X

@anacmtnez

Yoga

Yoga dance: reduce estrés y conecta con lo más profundo de tu ser a través del movimiento

Mucho más que una moda pasajera, el yoga dance fusiona estas dos disciplinas milenarias para procurar la conexión con lo más profundo de tu ser a través del movimiento inspirador de las artes escénicas.

Por Miriam Aguilar

10 de enero de 2022 / 12:51

Desde los albores de nuestra cultura, la danza ha afianzado lazos sociales y se ha revelado como uno de los movimientos más terapéuticos y saludables que existen. Bailar proporciona grandes beneficios a nivel físico, como procurarnos unos músculos y huesos más fuertes y mejorar nuestro equilibrio y coordinación. También a nivel mental, ya que bailar consigue darnos energía y mejorar nuestro estado de ánimo, reducir el estrés e incluso ayudarnos con la memoria, disminuyendo el riesgo de demencia. Si a ello añadimos los beneficios que aporta el yoga, parece que la combinación de ambas disciplinas nos puede acercar bastante a un pleno bienestar.

El yoga danza es una disciplina que fusiona ambos mundos para aportar fluidez y naturalidad al movimiento en busca de una profunda conexión con nuestro interior. A través de una coreografía que enlaza asanas de forma orgánica y coherente, el cuerpo expresa su enorme potencial y la mente vuela, se libera. No hace falta ser un experto en ninguna de las dos materias para poder practicar este ejercicio tan bonito e inspirador. Ana Carolina Martínez, psicóloga, profesora de yoga y de danza contemporánea ha unido de forma magistral lo más valioso de su experiencia en esta actividad creativa, divertida y sanadora. 

 

En su tesis doctoral, Martínez investigó los efectos positivos de la danza en personas con problemas de salud mental. «El movimiento y la danza mejoran la autoestima, la gestión de emociones y algunos otros síntomas de este tipo de trastornos», explica la experta. «Tras esa investigación entré en el mundo del yoga, donde también hay movimiento, pero también toda una estructura filosófica que de alguna manera va en línea con el objetivo de buscar en tu interior y conectar con tus valores, con tu propósit0″, continúa.

La idea surgió durante el confinamiento. «Aunque en aquel momento no había instaurado un yoga danza como tal, para mí ambas disciplinas siempre han ido muy vinculadas. De hecho, en el yoga echaba de menos algunas cosas que tienen más que ver con la expresión y con la utilización de la música», comenta Martínez. Por eso, nos decía, siempre que se acercaba al yoga lo hacía de una forma natural, con un movimiento más respirado, más fluido. Y así surgió la nueva fusión donde las asanas diseñan y estructuran una serie de secuencias que dan lugar a la coreografía final. Perfecta y preciosa, como la que te mostramos en este vídeo.

A las asanas del yoga se les incorpora un movimiento fluido, lo que lleva a una conexión muy consciente con la respiración. «La respiración es fundamental, y se hace de forma más automática y natural cuando bailas y no tanto cuando haces yoga. En clase de yoga veo alumnos con movimientos muy fragmentados, con la respiración como cortada; les cuesta mucho buscar ese movimiento orgánico respirado. Sin embargo, cuando haces un movimiento más fluido al son de la música, la respiración te sale más natural» aclara la experta.

Para poder llevar a cabo la coreografía final, será necesaria una sesión de hora y media que deje tiempo suficiente para aprender, integrar y conectar las secuencias. E ir haciendo ese movimiento cada vez con más soltura. En este sentido, Ana Carolina busca romper los espacios y crear diagonales en las que los alumnos puedan salir de su esterilla y expresarse a través de la sala.

Quizás por eso sea una actividad para hacer en persona, más que online. «La presencialidad para mí es importante, para poder crear una conexión de grupo», dice. Algunas investigaciones señalan que cuando las personas están juntas y sus corazones se sincronizan y laten al mismo tiempo, surge una especie de energía, una afinidad que nos hace sentirnos a gusto. Nos lo contaba la neurocientífica Nazareth Castellanos en Mercedes-EQ Welife Festival. «También existen estudios sobre cómo se conectan los corazones cuando se medita en grupo», añade la profesora. «Cuando bailamos pasa igual, y hasta se puede conseguir disminuir tu sensación de dolor cuando haces una coreo grupal. Esa energía que se genera en el grupo también es parte de la experiencia. Compartes más».

La música que acompaña a la danza, de estilo contemporáneo, llena la sala de chelos y violines. De nuevo, otra fusión que mezcla lo electrónico con lo clásico para experimentar las sensaciones de cada movimiento. Hora y media de pura magia que deja al protagonista en un merecido estado de bienestar. Si lo quieres vivir en primera persona, acude a Zentro Urban Yoga y no dejes de contarnos la experiencia. A nosotras, sinceramente, nos encantó. Namasté.

Temas

EmocionesMindfulnessYoga

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOÍNDICE GLUCÉMICOEJERCICIOERRORES DE ALIMENTACIÓN

Otros temas de Cuerpo

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOÍNDICE GLUCÉMICOEJERCICIOERRORES DE ALIMENTACIÓN

Otros temas de Cuerpo