X
Como ser más empático

@Unsplash

EMPATIA

Aprende a gestionar tu empatía o a mejorarla de forma sencilla

Al cabo del día estamos expuestos a muchos estímulos emocionales, que no dependen de nosotros y que nos afectan personalmente. La empatía es eso, un contagio emocional que puedes trabajar.

Por Isi Bernal

28 de enero de 2022 / 14:41

Acostumbrados a un acelerado ritmo de vida pocas son las ocasiones en las que nos detenemos a pensar en nosotros mismos. Pero lo cierto es que vivimos expuestos a muchos estímulos emocionales que no dependen de nosotros y que nos afectan personalmente. 

Quizás estés habituado a identificarte con otra persona cuando la ves sufrir. Esas sensaciones con las que te pones en su lugar te pueden llevar a sentir rabia, tristeza y hasta cambiar tu estado de ánimo. ¿Te pasa habitualmente? Pues solo puedo darte mi más sincera enhorabuena, eres una persona empática. Y es bueno, porque sentir empatía por otra persona es señal de confianza en ti mismo. Raven Digitalis en su libro ‘La empatía cotidiana, Equilibrio energético para tu vida’, explica que ser empático implica cierto grado de vulnerabilidad al dejar que tus emociones te invadan a un grado tan alto que las reflejes de forma externa.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Y… ¿Qué es la empatía?

Partimos de la base de que la palabra empatía proviene del alemán Einfüblung que significa «entrar sintiendo». Se trata de un aspecto social, ya que implica participar de forma afectiva en los sentimientos de otra persona. En resumen, es un “contagio emocional” como lo llaman los científicos. No es descabellado plantearse que sin empatía no puede haber unión entre las personas, Digitalis lo dice claramente en su libro: «la empatía tiene un aspecto social que nos mantiene unidos como forma de adhesivo social». 

¿Se puede trabajar la empatía?

Por supuesto, no sólo puedes gestionar el exceso de empatía, también puedes trabajar para ser una persona más empática. Ixi Ávila, coach de Inteligencia Emocional, desvela en cinco tips las claves para conseguirlo.  

  1. Como punto de partida, Ávila te propone que te centres en escuchar, que aprendas a hacerlo buscando entender a la otra persona, sin interrupciones. Ponte en la perspectiva de la otra persona que se está expresando y olvídate de aconsejar, educar o interrogar. Empatizar es escuchar. 
  2. No puedes juzgar a la otra persona, tienes que eliminar cualquier tipo de juicio ya que empatizar es escuchar sin poner un valor a lo que esa persona está viviendo.
  3. Resulta mas fácil si tienes que reconocer las emociones y sensaciones de esa persona en cosas que hayas vivido tú, pero también puedes empatizar con situaciones a las que no te has enfrentado nunca.
  4. Se paciente y deja espacio para que la otra persona pueda expresarse con tranquilidad y pueda sentir las emociones, incluso las más incómodas. Tienes que dar lugar a sentir con tu propia compañía.
  5. Pregunta en vez de predecir: ¿Cómo te puedo apoyar en este momento? ¿Qué necesitas? De esto hablamos en el artículo «¿Qué decir y (sobre todo) qué no a una persona con depresión?»

¿Qué personas son más empáticas? 

Por lo general una persona emocionalmente sana es propensa a sentir de forma mas intensa la empatía y todo lo que le produce sensaciones a su alrededor, sintiéndolas en el mismo instante que se producen, sin ningún filtro. Es bueno, por supuesto, pero también tiene sus contras, si eres muy “emocional” puedes confundirte con facilidad o terminar cargando con problemas que no son tuyos. 

Digitalis propone una serie de técnicas para controlar los altos grados de empatía, para que no se te vaya de las manos: 

  • Absorción emocional: Tienes que saber separar muy bien tus emociones propias de otras externas y debes de hacerlo todos los días. 
  • Entender las ideas del otro: Es muy importante que tengas tu propio punto de vista y hagas tu propio filtro selectivo. 
  • Credulidad: No te fíes de todas las emociones que se te pongan por delante, “los altruistas pueden ser un blanco fácil para aquellos que no son tan altruistas”.  
  • Capacidad para interpretar las emociones ajenas: La empatía da esa capacidad de interpretar las emociones que se producen en tu entorno, en aquello que observas, por lo que estás más expuesto que los demás. 
  • Dificultad para la comunicación indirecta: No te sientas raro si no pillas las indirectas, es normal que alguien empático se desconcierte. 
  • Sensibilidad al estímulo: Cuando eres empático todo lo vives de forma más intensa, incluso las sensaciones físicas se viven de otra forma. 
  • Atracción por lo místico: ¿Te has dado cuenta de que te gusta explorar cosas que la mayoría de la gente ni se plantea? Pues sigue siendo auténtico, que es maravilloso. 
  • Trato agradable: Quizás una de las mejores cosas que tienen los empáticos y que mejora toda la energía de tu entorno, es la cordialidad. 
  • Ansiedad social: Es sencillo, no le des a las cosas más importancia de la que tienen. 
  • Deseo de soledad: Necesitas tiempo para ti, desconectar para seguir con el mundo.

Y tú, ¿qué tienes que trabajar de las dos listas? 

Ahora es más fácil que identifiques tu grado de empatía, el punto en el que te encuentras y hacia donde quieres llegar. Trabajar tu “exceso de empatía” o si sientes que aún puedes serlo algo más. Lo importante, que te sientas bien con los demás y contigo mismo. 

Temas

EmocionesMindfulnessPsicología

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Mente

Instagram

Welife hoy

DIETA METABOLISMO ACELERADOAGUA CON LIMÓNADELGAZAR RÁPIDOINFUSIONES PARA EL HÍGADO

Otros temas de Mente

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible