Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Mirar al futuro te hace ser más consciente de las decisiones que tomas en el presente./ Foto: Messika.

MENTE

Habla con tu yo del futuro: cómo pensar en ti a largo plazo puede ayudarte a tomar mejores decisiones

¿Crees que tu "yo del futuro" estará orgulloso de ti, o que lamentará los caminos que sigues? Para tomar mejores decisiones, piensa a largo plazo y en cómo quieres verte al echar la vista atrás.

Por María Corisco

7 de mayo de 2024 / 13:00

A menudo se dice que las personas, cuando llegan al tramo final de su vida y hacen examen de conciencia, lamentan aquellos comportamientos egoístas en los que han pensado más en su propio bien que en el de los demás. Sin necesidad de llegar a ese punto tan dramático, las investigaciones de psicólogos y filósofos apuntan que pensar en cómo se sentirá el “yo del futuro” ante la actual forma de actuar puede ayudar a que se tomen mejores y más responsables decisiones.

Es una cuestión de ética, apunta Andrej Semic, investigador en la Universidad de Tuzla y coautor de un estudio sobre el tema, que en sus investigaciones ha visto cómo las personas que se sienten más fuertemente conectadas con su yo futuro tienen más probabilidades de valorar las recompensas que experimentarán más adelante.

Por qué es importante mirar al futuro

“La conexión con el propio yo futuro podría promover una toma de decisiones más paciente y orientada al futuro al hacer que las personas se preocupen más por sí mismas, pero, al mismo tiempo, también podrían actuar de una manera más ética”, escribe en The Society for Personality and Social Psychology.

TE PUEDE INTERESAR

Son muchos los posibles ejemplos: aceptar o no un soborno, decidir cuidar de un familiar enfermo, tomar atajos poco morales, hacer la vista gorda ante comportamientos injustos… La mirada cortoplacista puede hacer que te sientas tentado a tomar el camino fácil o el que, al menos a priori, te parezca más ventajoso. Pero, si te paras a “preguntar” a tu yo del futuro si lo estás haciendo bien, si es así como quieres que transcurra tu vida, puede que tus principios morales te indiquen que no vas bien por ahí.

Es la conclusión a la que han llegado Semic y sus colegas en distintos experimentos, en los que han visto que, “cuanto más han estado los participantes pensando en su futuro, más sensibles son al sufrimiento de los demás y a la lealtad. Cuando se sentían relacionados con su yo futuro, los participantes eran más propensos a realizar conductas que protegieran los valores de daño y justicia”.

Beneficios de pensar en el yo futuro

Considerar nuestro yo futuro al tomar decisiones en el presente puede ser beneficioso por varias razones:

  • Consecuencias a largo plazo: muchas decisiones que tomamos en el presente tienen impacto en nuestro futuro. Considerar cómo nuestras acciones afectarán a nuestro yo futuro nos permite tomar decisiones más informadas y orientadas hacia metas a largo plazo.
  • Bienestar futuro: al tener en cuenta las necesidades y deseos de nuestro yo futuro, podemos tomar decisiones que promuevan nuestro bienestar a largo plazo. Esto puede incluir decisiones relacionadas con la salud, las finanzas, las relaciones interpersonales y el desarrollo personal.
  • Consistencia y coherencia: considerar nuestro yo futuro puede ayudarnos a tomar decisiones coherentes con nuestros valores y objetivos a largo plazo. Esto puede evitar que tomemos decisiones impulsivas o a corto plazo que podrían ser contraproducentes en el futuro.
  • Motivación y compromiso: tener una visión clara de nuestros objetivos a largo plazo puede aumentar nuestra motivación y compromiso con nuestras decisiones y acciones en el presente. Saber que nuestras acciones están alineadas con nuestros sueños y aspiraciones futuras puede brindarnos un sentido de propósito y dirección.
  • Reducción del arrepentimiento: considerar las implicaciones futuras de nuestras decisiones puede ayudarnos a evitar arrepentimientos futuros. Al tomar decisiones conscientes y reflexivas en el presente, podemos minimizar la probabilidad de lamentarnos de nuestras acciones más adelante.

En resumen, tener en cuenta tu yo futuro al tomar decisiones te ayuda a orientarte hacia metas a largo plazo, promover tu bienestar futuro, mantener la coherencia con tus valores y objetivos, aumentar tu motivación y compromiso, y reducir el arrepentimiento.

Una guía moral

A partir de ahí, la idea es que tu yo futuro puede ser la luz que guía tu moralidad. Y, en este sentido, Semic recomienda “pensar en quién quieres ser en el futuro.

OTROS TEMAS WELIFE

Quizás desees seguir siendo un socio edificante, un padre justo, un mentor afectuoso o un ciudadano leal. Cuando piensas en mantener estos rasgos en el futuro, el camino para mantenerlos a través de tus acciones hoy puede ser más claro.

Podrías actuar según las necesidades de tus seres queridos y ser más justo en el lugar de trabajo hoy. Incluso podrías intentar mostrar lealtad y respeto hacia quienes lo merecen. De esta manera, la persona que imaginas que serás en el futuro puede guiarte para que seas una persona moral hoy”.

Por eso, su consejo para ser una persona ética es: “Al contemplar la moralidad de tus acciones actuales, considera cómo se podría sentir tu yo futuro al respecto”

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta