X
sindrome de peter pan se caracteriza por la irresponsabilidad conductual, la inmadurez emocional, el despotismo

El Síndrome de Peter Pan es más común en hombres que en mujeres. / Unsplash.

SALUD MENTAL

Inmadurez, narcisismo y procrastinación: descubre los rasgos de este síndrome tan conocido

Si te cuesta hacerte cargo de las responsabilidades de la adultez, no eres capaz de adquirir responsabilidades y careces de autocrítica, puede que te identifiques con este personaje de cuento.

Por Mónica Heras

16 de septiembre de 2022 / 10:54

En otro artículo te hablamos del Síndrome de Wendy y de cómo estas personas son capaces de olvidarse de sí mismas, por cuidar de los demás. Si recuerdas bien el cuento de James Matthew Barrie, sabrás que el causante de los desvelos de este personaje era –además de sus hermanos–, el increíble Peter Pan, ese niño eterno que vivía en el País de Nunca Jamás y que se negaba a crecer.

Pues bien, este es el nombre con el que se identifica un síndrome –que no un trastorno ni enfermedad mental– que padecen personas irresponsables, con un alto grado de inmadurez y que no se ven capaces de hacerle frente a las responsabilidades de la vida adulta.

SUSCRÍBETE a nuestra newsletter y recibe todas nuestras novedades para tu cuidado y bienestar.

¿Qué es el Síndrome de Peter Pan?

Fue el psicólogo Dan Kiley, quien utilizó este término por primera vez en los años 80, para referirse a aquellos pacientes que se negaban a hacerse cargo de las responsabilidades de la adultez. Según la psicóloga clínica Gema Sánchez Cuevas, «son adultos que se resisten a las cargas y responsabilidades de esta etapa, y que además, muestran reacciones emocionales típicas de un niño o un adolescente. Es como si existiera un desfase entre su edad cronológica y su edad emocional».

Gema también destaca que muestran rasgos egocéntricos, narcisistas, manipuladores y arrogantes, aunque tras ellos se esconden la inseguridad, el miedo al fracaso y la baja autoestima, y aclara, «normalmente, este estado de «jóvenes eternos» se da más en hombres que en mujeres».

El Dr. Xavier Fàbregas Pedrell, Director médico del Centro Mas Ferriol y especialista en adicciones y trastornos de salud mental, apunta: «Es el retrato perfecto de un niño malcriado, pero con el agravante de que estas conductas se perpetúan en la edad adulta, cuando ya no existe la disculpa de la juventud y la inexperiencia. Esta manera de ser, combina elementos de diferentes trastornos de personalidad descritos en psiquiatría, esencialmente de los narcisistas, los antisociales y los dependientes».

El síndrome de peter pan
El Síndrome de Peter Pan, de Dan Kiley. / Amazon.

Anatomía de Peter Pan

Según el El Dr. Xavier Fàbregas  es fácil detectarlos porque se creen con derecho de imponer su capricho, son poco empáticos, y tienen comportamientos que a los demás nos parecen impropios de su edad. «Necesitan de los demás para ser centro de atención y toleran muy mal la pérdida de protagonismo, porque en el fondo son muy inseguros. Viven obsesionados por su aspecto físico, asustados por los cambios corporales de la edad y suelen someterse a operaciones estéticas, algunos llegan a vestirse con ropas estrafalarias o propias de otras etapas de la vida. En su afán de dominar a los demás suelen ser sexistas y utilizan a las parejas como trofeos. Con todos estos datos seguro que se le vienen a la cabeza algunos personajes conocidos».

Gema nos hace un listado que nos ayuda a identificar fácilmente estos rasgos en nuestros allegados, o en nosotros mismos.

  • Muestran inmadurez emocional. A pesar de tener 30, 40 o 50 años, se comportan como niños pequeños.
  • Les interesa mucho todo lo que tiene que ver con la juventud.
  • Viven centrados en sí mismos y apenas se preocupan por los demás.
  • No suelen responsabilizarse de sus actos, por lo que culpan a los demás de aquello que no sale o no va bien.
  • Son inseguros y tienen baja autoestima.
  • No quieren pensar en el futuro, su lema es más bien carpe diem.
  • Exageran sus logros.
  • Suelen tener miedo a la soledad, el fracaso y en muchas ocasiones al compromiso, por lo que pueden tener dificultades para establecer vínculos personales.
  • Son más de pedir y recibir que de dar.

Convivir con alguien que tiene este síndrome

Fàbregas hace un interesante análisis en base al poder social o económico del Peter Pan. «Los que son ricos y poderosos, abusan de los demás en la medida de que las personas de alrededor dependen de ellos«, –y continúa– «sus comportamientos transgresores remueven la sensación de frustración de personas instaladas en la insatisfacción por no haber conseguido lo que deseaban, y ven el comportamiento del caprichoso Peter Pan una capacidad de conseguir caprichos que ellos no tienen».

Explica que en el caso de que la persona no hayan conseguido éxito y dinero, suelen quedar apartados y suelen ser personajes solitarios y resentidos. «Cuando por alguna razón esos personajes fracasados consiguen por casualidad subir su status, se comportan como seres vengativos y peligrosos, como ocurre en las guerras civiles o las dictaduras, donde medran precisamente por su falta de escrúpulos morales».

Por parte, la psicóloga Gema Sánchez Cuevas destaca que la convivencia con un Peter Pan no suele ser muy agradable, es como convivir con un niño o un hijo. «Si se quiere algo, se va a tener que estar pendiente de esa persona, pues ella solo piensa en sí misma. Es como si estuviera miope en relación a los demás. Quizás como compañero de fiestas funcione, pero en otro tipo de contextos de mayor responsabilidad e independencia no tanto».

¿Por que se desarrolla el Síndrome de Peter Pan?

Pueden haber padecido experiencias de abuso en la infancia, idealizando después una infancia que no vivieron y que mitifican, explica Fàbregas. «En otros casos, en cambio, el síndrome se desarrolla por haber tenido una infancia sobreprotegida, en la que no se les educa en responsabilidad y se les permite todo. Esto genera una vivencia de privilegio que pretenden mantener a pesar de que las personas que tienen ahora alrededor no sean tan complacientes como las que tuvieron en el pasado».

Es habitual también haber padecido una sobreexposición a las opiniones externas. Puede que sea por el desempeño de una actividad artística exitosa –el caso paradigmático de Michael Jackson–, o de algunas estrellas del cine o del deporte a los que se les exige desde muy jóvenes, con progenitores que se aprovechan del éxito de sus hijos y que les empujan para triunfar y donde el fracaso, es el fracaso de toda la familia, nos explican desde Mas Ferriol.

Gema indica que lo más recomendable es realizar terapia psicológica para que la persona aprenda a hacerse cargo de sus decisiones, así como a tomar las responsabilidades que le correspondan según su edad. Deben madurar a nivel emocional y afrontar el miedo al fracaso y los sentimientos de inseguridad«.

Aunque por su parte, el Dr. Xavier Fàbregas reconoce que la principal barrera para solucionar este problema es la falta de conciencia de que sea eso, un problema. «Los Peter Pan rehúyen confrontar su realidad con la realidad de todos y están seguros de tener la razón. Las actitudes que los toleran fomentan la cronificación y suelen rodearse de aduladores a los que compran con regalos materiales».

Temas

EmocionesPsicología

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Psicología

Welife hoy

Mejores bebidas antiinflamatoriasKombuchaInfusiones para retención de líquidosMetabolismo

Otros temas de Psicología

Suscríbete a welife y descubre la vida sostenible

Suscríbete a y descubre la vida sostenible