Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

La falta de sueño disminuye la producción de colágeno. / Imagen: Escena de 'No confíes en nadie'

Belleza

Dormir mal envejece: así pasa factura la falta de descanso a tu piel

Según Ana Santamarina, experta en dermocosmética y formulación, la falta de sueño acelera el envejecimiento prematuro de la piel.

Por Sara Flamenco

16 de febrero de 2024 / 12:30

La falta de sueño tiene consecuencias nefastas para el organismo. Además de lo que ya conocemos, como mal humor o el aumento del estrés y la ansiedad, la falta de sueño también influye en la capacidad de procesar la glucosa, lo que provoca un aumento de los niveles de azúcar en sangre, algo que favorece la aparición de diabetes y el aumento de peso. Pero un estudio reciente realizado por la Escuela del Sueño de la firma británica Bensons for Bed ha desvelado que privarnos de las 7-8 horas diarias de sueño también influye en el estado de la piel.

Según los resultados de este test, tras dormir sólo seis horas durante cinco días, las líneas de expresión y las arrugas se incrementan en un 45%, el número de manchas aumenta en un 13% y las rojeces se pronuncian hasta un 8%.

Ana Santamarina, experta en dermocosmética y formulación, nos ha explicado cómo la falta de sueño puede conducir a un envejecimiento prematuro de la piel. Ella lo resume en cuatro consecuencias principales que precipitan la aparición de arrugas y la disminución de la firmeza: interrupción del proceso de regeneración celular, disminución en la producción de colágeno, aumento de los niveles de estrés oxidativo y debilitación de la función barrera de la piel.

TE PUEDE INTERESAR

1. Interrupción del proceso de regeneración celular

«Durante el sueño, el cuerpo lleva a cabo procesos de reparación y regeneración celular, incluida la producción de colágeno. Durante las etapas de sueño profundo, es cuando se produce una mayor liberación de hormonas del crecimiento, que estimulan la síntesis de colágeno y la renovación celular«, explica Santamarina.

Según el Instituto del Sueño, al dormir bajan los niveles de cortisol, los músculos dejan de estar tensos, se eleva la acción de la hormona del sueño y el metabolismo comienza a hacer su labor.

Durante la noche, la piel elimina todas las toxinas que se acumulan en los poros durante el día, se produce la regeneración celular y se renuevan las fibras de colágeno y elastina. Entre la media noche y las 4 de la mañana el flujo sanguíneo aumenta, lo cual beneficia los cambios celulares y la misma regeneración de la piel.

Para terminar, los expertos de esta entidad también afirman que dormir bien estimula la liberación de la melatonina, que además tiene altas propiedades antioxidantes y por ende antienvejecimiento.

2. Disminución en la producción de colágeno y su calidad

«La falta de sueño puede tener un impacto significativo en la pérdida de colágeno y en la salud de la piel«, advierte la experta en dermocosmética.

«El colágeno es una proteína estructural clave que se encuentra en la piel y es responsable de su firmeza, elasticidad y apariencia juvenil. Cuando no se duerme lo suficiente, se produce un desequilibrio en la producción de hormonas y se interrumpe este proceso de regeneración celular. Esto puede llevar a una disminución en la producción de colágeno y a una disminución en la calidad y cantidad de este colágeno presente en la piel».

Según los expertos de la clínica Quirón, la falta de descanso hace que la producción de colágeno disminuya, por lo que es más probable que aparezcan arrugas de expresión alrededor de los ojos y en el rostro. Por ello, un buen descanso permitirá un aumento de producción de colágeno evitando la aparición de arrugas de manera prematura.

Por otro lado, estos expertos también aseguran que dormir poco aumenta la hormona cortisol, que también incide en la disminución de producción de colágeno.

3. El estrés oxidativo hace su aparición

«La falta de sueño puede aumentar los niveles de estrés oxidativo en el cuerpo. El estrés oxidativo es un desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad del cuerpo para neutralizarlos. Los radicales libres son moléculas inestables que pueden dañar las células, incluidas las de la piel. De modo que este estrés oxidativo puede provocar la degradación del colágeno y acelerar el envejecimiento de la piel», explica Ana Santamarina.

Según un informe de la Universidad de Oviedo, existen evidencias de que la melatonina que segregamos durante el sueño tiene la capacidad de neutralizar los radicales libres y prevenir el daño oxidativo. La producción de radicales libres es algo natural en el organismo debido a la utilización de oxígeno para convertirlo en energía y si alteramos los ritmos circadianos del cuerpo, la capacidad para combatirlos disminuye.

4. Barrera protectora debilitada

Señala Santamarina que la falta de sueño «también puede afectar negativamente en la función de barrera de la piel. Durante el sueño, la piel se repara y fortalece su barrera protectora, lo que ayuda a retener la hidratación y protegerla de los factores ambientales dañinos. Sin un sueño adecuado, la barrera cutánea puede debilitarse, lo que puede llevar a una mayor pérdida de agua y a una piel deshidratada y propensa a la sequedad y las arrugas«.

OTROS TEMAS WELIFE

La piel es una barrera importante contra los factores externos estresantes como las toxinas ambientales y el daño al ADN provocado por el sol.

Según un estudio realizado por médicos científicos de University Hospitals (UH) Case Medical Center, las personas con deficiencia de sueño muestran más signos de envejecimiento de la piel. También un restablecimiento más lento tras diversos factores ambientales estresantes, como la solución de continuidad de la barrera de la piel o la radiación ultravioleta.

«Nuestro estudio es el primero en demostrar de manera definitiva que el sueño inadecuado se correlaciona con una reducción de la salud de la piel y acelera el envejecimiento de la piel. Las mujeres con privación del sueño muestran signos de envejecimiento prematuro de la piel y una disminución de la capacidad de su piel para restablecerse después de la exposición a la luz solar» afirma la Dra. Baron, Directora del Centro de Estudio de la Piel en el UH Case Medical Center y Profesora Asociada de Dermatología en la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta