Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
Vídeos

EVENTOS

Así fue WeLife Menopausia, una tarde para hablar alto y claro de los cambios hormonales

El primer WeLife Experiences estuvo dedicado a despejar dudas, derribar tabúes y aclarar conceptos sobre la salud hormonal de la mujer durante esta etapa llena de cambios.

Por Cristina Martín Frutos

14 de abril de 2023 / 15:29

¿Por qué durante la menopausia aparecen sofocos? ¿Por qué dormimos peor, nos sentimos más cansadas o irascibles? ¿Dónde queda el deseo sexual? Estas y muchas otras cuestiones, que, tarde o temprano, se plantea cualquier mujer se abordaron en el primer WeLife Experiences, dedicado a la salud hormonal femenina. El evento, patrocinado por la empresa farmacéutica Theramex y que contó con Inmode, Beldon Medical y Farma Dorsch como colaboradores, reunió en el hotel Bless de Madrid a decenas de mujeres dispuestas a escuchar en repetidas ocasiones un término que no estamos precisamente acostumbrados a oír ni a veces a pronunciar en voz alta: menopausia.

«En España, sigue siendo tabú», lamentó María Fernández-Miranda, directora de WeLife y moderadora del encuentro, durante la presentación. «En otros países, como Estados Unidos, es mucho más visible. Hace poco el Financial Times publicaba un artículo sobre el nicho de mercado de los tratamientos enfocados a la menopausia. Otro ejemplo son los testimonios de caras conocidas como Gwyneth Paltrow, Naomi Watts o Michelle Obama. Puede sonar frívolo, pero es fundamental que las mujeres que tienen un altavoz rompan el hielo», añadía.

Por eso, con la intención de derribar tabúes y complejos, las asistentes pudieron disfrutar de las intervenciones de la doctora Alicia Justel, especialista en Endocrinología, la nutricionista Marta Marcè y  la ginecóloga Regina Cárdenas. Tres ponencias desde diferentes perspectivas que compartían un objetivo: dejar claro que la menopausia está ahí, que es un cambio con muchas implicaciones, y que, sobre todo, abre una etapa diferente, pero que no tiene que ser peor. E, incluso, y aunque aún nos suene contradictorio, se puede disfrutar.

Tiempo de cambios

Hablar de menopausia es hablar de cambios. Muchos cambios. El primero, sin duda, empieza en las hormonas. La doctora Alicia Justel, especialista en Endocrinología en Beldon Medical, lo explica a diario a sus pacientes cuando le preguntan sobre la revolución hormonal que están experimentando. «Cuando se nos afecta alguna hormona, en este caso, los estrógenos y la progesterona, se afectan todas», explicó.

Esto ilustra por qué según disminuyen los ciclos ováricos, y por tanto, la cantidad de estas dos hormonas femeninas, se desencadena un torrente de síntomas de todo tipo. Aparecen cambios metabólicos (aumenta el colesterol, la resistencia a la insulina…) y físicos, como la acumulación de grasa, la atrofia vaginal, la pérdida de masa muscular o el riesgo de osteoporosis.

La doctora Justel también se refirió a las alteraciones psicológicas y emocionales. Aquí entran la ansiedad, los problemas de sueño o la depresión, a los que las mujeres son más proclives desde que cesa la menstruación. «Tenemos que entender que nuestro cuerpo, evidentemente, va a cambiar, pero no tiene por qué ser para mal. Aprovechemos ese momento para cambiar en todos los sentidos», animó la doctora.

De ese cambio de hábitos sabe mucho Marta Marcè. Nutricionista y naturópata, Marta se encontró con que, tras ser operada de un cáncer de ovarios, la menopausia apareció en su vida. Tenía 26 años. Cualquier mujer afronta esta nueva etapa llena de dudas, pero con esa edad ella ni siquiera se lo planteaba. «De un día para otro sufría menopausia. De hecho, me desperté de la operación con un sofoco», recuerda. «De repente tuve que cambiar casi todos mis hábitos para adaptarme a esta nueva etapa«, añade Marcè, que acaba de publicar el libro Disfruta de tu menopausia.

Su caso no es frecuente, aunque si bien la mayoría de mujeres llega a esta etapa entre los 50 y 52, el 95% se encuentra en lo que se conoce como perimenopausia a partir de los 45. Y muchas otras, empiezan antes. No se sabe cuánto puede durar ese periodo pero lo que está claro, tanto por la experiencia de Marcè como por lo que demuestra la evidencia científica, es que cuanto más nos cuidemos, mejor llegaremos a la menopausia o mejor la afrontaremos si estamos ya en ella.

La importancia de una buena dieta en la menopausia

En este sentido, se insistió en varios puntos clave. El primero, la dieta. Diversos estudios estiman que la alimentación puede retrasar hasta tres años la aparición de la menopausia. «Es importante que sea nutritiva. En el plato no debemos ver calorías, sino nutrientes», aconseja Marcè. ¿Cómo? Incluyendo gran cantidad de verduras, hortalizas y frutas; tomando proteínas, ya sean de origen vegetal o animal. Y, como dice la nutricionista, «amigándonos con las grasas buenas, como el pescado azul o los frutos secos que, además, son fundamentales para mantener la hidratación de las mucosas». En definitiva, seguir la dieta mediterránea a pies juntillas.

Marcè añade a la lista los alimentos ricos en vitamina C y vitamina K, los pre y probióticos. También recomienda hacer solo tres comidas al día (eso sí, completas y nutritivas), evitar la cafeína y teína y limitar el alcohol, sobre todo por las noches.

Con respecto a los suplementos, en la sala se mencionaron como más interesantes el Omega 3 y Omega 7, la vitamina D (siempre que exista carencia) y E, el magnesio o la proteína del suero de la leche (la famosa whey protein). «Se debería consultar con un profesional para que recomiende el más adecuado, ya que cada uno tiene propiedades diferentes», advirtió la doctora Justel, quien afirmó, además, que lo ideal es que estas terapias naturales con evidencia sean el primer paso de un tratamiento escalonado.

Pasarse al ejercicio de fuerza

Otro punto en el que insistieron las ponentes es en la actividad física. De nada vale una buena dieta si no se acompaña de ejercicio. Y no cualquiera. Es esencial practicar ejercicio de fuerza, por mucho que algunas mujeres se resistan. Por un lado, compensará la sarcopenia o pérdida de masa muscular que se suele producir durante la menopausia. Por otro, «el músculo es un órgano indispensable para proteger el hueso, que tiene a sufrir osteopenia u osteoporosis», explicó Marta Marcè, quien también destacó que las disciplinas con impacto como correr o saltar a la comba pueden aportar beneficios en este sentido.

Mantenerse activa, además, puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Dos enemigos que aumentan el riesgo de padecer sofocos, depresión y sufrir alteraciones del sueño. Herramientas como la meditación, el mindfulness o acudir a terapia también son buenas ideas.

Sexualidad, el otro gran tabú

Por último, la ginecóloga Regina Cárdenas, directora de la fundación Ellas lo bordan, tomó la palabra para tratar sin rodeos un tabú mayor que el de la menopausia: la sexualidad durante esta etapa. «Es lo que más comentan las pacientes; pero de lo que menos se lee, menos se habla y más se miente», aseguró.

La doctora dejó claro que es normal que la sexualidad también cambie cuando empiezan los cambios hormonales. «Como consecuencia, la vagina también se modifica y aparece atrofia, pero si no se trata puede llevar a la dispaurenia (o dolor en las relaciones), al vaginismo y, en último término, a la disminución o desaparición de la actividad sexual», explicó.

A ello hay que unir una pérdida objetiva del deseo. «El deseo como algo instintivo va desapareciendo, pero se puede mejorar si me encuentro bien, disfruto y mi pareja me acompaña. Y hay que remarcar que lo que no se pierde con la menopausia es la capacidad de tener orgasmos», aclaró.

Por último, insistió en la importancia de tratar la atrofia vaginal. «Con cosmética vaginal, hidratantes y lubricantes. También existen inyecciones de ácido hialurónico, láser de CO2 o estrógenos locales. En cualquier caso, tratarse es necesario porque, actualmente, cuando empieza la menopausia nos encontramos en la plenitud vital«, concluyó.

Con su intervención, quedó claro que cuidarse es totalmente necesario para la mujer antes y durante esta etapa que ya la acompañará para siempre. Alimentación, ejercicio, cosmética adecuada, limitación del estrés… Se trata de adaptarse para lo que ha venido o está por venir. Porque, como dijo la directora de WeLife en el cierre del encuentro, «al llegar la menopausia todavía tenemos, de media, un tercio de vida por delante. Es esencial que la vivamos plenamente».

OTROS TEMAS WELIFE

Temas

Vida Saludable

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta