Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

En primavera se recomienda reforzar la ingesta de vitamina C con suplementación./ Foto: Pexels.

ALIMENTACIÓN

Vitamina C, un gran aliado para fortalecer el sistema inmune también en primavera

Se calcula que cuatro de cada 10 adultos tenemos déficit de este micronutriente, fundamental en esta época del año cuando abundan las alergias, resfriados y las patologías cutáneas

Por Cristina Martín Frutos

29 de abril de 2024 / 17:54

Más allá del refranero popular, la mayoría de nosotros sabemos, por experiencia que la primavera -ya sea la sangre o nuestro organismo- nos altera. «Esta época trae consigo diminutas partículas de polen que generan síntomas en, aproximadamente, una sexta parte de la población española», confirma el doctor Vicente Mera, responsable de Medicina Interna y Antienvejecimiento en SHA Wellness Clinic. En esa sintomatología encontramos conjuntivitis, rinitis, asma, sinusitis…  El doctor Mera, que también es socio de Kobho Labs, señala que la primavera, con el aumento de las temperaturas y de la humedad, es también la estación de los resfriados y de las afecciones de origen bacteriano. Un paisaje poco alentador en el que la vitamina C tiene mucho que decir.

«Forma parte de los nutrientes esenciales que debemos asimilar con una dieta saludable ya que ayuda al mantenimiento de las defensas, clave a la hora de luchar contra las infecciones y esas otras patologías», apunta el doctor Mera. El problema es que, como atestigua la Fundación Española de Nutrición, en su estudio ANIBES, cuatro de cada diez adultos tienen déficit de esta vitamina. Aunque se puede obtener a través de la comida, se trata de un compuesto sensible al calor, que se suele perder durante el cocinado y los cambios de temperatura. Por eso, y al no ser capaces de producirla, su aporte externo resulta más que interesante.

Resfriados más cortos y otras propiedades

Uno de los principales beneficios de la vitamina C es, precisamente, ese refuerzo del sistema inmune. En concreto, detalla Vicente Mera, «se le ha reconocido  un poder ante infecciones agudas y resfriados comunes». «Entre otras cosas, añade, «estimula las funciones de los leucocitos -o defensas- y regula la respuesta inmunitaria a través de sus propiedades antivirales y antioxidantes».

TE PUEDE INTERESAR

De hecho, el experto subraya que, desde finales del siglo XX, existe evidencia científica de que las megadosis de vitamina C (por vía intravenosa) «acortan hasta un 85% la duración de los síntomas del resfriado común». Y , además, alivian la intensidad de los mismos, especialmente en personas que practican ejercicio intenso o que viven en entornos superpoblados. No podemos olvidar, como destaca el doctor, que «este micronutriente es un donador de electrones, lo que contribuye a la prevención del daño oxidativo».

Es decir, nos encontramos, ante un gran antioxidante, fundamental para prevenir enfermedades como la diabetes de tipo 2 o la ateroesclerosis (endurecimiento y engrosamiento de arterias de mediano y gran calibre). Asimismo, es esencial para la síntesis de colágeno.

Por último, como apunta Mera, «el cuerpo necesita de esta vitamina para muchas otras funciones fisiológicas normales». Entre ellas, la síntesis y metabolismo de tirosina, ácido fólico o la absorción de hierro en el intestino. En resumen, tiene efectos antifatiga, antienvejecimiento, mejora el descanso, reduce el riesgo de anemia, protege la piel…

Vitamina C, sí, pero liposomada

Al hablar de vitamina C es fácil pensar en los cítricos. Pero la lista de alimentos ricos en esta sustancia es larga. Tenemos naranjas, fresas, kiwis, tomates, pimiento rojo, espinacas, cerezas, arándanos…»Aunque la guayaba es, probablemente la fruta que contiene mayor cantidad: 250 mg por cada 100 g de peso», afirma el doctor Mera.

Pero para que los micronutrientes -vitaminas, minerales, polifenoles, etc.- tengan efecto beneficioso es necesario que se absorban en cantidades adecuadas a nivel del tubo digestivo. «Así, por la sangre llegarán la interior de las células y de los órganos donde actúan», detalla el doctor Álvaro Campillo, cirujano general y digestivo en el Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer (Murcia) y socio de Kobho Labs.

Vitamina C liposomada de Kobho Labs.

¿Cuál es el problema? Que ni siempre ingerimos las cantidades recomendadas ni siempre lo hacemos de forma estable. Por ejemplo, la vitamina C, al calentarla puede perder hasta el 50% de su dotación. Esto hace que su suplementación sea útil para todas las personas. Eso sí, el doctor Campillo insiste en que sea «en forma liposomada, que es la que garantiza que la vitamina C no esté oxidada. Además, al protegerla en el tubo digestivo de las secreciones, se absorbe en la máxima proporción».

Por otro lado, la encapsulación en liposomas  suaviza la posible irritación intestinal por la absorción de ácido ascórbico. Además, resulta bastante interesante encontrar en la fórmula otros activos que actúen en sinergia. «Principalmente con los llamados inmunonutrientes, como el zinc, la vitamina D, o el reishi«, señala el doctor. En este sentido, Kobho Labs ha desarrollado un suplemento con vitamina C liposomada que contiene reishi, «con potentes efectos antioxantes, de mejora de la microbiota y la inflamación de bajo grado», añade Álvaro Campillo.

OTROS TEMAS WELIFE

Resultados casi inmediatos

La mayor parte de los suplementos alimenticios requieren de un tiempo mínimo para actuar, generalmente entre tres y seis meses. Sin embargo, cuando hablamos de vitamina C, una de sus ventajas es que actúa de manera bastante rápida.

“En las primeras dos o tres semanas ya se empiezan a observar sus beneficios a nivel inmunitario, antioxidante y antifatiga. Para sus efectos antiaging deberíamos incluirla en un plan antienvejecimiento completo a medio plazo, lo que significa seguir un buen estilo de vida y alimentación, descansar y controlar el estrés, hacer ejercicio y tomar una suplementación variada y adecuada”, resume el doctor Campillo.

Con respecto a la necesidad de descansos o tiempo máximo de tomarla, los especialistas insisten en que se puede hacer de forma indefinida o a largo plazo, ya que no existe riesgo de toxicidad. Sin embargo, y aunque no es necesario, no está de más  consultar con un profesional. Recordemos que la eficacia de la suplementación cuando es automedicación o prescrita puede variar hasta un 70%.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta