Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
alternativas-saludables-cafe

El café no sienta bien a todo el que lo toma pero se puede sustituir./ Imagen: Freepik.

Alimentación

Nueve alternativas saludables al café perfectas para sustituirlo en el desayuno

El café es una bebida saludable pero a algunas personas puede provocarle nerviosismo e irritación estomacal.

Por Sara Flamenco

23 de mayo de 2023 / 12:55

No se puede negar que el café tiene mala fama pero la evidencia científica ha desterrado los mitos y hoy sabemos que se trata de una bebida muy saludable. Eso sí, su alto contenido en cafeína, unos 95 mg por ración, puede causar nerviosismo en algunas personas, además de irritación en el estómago que derive en malestar gastrointestinal.

Si eres de los que siempre acompaña su desayuno saludable con un café bien cargado pero últimamente notas que no te sienta del todo bien, este artículo es para ti. El portal de noticias de salud Healthline ha recopilado las alternativas más saludables al café para conseguir ese empujón de energía que necesitamos por la mañana pero evitando esos molestos efectos secundarios. Opciones tan deliciosas como efectivas que, aunque no están tan extendidas como el amargo elixir negro, pueden suponer un cambio cualitativo en tu vida.

1. Café de achicoria

cafe-achicoria
Café de achicoria./ Imagen: Freepik.

Si eres nieto de las postguerra es probable que hayas visto la achicoria en los armarios de tu abuela como una alternativa más económica al café. Pero no solamente cuesta menos, sino que además de tener un sabor muy similar, no contiene cafeína, por lo que te ahorrarías esos efectos indeseados sobre tu estado emocional.

El café de achicoria es una rica fuente de inulina, una fibra soluble que puede ayudar en la digestión, promoviendo el crecimiento de bacterias beneficiosas como las bifidobacterias y los lactobacilos. Además, estimula el hígado para producir más bilis, lo que ayuda en la digestión de las de grasas, según la base de datos PubMed, especializada en ciencias de la salud.

Cómo hacerlo: al igual que el café, puedes encontrar la raíz de achicoria molida y tostada, por lo que puedes prepararla también con una simple cafetera. Sólo necesitarás dos cucharadas por cada 180 ml de agua (o simplemente probar hasta dar con el sabor que más te guste).

2. Té matcha

te-matcha
Té matcha./ Imagen: Freepik.

El té matcha es muy similar al té verde pero, a diferencia de este, se consume toda la hoja, por lo que es una fuente mucho más concentrada de antioxidantes, siendo el galato de epigalocatequina (EGCG) el más presente, según la base de datos PubMed.

Muchos de los beneficios de este té tan de moda en todos los feeds de Instagram se atribuyen al galato de epigalocatequina, como la reducción del riesgo de hipertensión, la reducción de grasa corporal (y por tanto, del peso) y un menor riesgo de diabetes tipo 2.

Cómo hacerlo: vierte dos cucharaditas de té matcha en polvo en un recipiente de cerámica y añádele agua caliente, pero no hirviendo. Revuelve lentamente hasta que el polvo se disuelva con un batidor de té de bambú y se forme una espuma ligera. También puedes agregarle una taza de leche (de vaca o vegetal) para darle un toque cremoso.

3. Leche dorada

leche-dorada
Leche dorada./ Imagen: Unsplash.

La leche dorada es un sustituto rico y sin cafeína del café que contiene especias vigorizantes como jengibre, canela, cúrcuma y pimienta negra (aunque también puede contener cardamomo, vainilla y miel). Además de darle a esta bebida un hermoso color dorado, la cúrcuma puede tener poderosas propiedades antiinflamatorias debido a la potente curcumina química. Además, la pimienta negra aumenta la capacidad del cuerpo para absorber la curcumina, al igual que la grasa.

Cómo hacerla: en una cacerola, mezcla una taza de leche (o una alternativa no láctea) con media cucharadita de cúrcuma molida, un cuarto de cucharadita de canela, una pizca de jengibre molido y una pizca de pimienta negra. Calienta la mezcla a fuego bajo o medio y remueve con frecuencia. Cuando esté a la temperatura deseada, viértelo en una taza y tómatelo.

4. Agua de limón

agua-de-limon
Agua de limón./ Imagen: Freepik.

El agua de limón es una excelente manera de comenzar el día, ya que no tiene calorías ni cafeína y proporciona una gran dosis de vitamina C. Como antioxidante, la vitamina C mejora tu sistema inmunológico y protege la piel del daño solar. Además, es esencial para crear colágeno, una proteína que proporciona la estructura básica de la piel, los tendones y los ligamentos.

Cómo hacerla: agrega el zumo de medio limón a una taza de agua fría. También le puedes añadir otras frutas y hierbas para darle un sabor distinto a tu bebida, como pepino, menta, sandía o albahaca. Sólo un vaso de esta preparación proporciona el 10% de la dosis de vitamina C indicada para todo el día.

5. Yerba mate

yerba mate
Yerba mate./ Imagen: Freepik.

La yerba mate es un té de hierbas con cafeína natural hecho de las hojas secas del acebo sudamericano. Una taza contiene de 78 a 80 mg de cafeína, que es similar al contenido de cafeína de una taza de café. La yerba mate también está cargada de compuestos vegetales beneficiosos que actúan como antioxidantes, comparándola en este sentido al té verde. Además, contiene varios minerales y vitaminas, incluyendo riboflavina, tiamina, fósforo, hierro, calcio y vitaminas C y B6.

Cómo hacerlo: puedes consumirlo de muchas maneras, pero como más nos gusta es el método tradicional. Para ello necesitarás un mate (el recipiente con forma de vaso donde se bebe) y una bombilla (una pajita de metal con filtro a través de la cual se bebe). Sólo tienes que colocar la bombilla en el mate (que no debe moverse) y agregar varias cucharadas de yerba mate. A continuación, simplemente hecha poco a poco agua muy caliente (que no llegue a hervir, pero comience a hacer burbujitas en el fondo) hasta el borde y tomate el líquido a través de la bombilla. Rellénalo tantas veces quieras hasta que la yerba pierda el sabor.

6. Té chai

te-chai
Té chai./ Imagen: Freepik.

El té chai es un tipo de té negro mezclado con hierbas y especias fuertes. Aunque contiene menos cafeína que el café, los estudios afirman que el té negro puede ayudarte a despertar cada mañana, además de tener poderosas propiedades antioxidantes. Además, algunos estudios han relacionado el consumo de té negro con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, según la base de datos PubMed, especializada en ciencias de la salud.

Cómo hacerlo: tritura cuatro semillas de cardamomo, cuatro clavos y dos granos de pimienta negra. En una cacerola, mezcla dos tazas de agua, una rebanada de jengibre fresco de unos tres centímetros, una rama de canela y las especias trituradas. Lleva la mezcla a ebullición, luego retira del fuego. Agrega dos bolsas de té negro y deja reposar la mezcla durante diez minutos. Cuela el té en dos tazas y ya estaría listo.

7. Té rooibos

té rooibos
Té rooibos./ Imagen: Freepik.

El té rooibos es una bebida sin cafeína que, aunque es baja en taninos, puede ayudarte en la asimilación del hierro. Eso sí, aunque tenga un bajo contenido de taninos, el rooibos proporciona una cantidad sustancial de otros antioxidantes y puede ayudarte a evitar las enfermedades coronarias.

Cómo hacerlo: pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue al punto de ebullición, apaga el fuego. Agrega a un filtro de té una cucharadita de té rooibos y déjalo reposar 10 minutos. Puedes agregarle limón o miel si te gusta más el sabor, pero por sí solo, el té rooibos tiene un sabor afrutado muy agradable.

8. Vinagre de sidra de manzana

vinagre-manzana
Vinagre de manzana./ Imagen: Freepik.

El vinagre de sidra de manzana se elabora fermentando manzanas trituradas con levadura y bacterias. Este proceso produce un compuesto llamado ácido acético, que puede tener efectos beneficiosos sobre la sensibilidad a la insulina y los niveles de azúcar en la sangre. Esta bebida también tiene un efecto saciante, por lo que puede ayudarte a evitar ese hambre emocional que te obliga a picar entre horas.

Cómo hacerlo: mezcla una o dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana con una taza de agua fría y añádele, si quieres, una cucharada de miel o tu edulcorante preferido. Eso sí, nunca bebas el vinagre sin diluirlo primero, ya que el ácido acético puede quemarte la boca y la garganta además de desgastar el esmalte dental.

9. Kombucha

kombucha
Kombucha./ Imagen: Freepik.

La kombucha se hace fermentando té negro con bacterias, levadura y azúcar, lo que crea una colonia simbiótica de bacterias y levaduras, comúnmente conocida como scoby. Después de la fermentación, la kombucha contiene probióticos, ácido acético y antioxidantes, lo que puede mejorar el sistema inmunológico y reducir los niveles de colesterol y los de glucosa en sangre.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta