Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la teoría de la cebolla y por qué es importante en las relaciones

X
peligros-callo-solar

Los riesgos del callo solar. FOTO: Wildfox Couture

CUERPO

Los peligros de la teoría del callo solar que se ha hecho viral en TikTok: «Es lo peor que puedes hacer por tu piel»

Exponerte al sol sin protección para conseguir que la piel haga un "callo" y así ya no se queme es un gravísimo error. El doctor José Aguilera, experto en fotobiología, te explica por qué.

Por María Corisco

12 de junio de 2024 / 07:39

¿Te imaginas que todo lo que has oído sobre la protección solar fuera mentira? ¿Que, en realidad, lo mejor para no quemarte fuera exponerte más y más al sol hasta que tu piel se acostumbrara? Pues eso es lo que proponen en TikTok e Instagram los defensores de la teoría del “callo solar”, que confían en convencer a sus seguidores de que se olviden de los protectores y “enseñen” a su piel a curtirse.

El doctor José Aguilera,  coordinador del Grupo Español de Fotobiología (GEF), adscrito a la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), analiza los argumentos de estos “lumbreras” -como define a los que lanzan este mensaje- y explica que “la teoría del callo solar habla de preparar al cuerpo para la radiación desde la perspectiva de que nos están metiendo en la cabeza que tenemos que usar sí o sí fotoprotectores. En cierto sentido, llevan razón en que nos han hecho que identifiquemos fotoprotección con crema solar, cuando, en realidad, la mejor fotoprotección es la sombra, y después la gorra y la ropa”.

No obstante, explica el experto, “han equivocado los conceptos. Si hablamos de un buen uso del sol, tenemos que pensar en esos paseos en las primeras horas de la mañana, cuando ese calorcito incrementa la temperatura corporal, oxigena la piel, activa el riego sanguíneo, nos ayuda a liberar serotonina, dopamina… Son todo beneficios”.

TE PUEDE INTERESAR

A partir de ahí, señala, hay personas que toman ese mensaje y lo tergiversan: “Dicen que, si es bueno que te dé el sol media hora por la mañana, será todavía mejor si te expones durante más tiempo, porque así se activan los mecanismos de defensa de la piel y puedes aguantar más al sol sin quemarte. Y eso es tan poco acertado como pensar que, si un paseo de media hora es bueno para el organismo, correr una maratón será mucho mejor”.

Curtir la piel

En el fondo del mensaje subyace el recuerdo de las pieles curtidas de quienes trabajan al sol, pieles que, aparentemente, ya no se queman. “La gente del campo realmente tenía ese “callo solar”, y era efecto del fotoenvejecimiento. Estaban todos los días al aire libre y, aunque usaran sobreros de ala ancha y se cubrieran con la ropa, al final la cara y el cuello terminaban curtiéndose. Los que promueven esta teoría están pretendiendo que nos comportemos como aquellos agricultores de antes, que no tenían educación ni medios para una buena fotoprotección”.

Dando un paso más, el doctor Aguilera recuerda que “el hecho de estar curtido y de que supuestamente no te quemes, no significa que no haya riesgos”. De hecho, explica que precisamente por eso es por lo que “la incidencia del cáncer de piel no deja de aumentar: porque están saliendo ahora los excesos del pasado, de las generaciones anteriores que no se protegieron del sol”.

La piel guarda memoria

Trae así a colación una expresión, “la piel guarda memoria del sol que tomó”, con la que se refiere a la capacidad acumulativa de la piel para recordar la exposición a la radiación ultravioleta (UV) del sol a lo largo del tiempo, un concepto que es particularmente relevante en la discusión sobre el cáncer de piel. Una piel curtida es, por tanto, candidata a tener problemas:

  • Daño acumulativo del ADN: Cada vez que la piel se expone a la radiación UV, se producen daños en el ADN de las células cutáneas. Aunque el cuerpo tiene mecanismos de reparación del ADN, la exposición repetida y prolongada puede sobrepasar estos mecanismos, dando lugar a mutaciones que pueden acumularse con el tiempo. Este daño acumulativo puede predisponer a la formación de cáncer de piel, incluyendo melanoma, carcinoma de células basales y carcinoma de células escamosas.
  • Envejecimiento de la piel: La exposición crónica a la radiación UV acelera el proceso de envejecimiento de la piel, conocido como fotoenvejecimiento. Esto incluye la aparición de arrugas, manchas solares y una mayor fragilidad de la piel, que también pueden ser indicadores de daño acumulativo.
OTROS TEMAS WELIFE

Cómo usar el fotoprotector

A lo que se debería llamar callo solar, señala el doctor Aguilera, es “a la preparación diaria de la piel con un uso racional del sol. Necesitamos el sol de las horas en las que la radiación no daña; necesitamos también la sombra, los tejidos, la gorra, las gafas de sol y, para las zonas que quedan descubiertas, la protección tópica. Y con ella vas a seguir pigmentándote, vas a seguir estando morenito”.

A la hora de usar el fotoprotector, con este uso racional del sol no sería preciso estar cada hora volviéndotelo a aplicar: “En condiciones normales, ponerte por la mañana la crema puede ser suficiente. El problema es que, en cuanto llega el calor, lo queremos todo de golpe, y en cinco horas pretendemos coger el sol de todo el año. Y ahí nos quemamos”. Por eso, concluye, el mejor consejo es “llevar una vida más tranquila, disfrutar de los efectos beneficiosos del sol y apostar por una exposición solar inteligente”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta