Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Las aplicaciones están diseñadas para mantenerte haciendo scroll y publicar cosas continuamente./ Foto: Getty.

Mente

Qué es el síndrome del cerebro de palomitas de maíz que te hace estar enganchado al móvil: así puedes superarlo

No has acabado de leer ese post o esa historia y ya has saltado al siguiente. Tu cerebro salta de una página a otra como las palomitas de maíz. Es el momento de parar.

Por Marcos López

3 de mayo de 2024 / 08:30

No puedes pasar más de cinco minutos sin echar un vistazo al móvil. Y a veces, ni eso: lo miras continuamente. Demasiados correos y mensajes. Además, ¿cómo si no podrías estar al tanto de lo que hacen tus amigos? Tienes que ver sus posts en redes sociales. Todo el tiempo. Aunque veas tu serie favorita en ese momento. O peor aún, aunque disfrutes justo de una cena romántica con tu pareja, que se enfada porque no le prestas atención. Con tanto móvil has perdido la capacidad para concentrarte en una única tarea. Padeces el síndrome del «cerebro de palomitas de maíz».

En realidad no es un síndrome. Ni tampoco es nuevo. El término «cerebro de palomitas de maíz» –o «popcorn brain»– fue acuñado en 2011 por el investigador David Levy para definir aquellas situaciones en las que la mente de una persona está tan enganchada a las multitareas en línea que las que ocurren fuera de internet, mucho más lentas, no le despiertan ningún interés.

El doctor Amir Khan, especialista en Medicina de Familia y autor, entre otros libros de éxito, de The Doctor Will See You Now, explica que «el término hace referencia a la dependencia del cerebro de las redes sociales o del mundo digital para obtener gratificación y estimulación instantáneas». Y más de una década después, con una proliferación aún mayor de redes sociales y apps que demandan continuamente la atención, esta dependencia está por todas partes. ¿Has recibido una notificación de un nuevo post? Ahí vas otra vez.

Por qué se ha elegido el término «palomitas de maíz»

Pero, ¿por qué exactamente «palomitas de maíz»? Pues porque, inmerso en la cantidad de posibilidades de «entretenimiento» que ofrece Internet, muy especialmente a través del móvil, el cerebro no deja de brincar de una a otra tarea. De prestar atención a una información para, rápidamente y aunque no le dé tiempo a procesarla, pasar a la siguiente. De botar de una a otra página. Como cuando los granos de maíz se convierten en palomitas, al explotar y saltar uno tras otro en una cadena sin fin.

Merma tus funciones cognitivas

Y esta dependencia cerebral, ¿es mala? Pues sí, porque como indica el doctor Khan «puede, según han alertado algunos psicólogos, afectar la capacidad del cerebro para concentrarse en tareas más largas». De hecho, el flujo contante de estimulación digital puede cambiar la forma en el que el cerebro procesa la información. Y no precisamente potenciándola: investigadores de la Universidad de Harvard han observado que abusar de los contenidos digitales tiene un efecto pernicioso sobre las funciones cognitivas, caso de la memoria y de la capacidad para tomar decisiones.

Limita tu capacidad de concentración

La competencia en internet para captar tu atención es atroz. Y para que visites su página, las redes sociales y las apps te ofrecen contenidos de consumo inmediato que estimulan tu cerebro. Te muestran información en ráfagas. ¿Cuánto tiempo te has quedado viendo ese (micro)vídeo o esa historia? No contestes: ya has saltado al siguiente. Y acostumbrado a estas ráfagas, el cerebro pierde su capacidad para centrar y mantener su atención en tareas que demandan más tiempo. Tanto digitales como, sobre todo, en el mundo real.

OTROS TEMAS WELIFE

Cómo ponerle remedio

Es el momento de parar. De dejar atrás tu dependencia de las redes sociales y que tu cerebro deje de saltar. Lo que, además de remediable, es totalmente reversible. Te contamos cómo lograrlo:

  • Limita tu tiempo en las redes: el cómo de bien les vaya a tus amigos no es lo que realmente importa. Lo es la salud de tu cerebro. Así que márcate un horario fijo y estricto para navegar por las redes sociales y apaga las notificaciones.
  • Sigue una rutina: ¿ya te has fijado una hora para navegar? Pues ahora toca establecer un horario para el resto de tus tareas. Te ayudará a organizarte y a evitar la tentación de recurrir al móvil.
  • Prioriza tus tareas: no toca mirar cuantos likes tiene tu post. Aunque como revela la Universidad Médica Gannan potencien tu síntesis de dopamina y te hagan sentir mejor. Céntrate en las cosas importantes. ¿Le has preparado una cena romántica a tu pareja? Los dos os sentiréis mucho mejor.
  • Practica la meditación: ¿te sigue costando concentrarte? La práctica de técnicas de mindfulness ayudará a tu cerebro a reasentarse. Por ejemplo, durante las pausas que debes hacer en tu rutina para refrescar tu mente y no sentirte agobiado. Como te ocurre con tantísima información en internet.

Deja el móvil (un ratito)

El doctor Khan recuerda que «las redes sociales pueden ser una buena fuente de información y alegría, pero las aplicaciones están diseñadas para mantenernos haciendo scroll y publicar cosas continuamente, lo que podría afectar a nuestro cerebro. Alejarse de las tecnologías digitales de vez en cuando es bueno. Haya o no cerebro de palomitas de maíz».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta