Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Sin pantallas, sin nada que hacer, permitiéndote el aburrimiento. / Foto: Willdfox

Salud mental

Por qué tienes que aburrirte: las cinco razones de la ciencia que confirman lo bueno que es no hacer nada

Date permiso para aburrirte. Es la forma de que tu cerebro hiperconectado descanse y, con ello, despierte tu creatividad y surjan las buenas (y nuevas) ideas.

Por María Corisco

28 de abril de 2024 / 09:13

¿Cuánto tiempo hace que no te aburres? En la sala de espera del dentista, en una cola para un trámite administrativo, en un largo viaje en tren… Es más que probable que, en esas ocasiones -que años atrás te habrían hecho bostezar- te hayas entregado a chatear, ver videos en TikTok, actualizar tu Instagram, escuchar un podcast o ver un capítulo de la última serie que te has bajado. Ni siquiera en los momentos más propicios para pensar eso de menudo rollo te permites aburrirte. Y seguramente te estés perdiendo algo muy positivo para tu mente: la capacidad de dar rienda suelta a la creatividad.

Los neurocientíficos hablan del momento “eureka”. Sí, esa expresión que, se dice, exclamó Arquímedes cuando, al meterse en la bañera, tuvo la inspiración que le llevó a pronunciar el principio que lleva su nombre y le hizo célebre. No se trata de que vayas a revolucionar las leyes de la física, sino de que, en esos momentos de inactividad, el cerebro puede aprovechar para generar nuevas ideas.

Beneficios de aburrirse

“Aburrirse puede ayudar a fomentar la creatividad. Muchos científicos y artistas han informado que se inspiraron o resolvieron un problema complejo cuando en realidad dejaron de pensar en ello”, escribe la doctora Sandy Mann, profesora titular de psicología en la Universidad de Central Lancashire en el Reino Unido y autora de The Upside of Downtime: Why Boredom Is Good (“La ventaja de la inactividad: por qué es bueno el aburrimiento”).

TE PUEDE INTERESAR

Mann, que es partidaria de aceptar esa emoción, incluyendo sus connotaciones negativas, explica que «el aburrimiento se produce cuando nuestras neuronas cerebrales buscan un nivel óptimo de estimulación y no lo encuentran».

Las investigaciones neurocientíficas corroboran esta visión. Hay estudios que han encontrado cómo aburrirse puede aumentar la productividad y la creatividad al permitir que la mente divague y sueñe despierta. Otros trabajos señalan cómo, además, pueden mejorar el bienestar al dar permiso a nuestros saturados cerebros para relajarse y liberarse del estrés del trabajo constante. El aburrimiento, escribe Mann, “es una búsqueda de estimulación neuronal que no se satisface”, dice Mann. «Si no podemos encontrarlo, nuestra mente lo creará».

También Alicia Walf, neurocientífica y profesora titular del Departamento de Ciencias Cognitivas del Instituto Politécnico Rensselaer, dice que es fundamental para la salud del cerebro aburrirse de vez en cuando: es posible que tenga una gran capacidad, pero también tiene límites. Como señala, “aburrirse puede mejorar las conexiones sociales. Cuando los neurocientíficos realizan estudios que analizan la actividad cerebral, a menudo comparan qué áreas están «activas» cuando las personas realizan una tarea cognitiva específica y cuando se les dice que no hagan nada. Sorprendentemente, hay una gran actividad en la parte del experimento que no hace nada”.

Por qué tiene tan mala fama el aburrimiento

El problema es que el adjetivo “aburrido” o el concepto de “aburrimiento” tienen verdadera mala fama. Desde la infancia, señala la experta, “hemos sido preparados para verlo como una emoción negativa y algo de lo que deberíamos deshacernos». Y ahora, más que nunca, es sumamente sencillo boicotear esa emoción: «Antes tendríamos que hacer algo bastante activo para deshacernos del aburrimiento, y tener tiempo libre y dinero para poder hacerlo; ahora existe la posibilidad de deslizar el dedo y desplazarlo de forma pasiva”.

OTROS TEMAS WELIFE

Hay, además un circulo vicioso, señala Mann: los investigadores han comprobado cómo el recurrir a ese chat, ese post o esa lista de reproducción, aunque nos recompense en el momento, solo consigue que, a la larga, uno se aburra más y con mayor rapidez. «La era digital nos ha hecho esperar altos niveles de estimulación, pero, al no permitirnos experimentar el aburrimiento, nos volvemos menos tolerantes con él y somos incapaces de afrontar un ritmo de vida más lento”, explica Sandy Mann.

El aburrimiento, en cambio, facilita un estado de ensoñación: “Es el cerebro, que puesto que no encuentra estim externamente, la busca en su interior, ahondando en recuerdos y estableciendo conexiones”.

Ventajas de aburrirse

  1. Estimula la creatividad: hay estudios que han demostrado que, cuando las personas están aburridas, su cerebro tiende a buscar estímulos y actividades nuevas. Este estado de búsqueda puede conducir a un aumento en la creatividad, ya que el cerebro se ve impulsado a encontrar nuevas formas de entretenimiento o pasatiempos.
  2. Fomenta la reflexión y la introspección: el aburrimiento puede dar a las personas tiempo para reflexionar sobre sus pensamientos, emociones y metas. Este período de introspección puede llevar a un mayor autoconocimiento y claridad sobre lo que es importante para la persona, lo que puede tener beneficios positivos para la salud mental y emocional.
  3. Promueve la relajación y reduce el estrés: experimentar momentos de aburrimiento puede permitir que el cerebro descanse y se relaje, especialmente en un mundo lleno de estímulos constantes. Esto puede ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad, promoviendo así el bienestar general.
  4. Estimula el desarrollo de habilidades sociales: cuando las personas están aburridas, a menudo buscan la interacción social para aliviar su aburrimiento. Esto puede llevar a nuevas conexiones sociales y experiencias compartidas, lo que puede ser beneficioso para el bienestar emocional y el desarrollo de habilidades sociales.
  5. Favorece la plasticidad cerebral: la investigación sugiere que el aburrimiento puede estimular la plasticidad cerebral, que es la capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse. Experimentar diferentes actividades o desafíos cuando se está aburrido puede ayudar a fortalecer las conexiones neuronales y promover el aprendizaje y el crecimiento cognitivo.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta