Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
como-ser-mas-feliz

Podemos ser más felices ajustando nuestras hormonas de manera natural./ Pexels.

Salud mental

Trucos fáciles para vivir tranquilamente y ser más feliz (con ayuda de tus hormonas)

Hormonas como la serotonina, la dopamina y la oxitocina ayudan a sentirse bien de forma natural. La clave para aumentarlas es activar tu sistema nervioso parasimpático con un sencillo ejercicio.

Por Paka Díaz

28 de febrero de 2023 / 16:17

Cualquiera que pase por la menopausia o que tenga la menstruación conoce bien el poderío que pueden llegar a tener las hormonas. Pero no se limitan solamente a esos períodos de nuestras vidas. Las hormonas nos regulan y muchas de ellas, como la serotonina, la dopamina y la oxitocina, te pueden servir para sentirte mejor. La clave para conseguirlo es activar tu sistema nervioso parasimpático. Te contamos algunos sencillos ejercicios para lograrlo.

Cuando comenzó a escribir Esa vocecita en tu cabeza (Zenith), Mo Gawdat, exdirectivo de Google, IBM y Microsoft, y fundador de más de 20 empresas relacionadas con la salud, el fitness o la alimentación tenía claro algo: quería ayudar a quien lo leyera. Y la mejor forma de hacerlo, para un experto en programación y neurociencia como él, era dando herramientas para resetear esas sofisticadas máquinas de precisión que son nuestros cerebros.

En su libro, Gawdat explica cómo reprogramar tu mente para evitar los pensamientos oscuros y la autocrítica exagerada que puede conducir al castigo y a dañar la autoestima. Por el contrario, él se enfoca en propuestas para tratarte a ti mismo con amor y, también, con sentido del humor. Condimentos perfectos para lograr la felicidad, aunque el punto fuerte de esta receta es aprender a aumentar las hormonas que te pueden echar una mano para sentirte mejor.

Hormonas de la felicidad

En el libro, Gawdat destaca las hormonas que nos hacen sentirnos mejor emocionalmente. La dopamina, explica “es la hormona de la recompensa, la que nos estimula y nos impulsa a buscar más placer y más diversión”, mientras que la oxitocina, también conocida como la hormona del amor y la que reconoce que es su favorita, “ayuda a crear lazos entre madre e hijo e influyen el deseo y en la intimidad entre parejas”. Además, destaca la serotonina, “una hormona inhibidora que nos calma cuando nos sentimos bien con la vida tal y como es, o sea la felicidad pura”.

Todas estas hormonas las secretamos, según señala Gawdat, ”en respuesta a cualquier emoción y desencadenan sensaciones físicas en nuestro cuerpo”. Y esa es precisamente la clave para ayudar a que te sientas mejor. El autor explica que nuestro sistema nervioso autónomo, el que gestiona lo que no controlamos conscientemente, está compuesto por tres sistemas independientes, que pueden ser nuestros aliados para sentirnos mejor.

El sistema nervioso parasimpático, tu aliado

“El primero de ellos, el intestino humano, está revestido de más de cien millones de células nerviosas que operan independientemente del cerebro. Por esa razón se dice que el intestino es el segundo cerebro”, cuenta, y por eso es tan importante cuidarlo y a su microbiota. Los otros dos serían el sistema nervioso simpático, que nos ayudar a estar alerta ante, por ejemplo, situaciones de riesgo. Por último, el sistema nervioso parasimpático, se encarga de reducir el ritmo cardíaco para promover la relajación, como si dijera, todo está bien, ya puedes disfrutar.

Por eso, para evitar el estrés es fundamental mimar a tu sistema nervioso parasimpático, que note que le permites ponerse en marcha para ayudar a que te relajes. Por ejemplo, para y concédete diez minutos para estirarte, mientras dejas la mente en blanco o escuchas una de tus canciones favoritas. “Activar tu sistema nervioso parasimpático no requiere nada más un breve descanso y un poco de tiempo de inactividad deberían de ser suficientes”, apunta Mo Gawdat.

Empieza por sonreír

Por tanto, cuando tu sistema nervioso parasimpático está activo, te sientes descansado y relajado . Pero el autor subraya que “también funciona en la dirección opuesta, si te relajas de forma consciente tu sistema parasimpático se activará. Como resultado, cuando te levantas y haces unos ejercicios de estiramiento para relajarte, tu sistema nervioso entra en acción para que te relajes aún más”.

De hecho, solo con tu expresión facial ya puedes ayudar a activarlo. En psicología, este fenómeno se conoce como la hipótesis de la retroalimentación facial: el modo en que movemos los músculos del rostro influye en nuestras emociones.

En un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Kansas se pidió a los participantes que completarán dos tareas estresantes mientras sostenían palillos entre los dientes formando una sonrisa o una expresión neutral. Demostraron que los participantes sonrientes tenían un ritmo cardíaco más bajo. “Eso también significa que usar demasiado bótox, que tiende a paralizar temporalmente los músculos faciales y hace que sea más difícil esbozar una sonrisa completa, puede afectar de forma negativa a tu estado de ánimo. Ahí lo dejo”, dice el autor

Cómo activar el sistema nervioso parasimpático

Para activar nuestro sistema nervioso parasimpático a voluntad basta con realizar actividades sencillas y cotidianas como las que propone el autor en el libro. Por ejemplo, sentarse en silencio a disfrutar de una pieza de fruta conscientemente, o tirarte en tu sofá como si no tuvieras nada que hacer. Cualquier cosa que harías estando relajado. De ese modo, trasmites el mensaje de relax al sistema nervioso parasimpático.

También ocurre si estás observando a personas que sonríen y se muestras relajadas, ya que los seres humanos, como les ocurre a los primates, tenemos neuronas espejo que se activan a ver acciones que realizan otras personas. Sí, el entorno influye, y más aún si eres una persona altamente sensible.

Cómo relajarte

Te contamos uno de los ejercicios que propone Gawdat para poner en marcha esa máquina de relajación que es nuestro sistema nervioso parasimpático.

  • Siéntate en un lugar cómodo, como el sofá, la cama o ese sillón que te encanta, afloja tu ropa si está algo ceñida y quítate los zapatos.
  • Programa el cronómetro de tu teléfono móvil para que suene en 30 minutos y colócalo boca abajo (si es mucho tiempo, marca menos, pero nunca por debajo de 10 minutos). No vuelvas a mirarlo hasta que suene la alarma.
  • Estira tu cuerpo y asegúrate de no tener dolores o molestias. Si notas alguna, masajea suavemente la zona hasta relajarla y encontrar la posición más cómoda para ti.
  • Espira e inspira profundamente varias veces, coloca las manos detrás de la cabeza y recuéstate. No olvides dejar una sonrisa suave y relajada posada en tu rostro.
  • Masajea tu rostro con suavidad, siente cómo circula tu sangre. Sigue tu cráneo con la punta de tus dedos. Luego, haz lo mismo con tus pies, brazos, piernas…
  • Pon música relajante si te apetece, o deja preparada una infusión o ponte una mascarilla de 30 minutos… Todo lo que te ayude a sentirte más relajado estará bien. También puedes meditar o dedicarte a tener pensamientos positivos. Piensa en todo lo que te hace sentirte bien, personas a las que amas, recordar algún momento bello de tu vida o contemplar fotos de la naturaleza. Imaginarla también sirve, ya que la biofilia también contribuye a hacernos sentir calmados y en paz. Y, voilà, tu sistema sistema nervioso parasimpático ya estará activado.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Separación conscienteAgamiaMia AstralAlimentos gatilloLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta