Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
tendencia-barefoot-reina.letizia

La tendencia de calzado cómodo favorita de Letizia. FOTO: Getty Images / Luca López

LIFESTYLE ECO

Calzado barefoot: así es la tendencia de pies cómodos que la reina Letizia ha hecho viral

Minimalistas, respetuosas con la anatomía del pie y sostenibles. Así son las zapatillas que prefiere la reina. No es la única. Descubre la tendencia de calzado cómodo que arrasa.

Por Cristina Martín Frutos

6 de junio de 2024 / 14:23

Cuando un podólogo te dice que el mejor zapato para que un niño aprenda a andar es… ¡ninguno! es que algo está pasando. Neus Moya, especializada en podología infantil, lleva varios años divulgando desde las redes sociales la importancia de respetar la anatomía del pie. La de los pequeños, pero también la de los adultos. Hoy cuenta con más de 567.000 seguidores que saben lo que es el drop, la puntera anatómica, la flexibilidad en la zona de los metatarsianos y otros aspectos del, hasta ahora, desconocido mundo del calzado barefoot. Tal vez entre esos cientos de miles de followers se encuentre la mismísima Letizia.

La reina se bajó hace unas semanas de sus tacones por culpa de una fractura de falange accidental que se hizo en el pie derecho. En lugar de frenar su agenda oficial, Doña Letizia prefirió buscar el calzado más adecuado para continuar con todos sus compromisos. Y lo ha encontrado en unas zapatillas totalmente minimalistas.

No optó por unas deportivas cualquiera. O unas sencillas bailarinas. En sus últimas apariciones públicas, Letizia, aquejada de un neuroma de Morton además de la fractura, combinó trajes y looks formales con un modelo respetuoso de la marca británica Vivobarefoot. A raíz de sus imágenes, el interés por el calzado barefoot ha crecido como la espuma. «Solo veo cosas positivas en el hecho de que alguien como ella salga en los medios con este tipo de zapatos», afirma la podóloga Neus Moya. Sin embargo, la experta defiende que no tiene que verse como una moda. Ni como algo que copiar a la ligera. «Es importante tener claro en qué consiste este calzado e incluso empezar a llevarlo poco a poco», apunta Neus Moya.

Minimalista y respetuoso

Para empezar, hay que definir el concepto barefoot. Este término significa en inglés literalmente «estar descalzo». Existen numerosas evidencias de que dejar los pies desnudos solo tiene beneficios. De hecho, movimientos como el grounding, del que se habló en DKV WeLife Tour Valencia, lo defienden. Pero en el contexto del calzado, este concepto «va más allá de solo quitarse los zapatos», aclara Tatiana González, CEO de Beflamboyant. Esta marca española, que hace calzado vegano con piel de piña, cuenta con su propia línea barefoot. «El objetivo es dejar los pies libres para que se muevan como quieran», añade.

TE PUEDE INTERESAR

A este tipo de calzado también se le conoce como minimalista y respetuoso. «Prácticamente significan lo mismo. La esencia es mantener la funcionalidad del pie y buscar el efecto de ir descalzo«, explica Moya. Aunque sostiene que, generalmente, los que llevan la etiqueta de respetuoso no tienen por qué llegar al máximo grado de minimalismo.

¿Cómo identificarlo?

Para saber si uno se encuentra ante un modelo barefoot es importante conocer sus principales características. Neus Moya las enumera:

  • Puntera. Ha de ser anatómica, es decir, tener forma de pie. Son anchas y bastante cuadradas. Nada de calzados en punta, hormas estrechas… El objetivo es que los dedos quepan perfectamente en ese espacio e, incluso, se puedan mover.
  • Drop cero. La suela debe ser exactamente igual por delante que por detrás. Ni cuñas, ni alzas, ni tacones. La planta debe ir pegada al suelo.
  • Suela muy finas. Pueden oscilar entre los cuatro y los 12 milímetros, pero, en cualquier caso, son muy finas. Otra cosa es que el modelo, en su parte exterior, lleve un embellecedor externo para simular que la suela es más ancha y darle así un aire urbano más apetecible. Además, es interesante que la plantilla (o palmilla) sea extraíble. Este punto suele ser más destacable en el calzado infantil para comprobar si ya toca cambiar de número.
  • Flexibilidad. Otra característica primordial es que el zapato sea flexible, de modo que acompañe el movimiento natural del pie. Un buen indicativo sería que se doble por la zona de los metatarsianos. En este punto también se puede añadir que el calzado no lleve contrafuerte, es decir, que la zona del talón también sea blandita.
  • Sostenibilidad. Este aspecto es un extra. Ya que no todos los zapatos respetuosos son sostenibles. Pero la mayoría de marcas que se dedican a este tipo de calzado apuestan por materiales como tejidos reciclados, algodón orgánico, están libres de tóxicos etc

Beneficios del calzado barefoot

Como defiende Neus Moya, los zapatos respetuosos no son una moda. Pueden formar parte de un estilo de vida saludable y sostenible; ser una opción llena de beneficios… Pero hablamos de salud, no de tendencias pasajeras. «Usar este tipo de calzado puede fortalecer los músculos del pie, pero también los de las piernas e incluso los del core», apunta Tatiana González. La CEO de Beflamboyant también destaca que los modelos barefoot ayudan a «mejorar la postura, el equilibrio y la propiocepción, y permiten una mayor conexión con la naturaleza y el entorno».

Todas estas razones llevan a que una vez que se prueba sea un camino sin vuelta atrás. Entonces, ¿no volveremos a ver a la reina Letizia con sus stilettos? Probablemente, sí. Pero la podóloga lo ilustra así. «Es como si siempre has ido con unos tejanos ajustadísimos y un corsé y, de repente, usas sudadera y pantalones anchos o de chándal… Con el pie, pasa lo mismo. Cuando lo liberas, y lo llegas a disfrutar, cuesta mucho volver a encorsetarlo«. Eso no quita para que en ocasiones puntuales se pueda llevar un tacón o un calzado más de tendencia.

La importancia de una buena transición

Otro de los elementos que delata el movimiento barefoot no es pasajero es que para apuntarse a él conviene hacerlo progresivamente. Aunque hay quien lo hace de golpe sin problemas, se aconseja una transición. «Durante décadas hemos llevado el pie en un zapato que no ha permitido su movimiento libre, por tanto existe una atrofia de la musculatura intrínseca podal. Además, siempre hemos llevado drop, lo que causa retracción de la musculatura posterior», señala Neus Moya. La podóloga subraya que si renovamos de repente nuestro zapatero «podemos provocar tendinitis, por ejemplo en el tendón de Aquiles, o una fascitis plantar, especialmente por la bajada de altura». Además, los pies se pueden resentir y doler.

Para hacer esa adaptación es importante visitar antes a un especialista que valore si se es candidato al calzado minimalista. «A veces, se puede recomendar una plantilla que adapte la altura y que el experto irá bajando progresivamente», explica Moya. Además, destaca que la valoración es innegociable si se va a usar el calzado para deportes, sobre todo, de impacto.

Entre las contraindicaciones, no son muchas, pero se debe tener precaución si existen juanetes marcados; artritis reumatoides severas o diabetes mal controlada. En cualquier caso, como apunta Tatiana González, si hay un momento idóneo para probar el calzado barefoot, ese es el verano. «Primero porque invita a ir más tiempo descalzo y en contacto con la naturaleza. Además, el pie se irá acostumbrando sin pasar frío y lo podrás probar en diferentes terrenos», concluye.

OTROS TEMAS WELIFE

Una última duda frecuente al hablar de zapatos minimalistas es si están reñidos con la estética. Basta con pasarse por la cuenta de Instagram de Neus Moya -evidentemente, ella misma es usuaria de este calzado- para comprobar que no es así. «Los diseños han cambiado y las marcas, tanto las especializadas como las generalistas, se están poniendo las pilas y hay modelos muy atractivos», confirma la experta. La siguiente selección lo demuestra.

Vivobarefoot

Geo Court III, de Vivobarefoot (175 euros).

Las zapatillas elegidas por la reina Letizia son el perfecto ejemplo de que lo barefoot también puede ser estiloso y ponible. Blancas, sencillas e inspiradas en el mundo del tenis, el modelo Geo Court III, de Vivobarefoot está prácticamente agotado (ahora mismo, queda en talla 35 y 43). Fundada en 2012 por dos zapateros de séptima generación, la marca británica destaca por su espíritu sostenible que defiende la conexión del ser humano y el planeta a través de sus pies. Cuenta con certificado BCorp, organiza diversos eventos deportivos y relacionados con el medio ambiente y dispone de una plataforma de «recommerce» para reparación y reciclaje de sus zapatos.

Saguaro

Zapatillas Luck I, de Saguaro (70,99 euros)

Aunque no se conoce mucho de la historia de esta marca, cuyo nombre es el de uno de los cactus más resistentes, sus zapatillas se encuentran entre las más conocidas por los usuarios de barefoot. Además de una buena relación calidad-precio, están concebidas para realizar deportes al aire libre, como el senderismo, el running o, incluso, el surf. Recientemente se han apuntado al estilo urbano con modelos sencillos y versátiles.

Beflamboyant

Sneakers veganas Minimal Green, de Beflamboyant (89 euros).

A la marca de calzado gallega, reconocida por su compromiso con la sostenibilidad, no le podía faltar una línea barefoot. La lanzaron  hace unos meses con una colección que incluye botas y zapatillas elaboradas con materiales orgánicos de piña y maíz. De hecho, el tejido a base de piña, presente en sus deportivas, es muy resistente -incluso al agua-, pero flexible y se adapta al pie como un guante.

Zara

Zapato plano de piel, de Zara (49,95 euros).

El buque insignia de Inditex lleva un tiempo sorprendiendo con algunas apuestas más sostenibles, como la línea de ropa Join Life, confeccionada con algodón orgánico, lana reciclada y tencel. Pero también parece estar al tanto de la tendencia minimalista. Lo ha hecho lanzando algunos modelos infantiles respetuosos y, recientemente, con estas slippers de puntera anatómica, suela finísima (un centímetro) y flexible y totalmente plana. El único pero es que no llevan sistema de regulación y, por tanto, su ajuste depende del tipo de pie que se tenga.

Decathlon

Sandalias de senderismo y trekking Unisex Forclaz Trek 500 (24,99 euros), de Decathlon.

Otro ejemplo de que las grandes marcas también escuchan es Decathlon. Este verano ha presentado unas sandalias de senderismo y trekking ultraligeras y ultracompactas. Si bien su objetivo no es el de ser barefoot, en su descripción aluden a ser idóneas para «que el pie descanse de las travesías en las fases de vivac (algo así como acampada libre)». La propuesta hace pensar que no será el único modelo de este estilo del gigante de la ropa deportiva.

Barebarics

Zapatilla Revive, de Barebarics (159 euros).

Cuando la podóloga Neus Moya abrió su zapatero en Instagram reconoció que los modelos de esta marca son perfectos para iniciarse en el mundo barefoot, ya que su suela es un poquito más gruesa. Lo cierto es que además, los diseños de las zapatillas deportivas Barebarics, creada por la compañía eslovaca BeLenka, especializada en calzado minimalista, son súper apetecibles. Con un aire urbano y casual emplean materiales reciclados y respetuosos con el medio ambiente.

Zapato Feroz

Sandalia Meliana de serraje en color caldera (59 euros), de Zapato Feroz.

Zapato Feroz, de origen valenciano, nació como una firma de calzado respetuoso infantil en 2016. Su éxito fue tal -en algunas preventas online, han hecho «cola virtual» más de 70.000 usuarios cada día– que en 2020 sacaron sus modelos para adultos. Las sandalias de verano se encuentran entre sus best sellers. Destacan sus modelos trenzados con sujeción en el tobillo y colores neutros.

Ohne Project

Sneakers Project 080 Ligth Blue Suede (159 euros), de Ohne Project.

Con una estética retro, que puede recordar a ciertos modelos de marcas como Adidas o Reebok, la zapatilla Project 080 está diseñada para parecerse a una zapatilla normal pero con todos los beneficios del barefoot. Aunque parecen tener una suela gruesa, esta mide menos de cinco milímetros y es totalmente flexible. Pertenecen a la marca española Ohne Project, creada por un pareja de jóvenes emprendedores, y se confeccionan a mano en Elche (Alicante) y son veganas.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta