Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Por qué comer burrata es la clave para metabolizar las grasas mejor y más rápido

X

Establecer límites para cuidar de nosotros mismos./Foto: Pexels.

Salud mental

Las frases que tienes que decir para empezar a poner límites

Poner límites nos cuesta a todos, pero es necesario hacerlo para cuidarnos a nosotros mismos y conservar nuestras relaciones. Aprende a poner límites con los consejos de los expertos.

Por Michelle Avís Melgosa

11 de julio de 2023 / 14:39

¿Sabes dónde están tus límites? «Los límites son una pieza fundamental para el autorrespeto y el autocuidado, porque ponemos nuestras necesidades en primer lugar. Nos ayudan a conocernos y a que los demás nos conozcan también», así describe el centro de psicología MTE, de Valladolid, a la acción de poner límites emocionales en nuestra vida. Se trata de una forma de cuidarnos emocionalmente, pero también nos sirve para forjar relaciones sanas con una comunicación honesta y en la que vayamos en consonancia entre lo que sentimos y lo que hacemos. Sin embargo, dependiendo de determinadas situaciones, a veces no es fácil poner límites, por eso hemos recopilado los conejos de Elena Puig Guitart, psicóloga y comunicadora con más de 81 mil seguidores en Instagram, quien asegura que lo más importante es «mantener la calma».

«Cuando pones límites es súper importante mantener la calma», afirma la psicóloga, y explica que esto sirve «para que los demás sepamos cómo quieres vivir, cuáles son tus preferencias, qué es importante para ti». El ejemplo que propone Puig una situación que seguramente todos habremos vivido o viviremos en algún momento de nuestra vida, poner límites en el trabajo. En este escenario, la psicóloga nos aconseja seguir dos pasos: «Calma para poner límites con tranquilidad» y «calma para mantener el límite y no perder tu credibilidad».

Poner límites en el trabajo

El ejemplo práctico que explica Puig es afrontar una situación laboral en la que se te ha dicho que te pagarán por hacer horas extras y, sin embargo, no lo están haciendo. «¿Si tú no respetas tus propios límites, cómo los van a respetar los demás?», reflexiona la psicóloga y comunicadora.

TE PUEDE INTERESAR

«No voy a quedarme cada día dos horas más en el trabajo, si no cobro las horas extras». Esta sería la primera frase que propone la experta frente a una situación en la que tus jefes no te confirman que te pagarán las horas que hagas de más. Sin embargo, esto es algo que solemos cumplir solo al principio, y con el tiempo acabamos cediendo y pasando por alto ciertos límites que no deberíamos dejar pasar.

Frente a ese momento de debilidad en el que nos planteamos sobrepasar el límite, Puig insiste: «Puede aparecer en tus pensamientos esta frase: «Sí, sé que le dije a la jefa que no me quedaría, pero es que me sabe mal. Igual me pagará…»». Es aquí cuando tienes que practicar el segundo consejo que da la psicóloga, el de poner calma para mantener el límite y no perder tu credibilidad.

OTROS TEMAS WELIFE

Si te pasa un episodio así, Puig aconseja que «si tu jefa no te confirmó que te pagaría las horas extras, no te debes quedar. Y si, por el contrario, sí lo hizo, pero no te las ha pagado, no te debes quedar más».

Cómo poner límites en el resto de nuestra vida

Este es tan sólo un ejemplo que puede darse en un escenario laboral. Sin embargo, es algo que puedes trasladar a distintas situaciones de tu vida. La clave está en mantenerse firme cuando pones un límite y no en dar un paso atrás cuando nos sentimos mal por haberlo hecho. «Aguanta. Es tu vida», insiste la psicóloga.

En el centro de psicología MTE, también nos ofrecen otras frases que podemos usar en distintas situaciones si nos cuesta poner límites:

  • Elemental: «No puedo, lo siento», «por favor, deja de hacer esos comentarios, me están molestando».
  • Empatía: «Entiendo cómo te sientes, pero hacer esto que me pides a mí me agobia», «sé que estás frustrado, pero yo no formo parte de este problema».
  • Banco de niebla: «Es muy buena idea, pero ya tenía pensado hacerlo de esta forma», «aprecio tu opinión, pero ésta es mi decisión», «respeto tus creencias, pero no las comparto».
  • Aplazamiento: «Hoy estoy hasta arriba, lo siento, mañana te puedo ayudar».
  • Disco rayado: «Como ya te dije, me duele cada vez que haces eso», «te vuelvo a repetir, me duele cuando haces eso, deja de hacerlo, por favor».
  • Acuerdo: «¿Podemos buscar otro día para hacer este plan que me propones?»
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Harina de avenaComer las verduras primeroSuelo pélvico y menopausiaChakrasFeliz como un finlandés

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta