Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
reducir-colesterol-menopausia

Cuidar la alimentación, dejar de fumar e ir a revisiones con el médico es fundamental para prevenir los infartos./ Imagen: @drewmagazine.

SALUD HORMONAL

Colesterol y menopausia: qué puedes hacer para disminuir el riesgo de infarto en esta etapa

Uno de los peajes de la menopausia es que aumenta el riesgo cardiovascular. Ser conscientes de la relación entre el colesterol y la menopausia es fundamental para prevenir ictus e infartos.

Por María Corisco

18 de octubre de 2023 / 17:12

Entre los múltiples mitos que rodean a la salud de la mujer, encontramos la creencia generalizada de que los problemas de corazón son cosa de hombres. Y, si bien es cierto que en las primeras décadas de nuestra vida tenemos una cierta protección frente a los eventos cardiovasculares, también lo es que, en la mediana edad, esta protección desaparece y nuestro riesgo se equipara al de los varones, cuando no lo supera. De ahí la importancia de entender el vínculo que hay entre el colesterol, que pone en jaque a nuestro corazón, y la menopausia, y de saber cómo actuar para prevenir su impacto. Porque, además, el colesterol se eleva en la menopausia.

Las cifras nos dan una idea del problema. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 63.291 mujeres perdieron la vida en España en 2021 debido a una enfermedad cardiovascular, lo que significa que cada ocho minutos muere una mujer española por causas cardiovasculares, frente a los 55.905 hombres fallecidos por causa cardiovascular ese mismo año: 7.386 fallecimientos menos que en mujeres.

Además, el colesterol elevado es aún en 2023 uno de los principales factores de riesgo para la salud cardiovascular de toda la población. Se sabe que es corresponsable del 60% de las enfermedades del corazón, y esta es la principal causa de muerte en nuestro país, especialmente en las mujeres.

TE PUEDE INTERESAR

Por qué es importante hacer revisiones en la menopausia

En este sentido, el doctor Andrés Íñiguez, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), explica que “en los últimos años se ha constatado que existe un sesgo de género en la atención cardiovascular en España: las mujeres se diagnostican menos y más tarde. En parte, se debe a la falta de conocimiento y a la baja percepción que tienen ellas mismas sobre el problema del riesgo cardiovascular y la interpretación de sus síntomas, especialmente a partir de la menopausia. Sin embargo, debemos ser conscientes de que la salud cardiovascular de la mujer es cosa de todos: de las propias mujeres, de los profesionales sanitarios, de la administración sanitaria, de los medios de comunicación y de toda la sociedad.

El presidente de la FEC apunta que uno de los momentos clave es el de la menopausia, pues en esta etapa se producen una serie de cambios metabólicos que van a requerir un mayor seguimiento. Es decir, es fundamental ir al médico cuando llega la menopausia. “Si conseguimos que la mujer sea más consciente de que hay momentos en su vida en los que es clave realizarse una revisión cardiovascular para detectar la existencia o no de factores de riesgo cardiovascular, entre ellos, una anormal y elevada tasa de colesterol en sangre o un posible empeoramiento de sus cifras previas de colesterol, podremos evitar un evento cardiovascular”.

Esta es la idea que resume el movimiento Cuídate para que nada cambie. Se trata de una acción lanzada con motivo del Día Mundial del Colesterol y con el que Danacol busca concienciar a toda la población, en especial a las mujeres, de la importancia de cuidar sus niveles de colesterol. Porque, recordemos, es un factor de riesgo cardiovascular que supone una amenaza silenciosa para las mujeres y se acentúa con la llegada de la menopausia.

En esta toma de conciencia, el ginecólogo puede jugar un papel crucial, explica la doctora Radharani Jiménez, especializada en menopausia y fertilidad, experta en salud de la mujer madura por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y autora del libro Menopausia: Tu nueva oportunidad. “De cara a la prevención y la detección precoz, el ginecólogo es como el médico de cabecera de la mujer. Somos la cara visible para una mujer sana que en principio no tiene necesidad de acudir al internista, ni al cardiólogo, sino que va a hacerse sus revisiones periódicas. Es ahí donde podemos actuar y aprovechar para que, en esa revisión, les transmitamos la importancia de chequear su salud cardiovascular. Se trata de hacer analíticas para ver los triglicéridos y los niveles de colesterol; de medir la tensión arterial y, también, de educar en hábitos saludables”.

OTROS TEMAS WELIFE

Por qué hay más riesgo

Esta puesta a punto es fundamental en la menopausia, continúa, porque “la caída de los estrógenos propia de esta etapa va a repercutir en todo el cuerpo, y también en el sistema cardiovascular”. Así, en el climaterio se observan, entre otros, estos cambios:

  • Los vasos sanguíneos, antes más elásticos, tienden a hacerse más rígidos porque se disminuye la producción de óxido nítrico
  • Tendemos a almacenar más grasa en la zona abdominal, a diferencia de en años anteriores, cuando la almacenábamos en las caderas. Se trata de un patrón más parecido al masculino y es también un factor de riesgo cardiovascular, ya que se trata de una grasa visceral inflamatoria, que sostenida en el tiempo nos aumenta el riesgo de sufrir diabetes, resistencia a la insulina o aumento del colesterol
  • Con respecto al colesterol, en la menopausia se producen alteraciones en el perfil lipídico que no nos van a favorecer, ya que disminuye el colesterol HDL (el bueno) y aumentan el colesterol total y el LDL (el malo).

Todos estos cambios, señala la doctora Jiménez, “pueden llevarnos a tener eventos cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en nuestro país. Es una enfermedad silenciosa, y por eso es muy importante hacerse controles y seguir unos buenos hábitos de vida».

Consejos para controlar el colesterol en la menopausia

  • Movernos más: debemos transformarnos en nuestra versión más activa. Además de caminar y de hacer ejercicio aeróbico, también es importante hacer ejercicios de fuerza muscular.
  • Abandonar hábitos tóxicos: dejar de fumar y reducir al máximo el consumo de alcohol.
  • Llevar una nutrición lo más saludable posible, con una dieta mediterránea de patrón antiinflamatorio, con grasas saludables y con los mínimos ultraprocesados, las harinas procesadas y los azúcares posibles. “Para las mujeres que ya tienen un poquito elevado el colesterol, se les puede recomendar incluir en su dieta lácteos enriquecidos con esteroles vegetales, que, en conjunto con la dieta y el ejercicio, les va a suponer un plus”.
  • Trabajar relaciones interpersonales: “La salud emocional tiene gran impacto en la salud cardiovascular. Llevamos vidas muy agitadas, somos multitarea y a menudo vivimos en un estado de este estrés crónico para el que no nos han dado herramientas -señala la doctora Jiménez-. Procuremos encontrar momentos de autocuidado, meditar, hacer ejercicios de respiración y, en definitiva reducir ese sistema de estrés que nos sube la tensión”.
  • Contacto con la naturaleza: “Para contrarrestar la hiperestimulación a la que estamos sometidos, dos horas semanales de contacto con la naturaleza nos va a ayudar a controlar esos factores que nos pueden afectar física, psíquica y espiritualmente”.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta