Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo funciona la tiroides: así afecta a tu estado de ánimo y decisiones sin que te des cuenta

X

Si lo primero que haces al salir de la cama es tomarte un café, mejor acompáñalo con un tentempié./ Foto: Pexels.

Alimentación

Por qué no deberías tomar café con el estómago vacío

El café en ayunas puede causar problemas gastrointestinales, deshidratación y una excitación excesiva, por lo que es recomendable acompañarlo con un ligero refrigerio.

Por Marcos López

25 de marzo de 2024 / 07:30

Acostumbras a apurar tu descanso, por lo que sólo tienes tiempo para una taza de café antes de encaminarte al trabajo. O, simplemente, no te gusta desayunar tan temprano, por lo que prefieres posponer esa primera, que no la más importante, comida del día. Pero no puedes perdonar ese café que te ayuda a desterrar la somnolencia y llenarte de energía. Lo que es muy bueno para tu cerebro, cuya actividad y concentración se verán disparados con esta primera dosis de cafeína. Pero quizás no lo sea tanto para tu estómago vacío. Te contamos por qué tienes que evitar tomar café en ayunas.

Es cierto que cada persona es un mundo y que no todas reaccionan igual a ese primer café, se esté o no en ayunas. Pero como alerta Monika Anna, nutricionista clínica, «beberlo con el estómago vacío o antes de desayunar puede tener efectos negativos sobre el metabolismo, el sistema nervioso y la salud digestiva».

Provoca acidez de estómago

Disfrutar de una taza humeante de café es, casi con toda seguridad, el ritual matutino más comúnmente extendido en todo el mundo. No tanto por su sabor, que también, como por su potente efecto estimulante. Además, son innumerables los estudios que han constatado la infinidad de beneficios para la salud asociados con su consumo. Pero para ello no hace falta que, recién salidos de la cama, haya que recurrir a la cafetera. Por el contrario, puede resultar muy indigesto.

TE PUEDE INTERESAR

Acompáñalo con un ligero refrigerio

La cafeína puede inducir la relajación del esfínter esofágico inferior, lo que abre la posibilidad a que los ácidos estomacales trepen por el esófago. Y a ello se suma que también estimula la producción de estos ácidos. Monika Anna explica que «beber café con el estómago vacío puede causar la irritación de la capa que reviste el estómago y aumentar la producción de ácidos estomacales, lo que da lugar a la presentación de reflujo gastroesofágico, hinchazón y náuseas». Así que si no puedes (ni quieres) renunciar a este primer y tan temprano café, la solución pasa por acompañarlo con un ligero refrigerio.

Aumenta los niveles de cortisol

Ya desde antes del despertar, el organismo aumenta la síntesis de cortisol para, una vez fuera de la cama, ayudarte a ponerte en marcha. De hecho, es en las primeras horas del día cuando la concentración de esta «hormona del estrés» alcanza su pico máximo. Sin embargo, no es recomendable que estos niveles sean demasiado altos, lo que a la larga puede resultar muy perjudicial para la salud. Tal es así que, una vez más, es recomendable renunciar al café en ayunas, pues ayuda a elevar los niveles de esta hormona.

Incrementa el riesgo de diabetes

Como refiere Monika Anna, «cuando se toma con el estómago vacío, el café puede estimular la producción de cortisol, hormona que interfiere con la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa y, por ende, incrementar los niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina». O dicho de otro modo, puede aumentar, y mucho, el riesgo de diabetes tipo 2. También de hipertensión arterial.

OTROS TEMAS WELIFE

Inhibe la absorción de nutrientes

Pero los perjuicios potenciales de este café prematuro no acaban aquí. La experta en nutrición clínica refiere que «también puede interferir con la absorción de algunos nutrientes. Sobre todo de dos minerales, el hierro y el calcio, que son importantes para una adecuada salud tiroidea y cuya absorción puede verse inhibida por los taninos del café».

A ello se suma que, dado su efecto diurético, también puede provocar deshidratación. No en vano, «este efecto puede amplificarse con el estómago vacío, pues el cuerpo aún no ha repuesto los fluidos o nutrientes perdidos con la orina».

Te sentirás (mucho) más excitado

Una última razón para esperar al desayuno: el efecto estimulante de la cafeína también puede verse potenciado cuando se toma en ayunas, aumentando, como concluye la experta, tanto la ansiedad como el insomnio. En definitiva, si lo primero que vas a hacer cuando dejes la cama es tomarte un café, no te olvides de sumarle un tentempié.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Masa muscular a los 50DrunchDictadura de la básculaPalabras contra la ansiedadAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta