Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la teoría de la cebolla y por qué es importante en las relaciones

X
miedo-bueno-peliculas-terror-estres

The Ring es una película aterradora que te servirá para liberar estrés. FOTO: cartel The Ring

SALUD MENTAL

Cuando el miedo es bueno: así te ayudan las películas de terror a combatir el estrés y la ansiedad

Es el mejor ejemplo de cómo pasarlo mal y temblar de miedo puede hacer que, en realidad, te sientas mejor. Descubre las razones por las que te gusta sufrir viendo estas películas.

Por María Corisco

29 de junio de 2024 / 09:39

A nadie le gusta tener miedo. Es una emoción básica y primitiva, fundamental para la supervivencia, pero que puede condicionar tu vida, paralizarla, angustiarte. Entonces, ¿por qué resultan tan fascinantes las películas de terror? ¿Qué se activa dentro de ti cuando te entregas a los demonios de «El exorcista», a las pesadillas de Freddy Krueger o a las fechorías de Chucky?

“La fascinación por el terror puede atribuirse a una combinación de factores psicológicos, emocionales y sociales, que van desde la liberación de estrés y la descarga de adrenalina hasta la exploración de temores colectivos y personales”, explica la psicóloga Esther Cantos.

Es algo que la industria del cine detectó desde sus orígenes: un repaso a la filmoteca muestra que ya en 1896 se rodó “Le Manoir du Diable”, de Georges Mèliés, y en 1910 triunfó la primera adaptación de “Frankenstein”. Vendrían después otros monstruos icónicos, como la Momia, el Hombre Lobo o Drácula, así como mitos como los zombis y muertos vivientes. La segunda mitad del siglo XX introduciría la carga psicológica, el terror natural y el “slasher”, con franquicias míticas como “Viernes 13” o “Posesión infernal”. Pero, siendo el terror una emoción tan negativa, ¿qué hace que se busque?

TE PUEDE INTERESAR

Por qué nos gustan tanto las películas de terror

Es básico saber, explica la psicóloga, que “lo que estamos viendo no es real. Cuando entramos al cine, o nos ponemos una película en casa, somos conscientes de que lo que nos muestra la pantalla es una ficción. El miedo que sentimos es un miedo controlado, similar al de cuando montamos en una montaña rusa con la seguridad de que seguimos a salvo”.

Esta “irrealidad” ha sido estudiada por Glenn D. Walters, uno de los psicólogos que ha investigado más a fondo el efecto de las películas de terror en la psicología humana. Otros tres puntos clave de sus estudios son:

  • Catarsis emocional: Según Walters, ver este tipo de películas permite liberar el estrés y la ansiedad acumulada de una manera controlada y segura, lo que te ayuda a experimentar un alivio emocional y una sensación de liberación
  • Aumento de la excitación y la adrenalina: La sensación de miedo, explica Walters, está muy ligada a la respuesta de lucha o huida, y esto incrementa la adrenalina. En este sentido, hay investigaciones que sugieren que el aumento de la frecuencia cardiaca y la liberación de endorfinas mientras vemos una película de terror puede dar lugar a lo que se conoce como “euforia post-visionado”, fruto de la resolución de la tensión y el miedo.
  • Exploración de lo desconocido: Walters también ha señalado que las películas de terror a menudo exploran temas relacionados con lo sobrenatural, lo desconocido y lo inexplicable. “Para algunas personas, esta exploración de lo misterioso puede ser fascinante y estimulante, lo que contribuye a su disfrute del género. Además, las películas de terror pueden ofrecer una forma de enfrentar y comprender los miedos y ansiedades subyacentes de manera simbólica”.

La emoción compartida

Otro de los aspectos que los investigadores detallan con respecto a esta fascinación por las películas de miedo es la de la experiencia en sí, especialmente cuando se ve en compañía de otras personas. “Para muchos aficionados, especialmente entre los adolescentes y los más jóvenes, ver estas películas es una actividad que les une al grupo a través de la experiencia compartida del miedo. La emoción compartida de asustarse juntos y la conversación posterior a menudo aumentan aún más el placer de esta vivencia”.

Y, además, también puede ser un mecanismo de afrontamiento, “una forma de enfrentarse a los miedos propios y ansiedades”. En este sentido, hay investigaciones que sugieren que exponerse a situaciones aterradoras a través de películas puede ayudar a desarrollar resiliencia emocional, lo que puede mejorar tu capacidad para enfrentar y manejar el miedo y la ansiedad en la vida real.

OTROS TEMAS WELIFE

En este sentido, el psicólogo J. Kevin Thompson ha investigado cómo la exposición repetida a películas de terror “puede desensibilizar a los espectadores, haciendo que se acostumbren a niveles más altos de miedo y violencia. Esto puede reducir la respuesta de miedo en situaciones reales, aunque también puede llevar a una menor sensibilidad hacia la violencia en general”.

Finalmente, Thompson también ha estudiado cómo las imágenes y los temas perturbadores pueden provocar pesadillas y trastornos del sueño, así como aumentar la ansiedad general, especialmente en espectadores más jóvenes o más sensibles. Es decir, recuerda que ver estas películas también puede afectar negativamente el sueño y aumentar los niveles de ansiedad en algunas personas.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Ayuno intermitenteVitamina DPostura corporal cocheEjercicio memoriaRegla 80-20

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta