Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
combatir-resfriado

Se puede disfrutar del invierno con las defensas protegidas./ Foto: Coach.

Cuerpo

Siete trucos de experto para recuperarte rápido de un resfriado (aunque todos a tu alrededor estén enfermos)

Tos, estornudos, congestión nasal y dolor de garganta. Unos síntomas que parecen no acabar nunca. Te contamos cómo ponerles fin para que vuelvas a sentirte bien sin darte cuenta.

Por Marcos López

30 de diciembre de 2023 / 09:00

Sales a la calle bien abrigado para combatir el frío. También tomas siempre una cantidad adecuada de vitamina C, que te ayuda a evitar que alguno de los más de 400 virus que causan los resfriados superen tus defensas. Pero, aún así, estás acatarrado. La tos, los estornudos, la congestión nasal, el moqueo y el dolor de garganta hacen que la vida se haga cuesta arriba. Es el momento de ponerles fin y volver a sentirte bien. Aquí van siete trucos de experto para acelerar tu recuperación.

A nadie le gusta estar enfermo. Pero no estás, ni mucho menos, solo: en España, los adultos sufren un promedio de dos a cinco catarros al año, la mayoría durante el invierno. Y los niños, aún más: entre cuatro y ocho. Ten paciencia.

Recupérate del todo

Lo primero que tienes que hacer es recuperarte. Todo lo demás puede esperar. Ten en cuenta que, como explica el doctor Fernando José García, del Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid (SUMMA 112), «tu cuerpo invierte una gran cantidad de energía para combatir la infección, por lo que se encuentra más débil de lo habitual». Tal es así, que si vuelves a tu rutina antes de haberte recobrado por completo, serás mucho más susceptible a una recaída o, incluso, a caer enfermo por otros virus o bacterias.

TE PUEDE INTERESAR

Aumenta las proteínas

La batalla se acerca a su momento decisivo y necesitas más energía. Y, como afirma el médico, también más proteínas que, de no reponer continuamente, tu organismo se verá obligado a coger de su almacén. O lo que es lo mismo, del músculo. Por tanto, y para evitar que tus músculos se vean debilitados, asegúrate de consumir una cantidad adecuada de proteínas en cada comida. Por ejemplo, añade huevos, frutos secos y legumbres a tu dieta.

Toma vitamina C

Las personas con niveles bajos de vitamina C son más susceptibles a resfriarse. Entonces, una vez contraído el catarro, ¿la solución pasa por atiborrarse de esta vitamina? No. Tomar uno o dos gramos diarios pueden llegar a reducir los síntomas a la mitad, pero no se ha observado ningún beneficio con dosis mayores. Saca tu exprimidor y las naranjas. O mejor aún, el camu-camu.

Menú anti-catarros

El menú anti-catarros va mucho más allá de los cítricos y el camu-camu. Según explica el experto, las sopas de pollo, además de ayudarte a entrar en calor, tienen nutrientes y vitaminas que acelerarán tu recuperación. Y lo que es más importante, son ricas en carnosina, muy eficaz para disminuir la inflamación en el tracto respiratorio, lo que reducirá la congestión y el dolor de garganta.

También es útil el ajo –sobre todo crudo–, un potente antioxidante con propiedades antibióticas; y los alimentos fermentados como el kimchi, la kombucha y el kéfir, ideales para mejorar la salud intestinal.

Añade zinc

Las células del sistema inmune necesitan zinc, un mineral esencial que el cuerpo no es capaz de sintetizar por sí solo. Por tanto, tomar alimentos ricos en zinc, como los frutos secos, carnes rojas y aves, te ayudarán a fortalecer tus defensas.

OTROS TEMAS WELIFE

Sin embargo, no es recomendable tomarlo en grandes dosis, como sucede con los suplementos, de manera preventiva ni a largo plazo, pues «puede causar problemas gastrointestinales e interferir con la absorción por el organismo de otros minerales esenciales, caso del hierro», apunta el doctor García.

Tienes que dormir

No te ves con fuerzas para salir de la cama, y aunque tienes la impresión de que duermes más de lo habitual, tu calidad de sueño se ha visto notablemente resentida. Pero el descanso es fundamental, pues dormir es absolutamente necesario para fortalecer tu sistema inmune. Así que prioriza el descanso y duerme tantas pequeñas siestas como puedas hasta asegurar que duermes el equivalente a, como mínimo, ocho horas diarias.

Cuidado con el alcohol

Tus abuelos combatían los resfriados con una copa, o dos, de coñac. Pero cuidado: el alcohol, concluye el doctor García, «puede tener un efecto negativo en tu recuperación dado que interrumpe el sueño. Además, consumido en exceso puede llegar a provocar deshidratación». Por tanto, trata de evitarlo. Pero no hay ningún problema en tomar una cerveza o una copa de vino si piensas que te ayudarán a levantar el ánimo.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta