que hacer un esfuerzo enorme para tratar de regularse ante el calor. Por eso es necesario ayudarle con una serie de pautas que hagan que esa adaptación se haga de una forma más suave, sin brusquedades que puedan derivar en problemas graves de salud.

La primera pauta que nos recomienda la experta es exponernos al calor de manera paulatina “siempre que puedas intenta evitar las horas de sol más intenso y toma el sol en pequeñas dosis porque el cuerpo está en proceso de adaptación” explica. No te recomendamos las jornadas maratonianas de piscina o de playa porque puede tener repercusiones para tu salud. Exponte al calor pero siempre con moderación y prudencia.

Es muy importante someter al cuerpo a pequeños estresores naturales que crean la hormesis como el hambre, el calor o el frío. “Nuestro cuerpo está diseñado para sobrevivir no para la comodidad” apunta Marcè. Tendremos que salir entonces de nuestra zona de confort para ganar en salud.

En verano, cuida tu circulación

Con la llegada del calor las mujeres, sobre todo, sufrimos más retención de líquidos, hinchazón y esa sensación de piernas pesadas tan poco deseable. La experta explica que “cuando empieza el calor hay una vasodilatación, el cuerpo intenta dispersar calor, que no se concentre dentro de los vasos sanguíneos para evitar que suba en exceso la temperatura del plasma, para protegerlo y que no se dañen las células. Lo que nuestro cuerpo va a hacer es abrir el diámetro de los vasos sanguíneos.” ¿Qué ocurre cuando se produce esa vasodilatación? Que al ser la apertura de los vasos más ancha para dispersar el calor, el retorno venoso se dificulta “por eso se da más retención de líquidos en verano o cuando hace calor”, añade Marcè.

Para cuidar nuestros vasos sanguíneos la experta recomienda incluir en la dieta, sobre todo, alimentos como los frutos rojos o tomar infusiones depurativas como una infusión de castaño de indias a la que podemos añadir cola de caballo para ayudar con ese drenaje y a eliminar líquidos.

El ejercicio físico también tiene gran importancia a la hora de cuidar nuestra circulación así que ¡muévete! Nada, camina, corre, salta, sal con la bici, practica yoga o tus tablas en casa… te va a venir fenomenal para sentirte menos cansada, más ágil y eliminar líquidos. Como nos cuenta la experta “hacer ejercicio y, sobre todo, ganar musculatura en las piernas, ayuda al bombeo hacia arriba, al retorno venoso”. 

Cuida tus vasos sanguíneos para combatir el calor y la retención de líquidos
Para cuidar tus vasos sanguíneos incluye en tu dieta frutos rojos. / Unsplash

Más tips para combatir la retención de líquidos en verano

En verano está claro que el terraceo y el chiringuito están más que presentes, pero debemos ser sensatas a la hora de elegir nuestra bebida si queremos evitar la dichosa retención de líquidos. Las sustancias que retienen agua como el alcohol (sí, lo sentimos, esa cervecita y el tinto de verano están incluidas) deberían evitarse para esquivar con éxito este verano la retención de líquidos o, al menos, reducirla.

El exceso de sal es otro factor que favorece la acumulación de toxinas en el organismo y la retención de líquidos, por lo que debemos disminuir su consumo en nuestra dieta. Cambiar la tapita de jamón o las patatas bravas por unos mejillones al vapor, hummus con crudités o unas verduras a la plancha son una buena opción para picar sin miedo a pasarnos con la sal.

Hidrátate bien, este parece el consejo de siempre pero es muy necesario beber al menos 7 u 8 vasos de agua al día en verano. Así te aseguras de que tu organismo tiene una hidratación óptima, retienes menos líquidos (aunque parezca paradójico, ya que ayuda a eliminar toxinas) y cuidas también tu piel evitando síntomas como mareos, malestar, dolores de cabeza o descamaciones.

Apúntate también a las infusiones frías este verano, Marta Marcè recomienda algunas de sus favoritas como la de castaño de Indias, la de cola de caballo, cítricos o regaliz para subir la tensión. Solo tienes que hacerlas por el método tradicional y después meterlas en la nevera o añadirles hielo. Voilà!

¿Dormimos peor en verano?

El calor afecta muchísimo a la calidad del sueño. ¿Qué podemos hacer para dormir mejor? Marcè explica que “tenemos unas temperaturas elevadas y el cuerpo para entrar en sueño profundo necesita una temperatura más baja». Por ello, es muy recomendable cenar pronto, ya que el hecho de digerir aumenta la temperatura corporal, sobre todo si ingerimos alimentos muy ricos en proteína y grasa que son los que más tiempo van a pasar en nuestro estómago. Haz una cena liviana y opta por proteína vegetal y grasa vegetal.

En tu cena apuesta por incluir más verduras y hortalizas, incluso alimentos crudos. La experta en nutrición recomienda empezar la cena con ensalada o fruta para ayudar a la digestión. “Ingerir alcohol por la noche va a aumentar tu temperatura y va a hacer que duermas peor”, añade.

De nuevo llegan las infusiones al rescate. Toma una infusión relajante, como la de pasiflora o la de melisa, cuando esté bien avanzada la tarde porque va a ayudarte a conciliar mejor el sueño en las sofocantes noches veraniegas. 

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta