X
Errores que te roban la energía.

¿Te sientes cansada nada más levantarte? Podrías estar cometiendo estos errores que te roban la energía. / Pexels

Salud

5 errores que estás cometiendo por las mañanas y que te restan energía

¿Te sientes sin fuerzas a lo largo de la jornada? Seguramente estés autosaboteándote sin saberlo. Te contamos qué errores no deberías cometer al levantarte para conservar toda tu energía.

Por Tamara Izquierdo

12 de septiembre de 2022 / 10:41

La vorágine diaria, las obligaciones, las responsabilidades, la vida social, el trabajo, la familia, la casa, preocupaciones, gestiones varias… estamos metidos en una rueda que puede parecer imparable y que muchas veces es comparable a cómo te arrastra una ola sin remedio. Si a esto le sumamos el cansancio y el agotamiento que muchas veces sentimos incluso cuando nos acabamos de despertar, o a lo largo de la mañana, nuestro día a día puede convertirse en un verdadero problema de salud para nosotros. Si sientes que no tienes energía para afrontar el día a día tal vez estés cometiendo algunos de estos errores.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Cinco errores que te están robando la energía nada más despertar

Poner varias alarmas en el despertador

Esto es todo un clásico para muchas personas. Programar en el despertador alarmas cada cinco minutos no van a ayudarte a ganar en energía, más bien te la van a robar. ¿Por qué? Porque vas a confundir a tu cerebro. Si vuelves a dormirte unos minutos tu cerebro va a reiniciar el ciclo del sueño para salir de él enseguida, esto va a hacer que te levantes con más cansancio y más baja de energía. Una sensación que puede prolongarse durante horas y que va a afectar directamente a tu estado de ánimo.

Hay más consecuencias derivadas de este hábito tan poco aconsejable. Además de la somnolencia, va a afectar a tu concentración y a tu capacidad para realizar con éxito determinadas tareas. Y otra cosa, que quizás no hayas pensado, es el hecho de no despertarse de forma natural también afecta al corazón y a la presión arterial por lo que si pasamos por ese trance varias veces en pocos minutos el riesgo se agrava y, no solo comenzamos el día con menos energía, lo empezamos con mal humor ¡y con taquicardias!

Comenzar el día con el smartphone

Otro clásico. Tener el móvil como despertador tiene el peligro de que al apagar la alarma encendemos el smartphone y corremos el riesgo de quedarnos atrapadas durante un largo rato entre emails y redes sociales. ¿Qué supone esto? El móvil es una fuente de estrés y distracción que además nos retrasa en nuestros quehaceres matutinos. Si lees ese email que añade algo más a tu lista de tareas ya vas con la cabeza pensando en eso y en todas las responsabilidades y obligaciones a las que tienes que enfrentarte. ¡Y aún no te has levantado de la cama! ¿Puede empezar el día de forma más estresante?

El móvil también puede atraparte en sus redes (sociales) y el tiempo se esfumará como agua en tus manos sin que te des cuenta, incluso puedes ponerte triste o de mal humor con algún comentario o noticia que leas. Más estrés, malestar y un peor estado de ánimo. ¿Quién quiere ir estresada y a trompicones desde buena mañana? Desde luego no es el escenario más idílico. Aparca el móvil hasta que llegues al trabajo o a tu centro de estudios/responsabilidades diarias, o al menos hasta que estés en el transporte público o hayas aparcado el coche. Así podrás comenzar el día de una forma más pausada y sin añadir estrés innecesario a tu vida.

Levantarte tarde

Ya sea por estar mirando el teléfono móvil, por dormirte o por querer dormir un poco más, levantarse tarde indefectiblemente hace que tengamos que hacer todo más deprisa y de forma acelerada, es decir, otra vez el estrés a escena.

No tendrás tiempo de desayunar o desayunarás cualquier cosa, irás acelerada y de mal humor, con la pérdida de energía que eso conlleva. Lo ideal sería poner el despertador a una hora en la que puedas levantarte sin prisa pero sin pausa. Al despertar sube las persianas para que entre la luz natural y así mantener equilibrados tus ritmos circadianos, vístete y haz tu rutina de belleza y de higiene tranquilamente, incluso puedes antes meditar o hacer un poco de yoga, desayuna y ya estarías lista para enfrentarte al día con toda tu energía. Levantarse con la hora pegada como ves no es una buena idea ni para tu salud mental ni para tu cuerpo.

Hacer un mal desayuno

Puedes no desayunar, por ejemplo, en el ayuno intermitente muchas personas optan por retrasar la primera comida del día y aún así no pierden energía. ¿Qué es lo que resta energía entonces? Pues desayunar mal.

Uno de los mayores ladrones de energía es el azúcar y es el ingrediente más habitual en los desayunos que más popularidad tienen. Galletas, bollería industrial, cereales, zumos, mermeladas… estos alimentos provocan en nuestro cuerpo un aumento brusco de la glucosa en sangre. Es cierto que aportan energía de manera instantánea pero paradójicamente tan rápido se va como llega ya que metabolizamos muy rápido el azúcar con una energía que podría estar destinada a otras de nuestras actividades diarias. Elige alimentos sin azúcar añadido e incluye proteína en tus desayunos. Un yogurt con cacao puro, plátano y avena o una tortilla de champiñones podrían ser buenas opciones para mantener tus niveles de glucosa estables.

Desayunar mal te roba energía.
El azúcar refinado y la bollería industrial necesitan mucha energía para metabolizarse. / Pexels

Beber café nada más levantarte

“Sin café no soy persona”. ¿Cuántas veces hemos oído esa frase? Muchísima gente dice que no puede funcionar sin el café de la mañana y realmente lo que necesita hacer nada más levantarse es beber agua.

Beber agua por las mañanas rehidrata nuestro organismo que ha estado varias horas sin hacer ninguna ingesta. El agua aporta energía y pone en funcionamiento el organismo. Muchas veces los dolores de cabeza o la fatiga se deben a una falta de hidratación. No hace falta sentir sed para necesitar hidratarse, la sed ya aparece cuando hay un grado de deshidratación mayor que lleva al cerebro a mandarnos la señal para protegernos de una deshidratación más severa.

El café es fantástico, es una bebida muy saludable y muy recomendable, pero espera un poco para tomarlo. Puedes disfrutar de tu café un poquito más tarde y no nada más levantarte. ¿Por qué? Porque al despertar el cuerpo comienza a segregar cortisol, hormona del estrés y estimulante llegando a su pico unos 40 minutos después. Si bebes café antes vas a alterar esta estimulación natural del cuerpo. Aprovecha para beber agua y deja el café para un poco más adelante en tu mañana.

¿Cometes alguno, varios o todos estos errores al despertar? Es hora de subsanarlos y recuperar toda la energía perdida.

Temas

Vida Saludable

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Vida saludable

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Vida saludable

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible