X

NUTRICIÓN

¿Malas digestiones? Descubre sus causas y cómo mejorarlas

Respirar, salivar, masticar. Así comienza el proceso de la digestión, pero cuando algo falla y no podemos procesar bien los alimentos, llega la inflamación y permeabilidad intestinal.

Por Mónica Heras

24 de noviembre de 2021 / 17:14

¿Dónde dirías que empieza el proceso de digestión? Si lo primero que te ha venido a la cabeza ha sido tu tripa hinchada, pensando en el estómago, lamentamos informarte de que estás equivocado. ¿La boca?, cerca. Según Gemma Bes, nutricionista holística, el mecanismo se activa mucho antes, cuando sales a hacer la compra y eliges con cuidado los productos que vas a cocinar, al prepararlos, dejándote seducir por los colores y los olores, y al sentarte en una mesa rodeado de aquellos que quieres.

Hace unas semanas tuvimos la fortuna de escuchar a Gemma Bes durante el Mercedes-EQ Welife Festival y nos dio todas las pistas para tener un sistema digestivo perfecto. Es licenciada en Nutrición y Dietética y postgraduada en Nutrición Deportiva y PNIE (Psiconeuroinmunoendocrinología), así como diplomada en Nutrición Ayurveda, cocina energética y Naturopatía.

Con esta trayectoria, no es de extrañar que sea nutricionista de Rafa Nadal Academy y que, junto a Estrella Alba, haya formado Nutreatude, un espacio para aprender a nutrirse de manera integrativa.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter para recibir todas las novedades para tu cuidado y bienestar.

Llámale descanso, no detox

El otoño es uno de los momentos perfectos para hacer un reset en el organismo. Seguro que has escuchado hablar de los típicos detox estacionales y de todos los beneficios que aportan, algo con lo que Gemma está de acuerdo. Sin embargo, ella prefiere hablar de descanso digestivo.

Durante los meses de frío el cuerpo nos pide bajar el ritmo, más tiempo de introspección, así que es la temporada idónea para observarnos. Detenernos y poner el foco en la respiración, ser más conscientes de los alimentos que nos sientan mal, de las cantidades con las que nos saciamos, etc. Solemos hacer trabajar en exceso a nuestro sistema, comiendo más de la cuenta, no descansando lo suficiente, por lo que Gemma nos invita a ir más despacio.

Gemma Bes hablando sobre la digestión
La nutricionista Gemma Bes, en Mercedes-EQ Welife Festival

Para mejorar la digestión, aprende a observar

Uno de los puntos que trató nuestra invitada fue sobre la medicina china y la manera que tiene de vincular los órganos del cuerpo a las estaciones. Durante el otoño, tanto el pulmón como el intestino grueso son los protagonistas y toca mimarlos más.

Lo cierto es que estamos tan desconectados de nosotros mismos, que tendemos a ignorar las señales que nos envía el organismo cuando algo no funciona bien, normalizando todos los síntomas que aparecen. En el caso del pulmón, hablamos de tristeza y un sistema inmune deprimido; mientras que un intestino resentido puede presentar estreñimiento, diarrea, gases o inflamación.

Buena digestión y consciencia plena

¿Conoces el mindful eating? Gemma hace una invitación a poner atención en lo que comemos, en cómo nos sienta y a darnos todo el tiempo del mundo para saborear y escuchar a nuestro cuerpo. Solo así podremos encontrar soluciones ante los posibles problemas.

Eso sí, entre sus básicos de bienestar está el ayuno, mínimo de 12 horas y mejor si alcanzamos las 16, aunque en cada persona será distinto.

“Para mi no hay números, hay personas y cada una es distinta. Hay que observar”. Gemma Bes

Digestión. Imagen vía @Unsplash

Así es el proceso de la digestión

El primer paso es la boca. Aquí la saliva es fundamental para procesar bien los alimentos, aunque es común observar problemas de salivación. Si este es tu caso, acostúmbrate a comer despacio y a masticar mucho. También funciona si te imaginas que estás a punto de comer un limón.

El siguiente lugar es el esófago y en este punto la respiración es importantísima. ¿Sabías que una respirar adecuadamente te ayudará a tener mejores digestiones? Las prisas y el estrés hacen que el flujo del aire no sea el adecuado y esto provoca inflamación.

Gemma nos explicó que cuando la comida llega al estomago se genera ácido clorhídrico, cuya función consiste en hacer mas pequeñas las partículas de los alimentos y ayudar a que se digieran mejor. Si esta acidez no es la adecuada, provoca inflamación y esta a su vez, permeabilidad intestinal. La consecuencia es que pasan al torrente sanguíneo partículas indeseadas, como toxinas, parasitos, etc., y se produce un déficit en la absorción de los nutrientes.

9 claves para reducir la inflamación intestinal

  1. Reduce el nivel de estrés.
  2. No comas constantemente. Se necesitan al menos 6 o 7 horas para hacer la digestión y es un proceso que requiere mucha energía. Se ha demostrado que las sociedades mas longevas del mundo son la que comen menos cantidad y pocas veces al día.
  3. Aprende a respirar.
  4. Prioriza tu descanso. Es imprescindible para que se repare el organismo.
  5. Haz ejercicio físico a diario.
  6. Evita los alimentos pro inflamatorios. Aquí entran los procesados, que van desde la sal refinada, el azúcar blanco o la leche desnatada; hasta los precocinados.
  7. Reduce el consumo de proteína animal, tanto por sostenibilidad, como por salud.
  8. Incluye alimentos antiinflamatorios: frutos rojos, uva, hojas verdes (rúcula canónigos, espinacas..)
  9. No te olvides de las grasas saludables, estas forman parte de tus membranas celulares y las protegen. Incluye en tu dieta aceite de oliva, omega 3, semillas chía, pescado azul pequeño, aguacate

Tener una mejor digestión no solo hará que te sientas mejor, menos hinchada o con más energía; también te va a ayudar a que absorbas de manera adecuada todos los nutrientes, dándole a tu cuerpo lo que necesita para un correcto funcionamiento.

Newsletter Welife

Temas

Mercedes-EQ Welife FestivalNutrición

Welife hoy

PROCESADOS BUENOSHÁBITOS PARA ADELGAZARSEXO Y MENOPAUSIADIETA ANTI ESTRÉS

Otros temas de Alimentación

Welife hoy

PROCESADOS BUENOSHÁBITOS PARA ADELGAZARSEXO Y MENOPAUSIADIETA ANTI ESTRÉS

Otros temas de Alimentación