Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Qué es la autovalía y cómo te ayuda a mejorar tu autoestima para que te pasen cosas buenas en la vida

X

Grupo de amigas tumbadas en el cesped riendo. / Foto de Elina Fairytale en Pexels.

Psicología

Por qué salir de tu zona de confort (aunque dé miedo) te va a hacer mucho más feliz

Es muy cómodo permanecer en la zona de confort, ese espacio en el que te sientes seguro, pero a veces hay que salir de él para afrontar situaciones difíciles y tomar las riendas de tus propias decisiones.

Por Sara Flamenco

4 de octubre de 2023 / 13:16

«La zona de confort se refiere al lugar mental o físico donde nos sentimos cómodos o seguros. Vemos que controlamos lo que sucede, ya que no existen cambios ni riesgos», nos comenta la psicóloga Beatriz Galván. Pero mantenerte siempre en ese lugar seguro puede hacer que te estanques y no desarrolles las herramientas necesarias para hacer frente a determinadas situaciones, puesto que nada cambia si no cambias nada. «A veces, para solucionar un problema, debemos hacer frente a alguna situación que nos disguste. En ese momento tienes que decidir si enfrentarte a algo que te genera incomodidad o activación, o no enfrentarte. Si evitas afrontar la situación, el problema puede agravarse, de modo que, a la larga, tu malestar aumentará«, señala la experta. Sí, en el corto plazo puede que sientas cierta incomodidad pero, en el largo plazo, será mejor para ti.

Cuando una situación nos genera estrés, nuestro sistema nervioso autónomo puede funcionar de dos maneras. La primera, activar la respuesta de lucha, lo que supone afrontar la situación al salir en muchos casos de nuestra zona de confort. La segunda, activar la respuesta de huida/evitación, lo que puede ser más fácil en un primer momento pero que hará que nuestro organismo libere cortisol. Al evitar afrontar la situación, el estrés que nos genera se mantiene, y el segregar cortisol a lo largo del tiempo tiene efectos negativos para nuestro cuerpo y nuestro estado emocional.

«Si escogemos afrontar la situación, en principio nos activará, pero tras el estrés inicial, el ver que hemos sido capaces de hacer frente a lo que sucede (independientemente del resultado), nos permitirá conectar con una sensación de capacidad, y nos reforzará para enfrentar situaciones futuras», asegura Galván sobre los efectos para nuestra autoestima de tomar las riendas de nuestras decisiones. Porque sí, tomar el camino fácil y no afrontar ciertas situaciones incómodas puede resultar cómodo pero, a la larga, tendrá consecuencias negativas.

TE PUEDE INTERESAR

Beneficios de salir de tu zona de confort y consecuencias de no hacerlo

Qué difícil es plantarte y decirle a alguien que no estás dispuesto a hacer algo que consideras injusto; o pararle los pies a aquella persona que te trata mal de manera encubierta, ¿verdad? Sí, es difícil, no diremos lo contrario, pero hacerlo te reporta claros beneficios.

  1. Nuevos aprendizajes y mayor adaptación al cambio. «Cuestionar tus ideas, tus roles, tus rutinas, te ayudará a aprender, a flexibilizar tu pensamiento, a ampliar formas de ver el mundo y a desarrollar mayor capacidad de adaptación a las situaciones imprevistas», asegura la experta.
  2. Mayor motivación y felicidad. «Al descubrir nuevos escenarios, el día a día se vuelve más interesante. Puedes conectar más con el presente y valorar los cambios», señala. Hacer siempre lo mismo puede darte cierta sensación de seguridad, pero acaba volviéndose aburrido y puede generar cierta apatía.
  3. Aumento de la sensación de control y seguridad. «Te sentirás más capaz de afrontar situaciones y tomar decisiones por ti misma», asegura. Cuando tomas las riendas de tu vida y afrontas situaciones incómodas para ti te sientes fuerte y capaz de hacer cualquier cosa.

Pero, a pesar de las evidentes ventajas, hay veces que no nos vemos capaces. Esto puede ocurrir por una baja autoestima, por el miedo al cambio, por ser extremadamente rutinarios o incluso por falta de motivación. Pero no hacerlo tiene consecuencias negativas para nuestra salud mental:

  1. Afectación de la autoestima. «A nivel cognitivo, podemos desarrollar la creencia de que no somos capaces de hacer frente a la situación y eso afecta a nuestra autoestima«, comenta la psicóloga.
  2. Respuestas emocionales de frustración, angustia, tristeza o apatía. Si la situación que no nos gusta prevalece porque no somos capaces de afrontarla, nuestras emociones respecto a esto serán negativas.
  3. Falta de desarrollo personal o estancamiento. Si ante las mismas situaciones siempre haces lo mismo, además de no solucionar el problema, te quedarás siempre igual.
  4. Disminución de la capacidad para tomar decisiones y para la resolución de problemas. Si decides no afrontar determinadas situaciones, realmente no tomas una decisión, sino que dejas que todo pase y la vida tome una decisión por ti.
  5. Afectación del área relacional (amistad, pareja…) o laboral. «Si las dificultades surgidas en las relaciones o en el entorno laboral no se afrontan, se mantienen y pueden agravarse. Además, si el entorno evoluciona y la persona no, puede generar más distancia relacional y conducir a estados de soledad», señala Beatriz Galván.
OTROS TEMAS WELIFE

Consejos fáciles para salir de tu zona de confort

Ahora que ya sabemos todos los beneficios que tiene salir de tu espacio seguro y lo que puede ocurrir si decides no hacerlo se nos plantea la pregunta de cómo hacerlo. Hemos hablado con Beatriz Galván y nos ha dado tres tips fáciles para adaptar nuestro comportamiento y empoderarnos para ser capaces de salir de esa zona de confort en la que nos sentimos tan calentitos.

  1. Cuestiona tu manera de hacer las cosas: «Valora tus rutinas, y haz algún cambio en ellas. Por ejemplo, si no sueles hacer actividades solo, puedes empezar a dar paseos o apuntarte a una actividad. O si sueles activarte mucho cuando le explicas algo a tu hijo, prueba a hacer unas respiraciones conscientes antes de hablar con él, y comenzar a comunicarte tranquilo y desde la conexión», nos ha aconsejado. Se trata de pequeños cambios en tu día a día que no te supondrán mucho esfuerzo pero que cambian tu manera de ver estas situaciones.
  2. Ver las dificultades como oportunidades: «En la vida surgen conflictos y dificultades. Si las vemos como una oportunidad de crecer y aprender, te permitirá vivir con mayor motivación y disfrute», asegura. No todo lo que nos ocurre va a ser fácil y no hundirte ante las dificultades y extraer las enseñanzas que puedan darte es una buena forma de transitar la vida.
  3. Aceptar las emociones asociadas al cambio: «Afrontar situaciones que te generan malestar implica experimentar cierto miedo, ansiedad o incertidumbre. Permítete transitar estos sentimientos como parte del proceso para evolucionar y crecer», nos comenta. No podemos evitar estas emociones, y aprender a sentirlas nos permitirá estar en paz.

Ocasiones en las que conviene no salir de tu zona de confort

No todo es blanco o negro. Sí, salir de tu zona de confort tiene muchísimos beneficios y estancarte en lo seguro puede acarrear consecuencias negativas, eso es cierto. Pero existen momentos en los que quizá no conviene que te fuerces si no estás preparado para ello:

  1. Falta de preparación o de herramientas: «Para afrontar retos o situaciones difíciles, debes prepararte, ya sea trabajando en tu autoestima, en tu capacidad de autorregulación emocional o en tus habilidades sociales. En ocasiones deberás primero trabajar algún área para afrontar las situaciones que te afectan», nos comenta Beatriz Galván.
  2. Si te has enfrentado a diversos cambios en un mismo espacio de tiempo: «Cuando han confluido varias situaciones difíciles que afrontar y superar, necesitarás tiempo y espacio para cuidarte, antes de afrontar nuevos retos», asegura. Pasito a pasito, no hace falta vivirlo todo al mismo tiempo.
  3. Alteraciones emocionales o psicológicas: «Existen situaciones en las que si estamos experimentando un nivel de desregulación emocional muy elevado de base, necesitaremos apoyo psicológico, familiar, o social, para marcarnos metas y afrontarlas», señala Galván. Esto es muy importante, ya que tienes que lo principal es cuidarte y estar fuerte para afrontar situaciones difíciles.
  4. Si te encuentras plena y feliz: «Puedes encontrarte a gusto, feliz y llena en tu estado actual. Si a nivel personal, relacional, familiar y laboral, sientes bienestar y plenitud, puede no tener sentido para ti salir de ello«, nos dice.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Sistema 7-38-55Elsa PatakyFatiga mentalDormir bien rejuveneceBurrata

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta