Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X
trucos para meditar de viaje

Estos trucos van a transformar tus viajes./ Pexels.

Meditación

Trucos para meditar de forma fácil cuando estás de viaje

Si meditar es complicado, el nivel de dificultad sube cuando estamos de viaje y prácticamente no tenemos tiempo ni de respirar, pero tenemos los trucos para hacerlo allá donde vayas.

Por María Muñiz Marcelo

7 de febrero de 2023 / 18:33

Meditar lleva su tiempo. Y es que, aunque ya sabemos que se puede hacer incluso cuando tienes solo cinco minutos, hay que ponerse a ello y eso es lo que no es fácil. Pero meditar es algo que hay que hacer como una rutina, es decir, poco a poco y día a día, y eso incluye a esos momentos en los que estamos de viaje. Sí, parece misión imposible, sobre todo porque nuestra agenda suele estar hasta arriba y cuadrada al milímetro. Pero hemos descubierto las claves que necesitabas para meditar cuando estés de viaje. De hecho, nos ayudará a sobrellevar mucho mejor el tiempo fuera de casa, que a veces puede ser estresante.

Según apunta Dan Harris en su libro Meditación Para Escépticos Con Reticencias, la primera de las reglas para meditar cuando no tienes tiempo, es decir, cuando estás de viaje, es tener la capacidad de hacerlo en cualquier lugar y momento, pero hay mucho más. A continuación te damos los trucos para seguir entrenando el arte de la meditación cuando estés de viaje, apoyándonos en las teorías de Harris.

Para meditar de viaje, aprovecha cada momento

El autor propone la mayoría de los escenarios que se nos pueden pasar por la cabeza: el momento de la ducha, los minutos de lavarte los dientes, la hora de la comida en solitario, etc. Recomienda encarecidamente aprovechar los viajes, y ya puede ser desde la ida y la vuelta en el avión o en el tren al viaje en taxi de un compromiso a otro o incluso del viaje en ascensor.

Por supuesto, en este último caso no se puede hacer una meditación completa, pero de lo que se trata, básicamente, es de ser plenamente consciente de lo que estamos haciendo y de nosotros mismos aunque solo sea durante unos instantes.

Simplemente, cierra los ojos y aprovecha tu tiempo. Es un momento estupendo para probar podcasts de meditación guiada o también para dejarte llevar por esa lista de canciones que has preparado para meditar. Utiliza tus auriculares para aislarte completamente si no consigues hacerlo a través de la concentración.

No seas exigente con la meditación

Si meditamos cuando viajamos no podemos ser demasiado exigentes con nosotros mismos ni con la meditación en sí misma. Tenemos que tener en cuenta que el tiempo es muy limitado y que los espacios para hacerlo totalmente desconocidos. Así que, no esperes nunca una meditación plena como la que harías en tu propia casa, en tu rincón ideal reservado para ello.

Así que, si ya de por sí no debes meditar con la presión de conseguir un objetivo, ahora reduce las expectativas y agradécete a ti mismo todo lo que consigas, que nunca será poco.

El truco de las 10 respiraciones para conseguir meditar

Aún así, no debemos pensar que meditando de viaje no vamos a conseguir nada o mucho. Dan Harris propone una fórmula para que así nos sintamos. Se trata del truco de las 10 respiraciones, al que se apuntan otros expertos en el mundo de la meditación.

Este método consiste en hacer repeticiones de 10 respiraciones profundas y conscientes. Todas las que quepan dentro de un rango de tiempo de uno a tres minutos. Hacerlo durante este tiempo será suficiente para sentir el alivio del estrés.

Si viajas durante días, haz de tu habitación de hotel tu lugar clave para meditar

Lo importante cuando se medita de viaje, es adaptarse al medio. Ya ha quedado más que claro que debemos adaptarnos al medio como nunca lo habíamos hecho. Además de todos los medios de transporte que imaginemos esos días, si nos quedamos varias jornadas en un destino, debemos de familiarizarnos bien con la habitación de nuestro hotel o apartamento y encontrar un rincón como el que también tenemos en nuestra propia casa. Ese rincón puede ser cerca de una mesa de la habitación, a los pies de la cama o en el baño. Eso solo depende de ti.

Entrena el arte de la meditación

Meditar de viaje implica tener que hacerlo rápido y, a veces, en los lugares que parecen menos indicados para eso, como es el metro o un avión, llenos de gente y todo tipo de ruidos. Por eso, es muy importante practicar la meditación de manera habitual. Esto, como indica el experto nos hará engancharnos a la meditación, por lo que nos veremos motivados para hacerlo de viaje y después nos permitirá encontrar rápido la concentración y la conexión con nosotros mismos en cualquier parte.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataPequeños momentosRespiración 4x4AutovalíaQué comer con acné

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta