Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

El mayor error que se puede cometer en la vida es vivir continuamente con miedo a cometer uno./ Foto: Pixabay.

Mente

Deja de ser tan perfeccionista para ser más feliz: las rutinas y hábitos que funcionan

Todo el mundo elogia tu trabajo, pero nunca estás satisfecho con los resultados. Sientes que eres menos que los demás y vives con un miedo perpetuo al fracaso. Es el momento de parar.

Por Marcos López

17 de abril de 2024 / 13:30

No importa lo (muy) bien que saques adelante tus tareas y seas la envidia de tus compañeros. Nunca estás satisfecho con los resultados. Consideras que, aunque ya pongas todo tu empeño, podrías hacerlo todavía mejor. Lo que no es necesario, como demuestra que todo el mundo te colme de halagos. Salvo una persona: tú mismo. Eres tu crítico más feroz. Eres demasiado perfeccionista y da igual lo que hagas. Sólo te genera frustración. Es el momento de parar. Te contamos las rutinas y hábitos que recomiendan los expertos en comportamiento para lograrlo.

Esforzarse por hacer las cosas lo mejor posible no es, ni mucho menos, negativo. El problema llega cuando el objetivo es alcanzar una perfección que, por cierto, no existe. Natalie Englander, psicóloga especializada en terapia cognitiva conductual para perfeccionistas, explica que «todos queremos ser perfectos. Pero al contrario que los perfeccionistas, no todo el mundo tiene estándares dolorosamente altos, siente ansiedad ante la idea del fracaso o se esfuerza por lograr cosas para sentirse digno».

Sé realista con tus expectativas

Recuerda: la perfección es una utopía, por lo que nadie puede esperar que, como hacen el resto de los humanos, jamás cometerá un error. De hecho, el mayor error es vivir continuamente con miedo a cometer uno. Tienes que ser honesto contigo mismo y evaluar tus expectativas de forma realista. No se puede lograr lo imposible, por lo que tienes que dirigir tus esfuerzos a aquellos objetivos que se encuentran al alcance de tu mano, con lo que ganarás confianza en ti mismo y mejorarás tu autoestima.

TE PUEDE INTERESAR

Perseguir lo imposible te hace daño

Pero, ¿por qué eres tan perfeccionista? Probablemente porque arrastras desde tu infancia la idea de que no eres suficientemente bueno. Una creencia que te impulsa a perseguir la (inalcanzable) perfección. A ver la vida en blanco y negro: o eres perfecto o fracasarás y serás rechazado. Natalie Englander indica que «una persona sabe que es perfeccionista cuando cree que si no se esfuerza para lograr la perfección acabará siendo mediocre». Pero estás más que capacitado. Relájate. Piensa en el daño que te hace perseguir, una y otra vez, lo imposible.

Practica la autocompasión

Tu voz interior no te da tregua y llena tu mente de pensamientos negativos que cuestionan tus capacidades y valía. Ignórala. Dado que no tienes problemas para disculpar los errores de los demás, ¿por qué no lo haces con los propios? Practica la autocompasión. Piensa en lo que dirías a un amigo para calmar su frustración por haber cometido un error y aplícatelo a ti mismo. La experta destaca que «la autocompasión es el antídoto perfecto para el perfeccionismo. Si eres perfeccionista, entonces la autocompasión debería ser tu superpoder secreto».

Deja las redes sociales (y no te compares con los demás)

Valoras mucho a tus amigos. También a aquellos con los que últimamente has perdido el contacto, por lo que entras en sus perfiles en redes sociales para ver cómo les va. Y parece que vivan en el paraíso. Su vida es perfecta y la tuya no, lo que te genera mucha ansiedad y frustración. ¿Por qué eres el único al que no le va (tan) estupendamente? Si este es tu caso, ha llegado el momento de tomarte una pausa de las redes sociales, de dejar de compararte con los demás.

OTROS TEMAS WELIFE

Tampoco aspires a los logros de los que presumen tus amistades. Recuerda: tienes que marcarte unos objetivos realistas, y los triunfos que muestran tus amigos no son, en la mayoría de los casos, verdad.

Busca el apoyo de tus amigos

El perfeccionismo te empuja a mantenerte aislado. De hecho, y como sucede con el trabajo, está saboteando todas tus relaciones. Pero no estás solo. Apóyate en tus amigos. No hagas caso a tu voz interior que te dice que reconocer que puedes cometer un error es una debilidad. No tengas miedo a mostrarte vulnerable. Confía en los demás. Cuanto más te abras, menos aislado estarás y más libre te sentirás.

No pongas en riesgo tu salud

Tienes que dejar de ser tan perfeccionista. Y no porque te genere un sentimiento mayor o menor de frustración. Tu salud está en riesgo. Como refiere Natalie Englander «como han demostrado los estudios, el perfeccionismo se asocia a problemas de salud mental como la depresión, el trastorno de ansiedad generalizada, la ansiedad social, el trastorno obsesivo compulsivo, y distintos trastornos alimenticios».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta