X
Aprende a gestionar tu energía para ser más productivo

La clave está en equilibrar la energía física, mental, emocional y espiritual. / Unsplash.

MENTALIDAD

4 consejos prácticos para aprender a gestionar mejor tu energía y tener más tiempo

En una sociedad como la nuestra, vivimos rascándole minutos al reloj para intentar llegar a todo. ¿El resultado? agotamiento físico y mental, sumado a la frustración de no conseguirlo.

Por Mónica Heras

21 de julio de 2022 / 11:45

Nadie pone en duda que en plena era de la hiperconectividad el tiempo se haya convertido en uno de las monedas de cambio más preciadas. Nos enseñan a ser más productivos y a estirarlo como un chicle, cuando en realidad esto es imposible. Si lo piensas bien, nadie puede sumarle horas al día y por muy organizado que seas, jamás lograrás que las manecillas del reloj jueguen a tu favor. Sin embargo, hay algo que sí puedes aprender a hacer: gestionar tu energía.

El verdadero valor no radica en el tiempo que le dedicas a un proyecto, sino la energía con la que te vas a enfrentar a él. Ya sea un trabajo, una relación, o planear unas vacaciones, todo dependerá de cómo te sientes con respecto a ese objetivo.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

Gestionar tu energía es algo tan importante como ignorado

Jim Loehr y Tony Schwartz son los autores del libro The Power Full of Engagementdonde hablan de la importancia de aprender a gestionar la energía en lugar de poner todo el foco en el tiempo. Ellos diferencian entre 4 tipos de energía que son determinantes para nuestras actividades.

  1. Energía física. Es indispensable para poder llevar a cabo todas tus tareas hacer ejercicio diariamente, trabajar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia, y todo ello sin olvidarte de dormir bien. No podrás rendir lo suficiente si no cuidas tu cuerpo y aquí podríamos hablar también de adquirir una alimentación saludable.
  2. Energía mental. Puede que esta sea una de las que menos cuidamos debido al ritmo de vida que tenemos. El multitasking y la imposibilidad de desconectar, provoca un bucle de estrés y ansiedad que lleva a muchos a no ser capaces de diferenciar entre lo urgente, lo importante o lo necesario.
  3. Energía emocional. Cuando cuidas tus emociones y tienes pensamientos positivos, eres capaz de sentir pasión por lo que haces. Por el contrario, cuando te aferras a la queja y la negatividad, es posible que acabes siendo víctima del famoso síndrome de burnout y pierdas por completo la motivación. Ojo con la procrastinación, es un gran ladrón de energía.
  4. Energía espiritual. Más allá de las creencias que tengas, esta energía es la que te conecta con tu propósito, qué es lo que te mueve en la vida, para qué haces lo que haces y sobre qué valores te sustentas. Poner atención en si estás actuando de manera coherente y hay una conexión entre lo que dices, lo que haces y lo que piensas, es fundamental para que no te falte energía.

«Cuanto más nos responsabilizamos de la energía que aportamos al mundo, más capacitados y productivos nos volvemos. Cuanto más culpemos a los demás o a las circunstancias externas, más negativa y comprometida será nuestra energía».  Jim Loehr y Tony Schwartz

Aprende a gestionar tu energía para ser más productivo
Para tener más energía, cuida tus pensamientos./ Unsplash.

Claves para subir tu energía

Como puedes ver, Loehr y Schwartz ponen en evidencia la importancia de cuidar tu salud, física, mental, emocional y espiritual, dándole una vuelta de tuerca y haciendo coincidir estos pilares con la fuente de toda energía. Resulta paradójico que en un intento por volvernos más productivos, sean precisamente estas las áreas que antes se descuidan, con consecuencias negativas para todos los ámbitos.

Ya hemos visto cómo cuidar la energía, aunque también queremos contarte algunas claves para ayudarte a reponerla y que sea un recurso inagotable.

  • Establece rutinas. Si quieres cuidar los 4 pilares que hemos mencionado anteriormente, deberás ser muy constante. Para ello, no hay nada mejor que marcarte rutinas que le ayuden a tu mente a cumplir a rajatabla con el ejercicio físico, tus espacios de autoconocimiento, o prepararte diariamente comida nutritiva. Es una manera de ponértelo fácil.
  • Autoconocimiento. Para saber en qué punto están tus niveles de energía, tendrás que ser muy observador contigo mismo. Haz un escáner corporal un par de veces al día para saber si cómo te sientes, reconocer las señales que tu cuerpo te envía, proporcionarte los medios necesarios para obtener descanso cuando lo requieras… Un consejo, ajusta tus ritmos circadianos.
  • Mantén una mentalidad positiva. Una de las herramientas para poder mantenerte en un estado anímico óptimo, es darle salida a todo aquello que te preocupa, de lo contrario explotarás como una olla a presión. Aquí te hablamos, por ejemplo, de lo efectiva que resulta la escritura para este tipo de procesos, aunque también puedes ir a terapia, practicar mindfulness, o salir a caminar, lo importante es dejar espacio para el optimismo.
  • Ten presente tu propósito. Puede que con los golpes, las desilusiones y los problemas sientas que no tiene sentido nada de lo que haces, que pierdas la confianza en ti mismo y que quieras tirar la toalla. Esta es una fuga energética que puede afectar, no solo a tu rendimiento, sino también a tu salud. Te, presente cuál es tu propósito, escríbelo y pégalo en la pared si hiciera falta. También rodéate de gente que te quiera y que sepan cuál es tu misión, para que te la recuerden en momentos bajos.

Temas

Psicología

Welife hoy

Reducir ansiedadMaquillaje vegano¿Miedo a volar?¿Inflamación, estrés y depresión?

Otros temas de Psicología

Welife hoy

Reducir ansiedadMaquillaje vegano¿Miedo a volar?¿Inflamación, estrés y depresión?

Otros temas de Psicología

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible