Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Según la ciencia, el amor a primera vista es simplemente un mito./ Foto: Mango.

Relaciones

Por qué el amor a primera vista no siempre funciona: así lo explica la ciencia

Más allá de la atracción física, el amor a primera vista conlleva la idealización de la personalidad del presunto amado, lo que puede dar lugar a dolorosos desengaños.

Por Marcos López

6 de abril de 2024 / 09:30

El amor, como recuerda una famosa canción, puede llegar de una manera que uno no se dé ni cuenta. Por ejemplo, con una simple mirada, que puede ser suficiente para despertar una atracción irrefrenable, y muy duradera, por una persona absolutamente desconocida y extraña. Pero, además de física, el amor es también química. Tal es así que este amor a primera vista, este deseo súbito e inesperado de dejarlo todo por una persona a la que no se conoce no es, a juicio de los expertos, realmente amor.

El doctor Justin J. Lehmiller, especialista en Psicología Social y autor, entre otros libros de éxito, de The Psychology of Human Sexuality, explica que «aunque el concepto es muy popular, la ciencia nos dice que es simplemente un mito. Cuando se pregunta a las personas que experimentan este amor a primera vista que describan la naturaleza de sus sentimientos, lo que refieren no tiene que ver demasiado con lo que es en realidad el amor».

Es una cuestión de idealización

El amor a primera vista es más que un mero deseo sexual. O lo que es lo mismo, no es sólo lujuria. Por muy intensa que sea la atracción física. La persona que lo experimenta ansía compartir su vida con el objeto de su amor. Y para llegar a este veredicto, habrá concluido en una evaluación tan instintiva como veloz que cumple con los requisitos para convertirse en su pareja. Que es la persona no ya adecuada, sino ideal. Aunque en realidad no la conozca de nada. Y aquí empiezan los problemas.

TE PUEDE INTERESAR

La persona amada es siempre idealizada

Que Cupido te alcance con su flecha tras la contemplación de un extraño tiene mucho, demasiado, de idealización. La atracción no se limita a lo meramente visual, sino que se complementa con información «inventada» sobre la personalidad del ser (presuntamente) amado.

Todo ello a pesar de que una simple mirada no sea suficiente para saber si una persona es honesta, simpática o bondadosa. No importa. Al receptor de la pasión y cariño repentinos siempre se le atribuirán cualidades (muy) positivas y dignas de elogio. Y partir de unas expectativas tan altas puede dar lugar a dolorosos desengaños.

No es algo racional, sino emocional

También tiene mucho de amor romántico, puramente emocional y en el que, con el corazón a los mandos en lugar del cerebro, se vive la relación con un positivismo desmedido. ¿Para qué cambiar nada si todo es perfecto? Y lo que no lo sea se acabará arreglando por sí solo por la magia del amor. Lo que pocas veces sucede.

Por el contrario, las parejas, como las personas, evolucionan con el tiempo, siendo éste necesario para que la relación se encauce y se asiente. Se trata de conocerse, no de fantasear. De experimentar un amor maduro y «verdadero».

OTROS TEMAS WELIFE

Es básicamente atracción

El doctor Lehmiller apunta que, «la intimidad, el compromiso y otras muchas características del amor verdadero no están presentes en el amor a primera vista». A la vez incide en que «los sentimientos descritos por las personas que lo experimentan tienen que ver más con la lujuria que con otra cosa. Es principalmente una atracción física y sexual muy intensa por otra persona. Nada más».

Por tanto, amarse es siempre complejo y exige una reflexión consciente sobre la relación. Lo que no sucede con el amor a primera vista. Un estudio de la Universidad de Zúrich constata que, efectivamente, se trata de mera atracción, mayoritariamente subconsciente.

Tal es así que, como refiere el doctor Lehmiller, «el término «amor a primera vista» es poco apropiado. Y es que el amor no construye en cuestión de segundos, o minutos». Lo cual no quiere decir que la chispa surgida en ese primer instante esté condenada al fracaso.

Id poco a poco

El amor siempre merece una oportunidad. ¿Por qué te vas a privar de conocer a esa persona que, aun sin haberla visto nunca, ha encendido tu pasión? No corráis. Conoceos y dejad que vuestros sentimientos, como el buen vino, maduren con el tiempo. Siempre con los pies en el suelo y sin exigir a vuestra pareja que se ajuste a vuestras proyecciones. Partís con una gran ventaja: el deseo de compartir vuestra vida. Desde que cruzasteis vuestra primera mirada.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta