Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la agamia, el nuevo tipo de relación amorosa sin ataduras que arrasa en España

X
aswagandha

La ashwagandha se toma en suplementos y nos ayuda con las consecuencias de la ansiedad./ Imagen: Pexels.

CUERPO

Ashwagandha, el suplemento natural que combate el estrés y acaba con el insomnio

Ha viajado desde la India y el sudeste asiático para hacerse con un hueco en nuestra cartera de suplementos medicinales. Te contamos cómo tienes que tomarla y cuándo debes evitarla.

Por María Corisco

8 de noviembre de 2023 / 15:01

Su nombre nos remite a parajes lejanos y a herbarios recónditos y, ciertamente, nos tenemos que ir hasta la India para encontrar el origen de la ashwagandha (Withania somnífera). Conocido también como ginseng indio o cereza de invierno, las raíces y hojas de este pequeño arbusto de flores amarillas se han utilizado desde hace miles de años en la medicina tradicional ayurvédica como remedio para aliviar el estrés, aumentar los niveles de energía y mejorar la concentración. Desde hace unos años, su popularidad crecido en Occidente, y cada vez es más frecuente encontrarnos con suplementos que la contienen.

Esta popularidad ha propiciado un gran número de investigaciones encaminadas a ver el alcance de sus propiedades, y la gran mayoría coinciden en señalar que se trata de una planta adaptógena, es decir, que puede ayudar al cuerpo a adaptarse y manejar el estrés de manera más efectiva. Pero van más lejos: este estudio, por ejemplo, concluye que “la raíz del fármaco ayurvédico W. somnifera (Aswagandha) parece una medicina tradicional prometedora, segura y eficaz para el tratamiento de la esquizofrenia, el estrés crónico, el insomnio, la ansiedad, la mejora de la memoria y la función cognitiva, el trastorno obsesivo-compulsivo, la artritis reumatoide, la diabetes tipo 2 y la infertilidad masculina”.

También destaca su “actividad promotora de la fertilidad en mujeres, del crecimiento en niños y como adyuvante para la reducción de la fatiga y la mejora de la calidad de vida entre pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia”.

TE PUEDE INTERESAR

Otra revisión de estudios reconoce que “la ashwagandha posee propiedades antiinflamatorias, antitumorales, antiestrés, antioxidantes, inmunomoduladoras, hematopoyéticas y rejuvenecedoras. También parece ejercer una influencia positiva sobre los sistemas endocrino, cardiopulmonar y nervioso central”.

Contra el estrés y la ansiedad

Su papel en la reducción de los niveles de cortisol en el cuerpo es uno de los aspectos más estudiados. Hay que matizar que no se trata tanto de que la ashwagandha prevenga la ansiedad o el estrés, sino que su función sería aliviar los efectos secundarios derivados de un estado de ansiedad o estrés crónico.

En este sentido, otra revisión de ensayos clínicos concluyó que, en lo que se refiere a estrés y ansiedad, “la mayoría de los estudios concluyeron, con una mejora significativa, en los síntomas del grupo que tomaba W. Somnifera en comparación con una variedad de controles, incluidos placebo y psicoterapia”. No obstante, también advierte que, si bien la ashwagandha “parece aliviar estas afecciones prevalentes en estos ensayos controlados limitados, es esencial realizar investigaciones adicionales en muestras más grandes y en contextos más clínicos para validar sus capacidades terapéuticas para un uso generalizado”.

De todas las revisiones, parece llegarse a la conclusión de que, efectivamente, la ashwagandha tiene propiedades beneficiosas para la salud. Pero, como señalan los autores, “los mecanismos de acción de estas propiedades no se comprenden completamente”. No sólo eso: es común que todos apunten a la necesidad de llevar a cabo ensayos clínicos que puedan ayudar a identificar las dosis adecuadas y la forma de utilización de esta planta.

Cómo tomar la ashwagandha

Podemos encontrar en la farmacia todo tipo de suplementos con ashwagandha pero, ¿cómo elegir cuál debemos tomar? La indicación sería consultar con el farmacéutico. Así, Fernando Hidalgo, vocal de Plantas Medicinales del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Granada, apunta que “la ashwagandha cuenta con propiedades farmacológicas como adaptógeno y antiinflamatorio que vienen derivadas de su composición”. Y añade que “entre sus usos más comunes está su empleo para las afecciones relacionadas con el estrés y el insomnio”.

En cuanto a su forma de utilización, señala que «hay que tener en cuenta que las dosis varían y son diferentes en función de la forma de ingerirla». Así, podemos distinguir:

  • Si es en polvo de planta seca: la toma es de uno o dos gramos, dos o tres veces al día.
  • Si es en extracto seco, dependerá de la concentración, por lo que debes consultar siempre al farmacéutico experto en plantas medicinales.
OTROS TEMAS WELIFE

Asimismo, advierte que “no debemos utilizar ashwagandha junto con ansiolíticos como las benzodiacepinas, salvo hacerlo bajo control por el profesional sanitario facultativo”.

Posibles efectos adversos

Los estudios apuntan a que los componentes de la ashwagandha tienen poca o ninguna toxicidad asociada cuando se toma en las dosis recomendadas. No obstante, como sucede con cualquier suplemento o hierba, puede haber efectos adversos en algunas personas, especialmente cuando se consume en exceso o en combinación con ciertos medicamentos.

  • Malestar gastrointestinal. Algunas personas pueden experimentar malestar estomacal, diarrea o náuseas al tomar ashwagandha, especialmente en dosis elevadas. Comenzar con dosis más bajas y aumentar gradualmente puede ayudar a reducir este riesgo.
  • Sensación de somnolencia. La ashwagandha se ha asociado con efectos sedantes y somnolencia en algunas personas. Si te sientes excesivamente somnoliento al tomarla, es importante evitar actividades que requieran concentración, como conducir.
  • Interacciones medicamentosas. La ashwagandha puede interactuar con ciertos medicamentos, como los sedantes, los antidepresivos y los que afectan al sistema inmunológico. Si estás tomando algún medicamento, es importante consultar a un profesional de la salud antes de comenzar a usar ashwagandha.
  • Alergias. Al igual que con cualquier suplemento, existe el riesgo de alergia a la ashwagandha. Si experimentas síntomas de alergia, como erupciones cutáneas, picazón o dificultad para respirar, debes suspender su uso y buscar atención médica.
  • Embarazo y lactancia. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben evitar el uso de ashwagandha, ya que no se cuenta con suficiente evidencia para asegurar su seguridad en estas circunstancias.
  • Trastornos autoinmunitarios. En algunas personas con trastornos autoinmunitarios, la ashwagandha podría estimular el sistema inmunológico y empeorar los síntomas. De nuevo, es importante hablar con un profesional de la salud antes de usarla si tienes un trastorno autoinmune.
  • Efectos hormonales. Algunos estudios sugieren que la ashwagandha puede tener efectos sobre las hormonas, lo que podría ser problemático en personas con trastornos hormonales preexistentes.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Chandra BhedanaAmor románticoDormir desnudoGrasa marrónConvertir defectos en virtudes

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta