Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la autovalía y cómo te ayuda a mejorar tu autoestima para que te pasen cosas buenas en la vida

X
colesterol-alto-menopausia

A partir de los 50, los niveles del colesterol "malo" sube por los cambios hormonales./ Imagen: Pexels.

Salud hormonal

Las razones por las que has empezado a tener colesterol alto en la menopausia

Tras la menopausia, los niveles de colesterol se alteran y el riesgo de enfermedad coronaria aumenta. La clave no está solo en bajar el colesterol "malo", sino en aumentar el "bueno".

Por María Corisco

12 de julio de 2023 / 14:32

Antes de empezar a explicar qué ocurre con los niveles de colesterol en la menopausia y de qué manera afecta al riesgo cardiovascular, es importante recordar que el colesterol no es un enemigo de la salud. Como explica la nutricionista Marta Marcè en su libro Disfruta tu menopausia (ed. Alienta), “el colesterol, en sí, no es malo; forma parte de nuestras membranas –es decir, de nuestra piel y tejidos–, de nuestras hormonas y es el precursor de la vitamina D”. Se trata de tres funciones sumamente importantes para equilibrar nuestra salud y, de hecho, continúa la nutricionista, “tener niveles bajos de colesterol puede ser tan perjudicial como tenerlos elevados”.

A esta idea inicial hay que sumarle que hay dos tipos de colesterol, uno «bueno» y uno «malo», y que, por tanto, lo que hay que valorar no es tanto la cantidad total de colesterol, sino que no haya un desequilibrio en sus niveles:

  • Colesterol LDL: Se conoce como colesterol «malo» porque en exceso puede acumularse en las paredes de las arterias y formar placas, lo que puede obstruir el flujo sanguíneo y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Colesterol HDL: Se conoce como colesterol «bueno» porque ayuda a eliminar el exceso de colesterol LDL de las arterias y a transportarlo hacia el hígado para su eliminación. Un nivel alto de colesterol HDL se considera beneficioso para la salud cardiovascular.
  • Triglicéridos: Son otro tipo de lípidos en la sangre y, al igual que el colesterol LDL, niveles elevados de triglicéridos se asocian con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.
TE PUEDE INTERESAR

En una analítica es muy importante, señala la experta, fijarse en el valor del colesterol bueno, del HDL: “No solo se trata de tener una cifra total baja, sino de tener el HDL bien alto, ya que nos protege de la acumulación en los vasos sanguíneos, y de mantener el LDL en valores normales para evitar el exceso de esta sustancia circulando hacia los tejidos”.

¿Qué ocurre en la menopausia con el colesterol?

Durante la menopausia, los niveles de colesterol tienden a aumentar, especialmente el colesterol LDL y los triglicéridos, es decir, los menos recomendables. Esto se debe a varios factores relacionados con los cambios hormonales y otros cambios fisiológicos que ocurren durante esta etapa de la vida.

  • Disminución de los niveles de estrógeno: Durante la menopausia, los ovarios reducen la producción de estrógeno. El estrógeno tiene un efecto protector sobre el sistema cardiovascular, ya que ayuda a mantener niveles saludables de colesterol en el organismo. Con la disminución de los niveles de estrógeno, los niveles de colesterol LDL tienden a aumentar.
  • Cambios en la distribución de grasa corporal: En esta etapa, muchas mujeres experimentan un aumento en la distribución de grasa hacia el área abdominal. Esta acumulación de grasa abdominal, conocida como obesidad central, se asocia con un mayor riesgo de niveles altos de colesterol LDL y triglicéridos.
  • Cambios en el metabolismo: También en esta etapa el metabolismo basal puede disminuir, lo que significa que el cuerpo quema menos calorías en reposo. Esto puede contribuir al aumento de peso y a cambios en los niveles de colesterol.
  • Cambios en la sensibilidad a la insulina: Algunas mujeres pueden desarrollar resistencia a la insulina durante la menopausia, lo que puede aumentar los niveles de triglicéridos y reducir los niveles de colesterol HDL.
  • Factores de estilo de vida: Durante la menopausia, los cambios hormonales pueden ir acompañados de cambios en el estilo de vida, como una disminución de la actividad física y una mayor ingesta de alimentos poco saludables. Estos factores pueden contribuir al aumento de los niveles de colesterol y otros factores de riesgo cardiovascular.
OTROS TEMAS WELIFE

Es importante destacar que no todas las mujeres experimentarán un aumento significativo en los niveles de colesterol durante la menopausia, y los factores individuales, como la genética y el estilo de vida, también juegan un papel importante. Sin embargo, mantener un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación equilibrada, actividad física regular y evitar el tabaco puede ayudar a controlar los niveles de colesterol y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares durante la menopausia.

En este sentido, Marta Marcè apunta que “es importante ver la imagen completa de la persona y elegir siempre intervenciones que engloben el estilo de vida y la alimentación antes de recurrir a la opción de la medicación, que en muchos casos es para toda la vida”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Sistema 7-38-55Elsa PatakyFatiga mentalDormir bien rejuveneceBurrata

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta