Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo incrementar el colágeno de la piel a partir de los 40

X
desconexion-redes-sociales

Las redes sociales pueden provocar ansiedad y FOMO./ Foto: Pexels.

Salud mental

Dejad de mandarme WhatsApp: por qué te provocan ansiedad las redes sociales

Si que te manden continuos mensajes por tus redes te agobia, no estás solo, a mí también me pasa. Los expertos nos cuentan cómo gestionarlo y evitarlo en lo posible.

Por Paka Díaz

15 de junio de 2023 / 06:30

Últimamente estoy recibiendo mensajes de trabajo por WhatsApp, una red social que solía usar para comunicaciones más personales. Mi familia y mis amigos, principalmente. Como consecuencia, he percibido un aumento de mi ansiedad y una mayor cantidad de estrés. Pensé que era algo mío –que estoy más sensible o que tengo demasiado trabajo– pero al comentarlo con amigos, me he dado cuenta de que no me pasa sólo a mí. La pregunta es, ¿por qué nos provocan esta ansiedad las redes sociales?

“Sí, el uso de redes sociales puede desencadenar ansiedad”, corrobora Isabel Aranda, psicóloga sanitaria y Chief Content Officer de TherapyChat. De hecho, la experta explica que “este fenómeno se conoce como ansiedad de las redes sociales y se produce cuando la presión de mantener una imagen favorable, la comparación social o el miedo a perderse algo generan estrés”. Si no se sabe desconectar, se puede llegar a caer en el FOMO, es decir, tener miedo a perderte algo, o adicción a las redes sociales.

Por qué las redes sociales provocan ansiedad

La constante necesidad de revisar las actualizaciones puede resultar abrumadora y aumentar la ansiedad y nuestros cerebros no están diseñados para procesar tanta información de manera continua. Para minimizar este efecto, es importante establecer límites saludables y recordar que lo que vemos en las redes sociales a menudo no refleja la realidad completa.

Estos límites son especialmente importantes justo cuando hablamos de relaciones sociales de mensajería, como Whatsapp. Lo que  me pasa si recibo un mensaje sobre un tema profesional, una red que vinculo a mi familia y amigos, me siento nerviosa, incómoda e incluso con ansiedad. Esto ocurre, según me aclara Aranda, porque lo considero un medio de comunicación de mi esfera privada.

“Si utilizas WhatsApp para temas personales, puedes asociarlo exclusivamente a tu esfera personal e íntima y considerar los mensajes laborales que te entran por este medio como una intromisión en esa esfera, por lo que puedes reaccionar con incomodidad y un cierto nerviosismo”, explica la terapeuta.

Por ello, señala que se trata de “una reacción natural ante lo que consideras una vulneración de tus límites”. Para evitarlo, recomienda que “si este es tu caso, tal vez te convenga dejar claros los canales de comunicación apropiados para tu trabajo con jefes y compañeros”.

La necesidad de poner límites

En cuanto a sus interacciones, lo cierto es que el trabajador puede llegar a verse demasiado expuesto por todos los flancos, redes sociales incluidas. La situación es tal que en países como Alemania se ha llegado a legislar al respecto. Por ejemplo, las comunicaciones laborales no están permitidas fuera de horarios laborales. Así, tu jefe no puede mandarte un correo de trabajo en mitad de tu fin de semana, que se considera intocable, ya que es tiempo para descansar y desconectar.

“La omnipresencia de lo digital, redes sociales incluidas, puede hacer que los trabajadores se sientan excesivamente expuestos. Esta exposición constante puede generar estrés y presión para presentarse de una cierta manera acorde con las expectativas sociales”, advierte Isabel Aranda. Además, señala que “la falta de separación entre la vida laboral y personal, como ocurre con el teletrabajo, puede provocar agotamiento y confusión. Es crucial establecer límites saludables y recordar que cada individuo tiene el derecho de controlar su propia imagen digital y el grado de su participación en las redes sociales”.

El tiempo libre es sagrado, o debería de serlo. Por eso nunca deberíamos tener que llegar a la necesidad de explicar que necesitamos espacios libres, también en nuestras redes y limitaciones al uso de estas. Pero ocurre. “La cuestión clave es por qué tengo que explicar en las redes que necesito tiempo libre. Desconectarse y ya está debería ser la elección”, apunta Aranda.

Además, sugiere tener precauciones sobre el uso que damos a nuestras redes sociales. “Tal vez se haya convertido a los contactos en redes sociales en un auténtico grupo de apoyo social y, con ello, se puede haber perdido la perspectiva de lo que es real. Hay mucha gente que dialoga con sus contactos virtuales como si lo hiciera con un ser querido. Con ello muestran una desconexión de la realidad, pero también una dependencia de la respuesta que obtengan. Crean una realidad virtual distinta de la real, deformada a medida de sus gustos y necesidades o, para ser más precisos, de lo que creen que gusta a los demás dada su necesidad de aprobación”.

redes-sociales-ansiedad
Mujer consultando sus redes sociales./ Foto: Pexels.

Consecuencias de no desconectar (del todo)

El hecho de no permitir a los trabajadores desconectar nunca del todo puede tener efectos dañinos en su salud, tanto mental como física. “El no permitir a los trabajadores desconectar totalmente puede tener graves consecuencias psicológicas y físicas”, ratifica Aranda.

Por un lado, la terapeuta advierte de que “en el plano psicológico, puede derivar en estrés crónico, agotamiento emocional, síndrome burnout o del trabajador quemado, ansiedad y depresión”. Mientras que físicamente, “puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y trastornos del sueño», añade.

Además, recuerda que puede disminuir las capacidades del trabajador, ya que “la falta de desconexión impacta negativamente en la creatividad y la productividad. Es esencial para la salud y el bienestar de los empleados tener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, incluyendo tiempo de calidad para la relajación, hobbies y relaciones sociales y familiares”.

Cómo usar las redes sociales

Sobre el uso de cada una de las diferentes redes sociales, Aranda aclara que lo más importantes es hacer “un uso consciente y equilibrado de ellas. Puedes limitar tu tiempo en ellas para evitar la sobrecarga de información y la fatiga digital”. La psicóloga también recomienda “evitar compararte con otros, ya que lo que se presenta en las redes sociales suele ser una versión distorsionada de la realidad”.

Para evitar caer en un pozo de estrés que puede conducir a dañar tu salud mental, la experta de TherapyChat recomienda: “Asegúrate de tener interacciones auténticas y significativas con personas fuera de las plataformas digitales. Además, puedes usar las redes sociales como una herramienta para aprender, inspirarte y conectar con otros, no como tu única fuente de autoestima o satisfacción. Recuerda, tú puedes controlar tu uso de las redes sociales y evitar que las redes sociales te controlen a ti”, sugiere.

Cómo desconectar en redes sociales

Isabel Aranda, psicóloga sanitaria y Chief Content Officer de TherapyChat, señala unas pautas clave para prevenir los efectos negativos de la no desconexión y cómo establecer límites claros en el uso de los dispositivos digitales. Estas son sus recomendaciones:

  • Marca horarios. “Asigna horas específicas para trabajar, para estar en las redes y disponible para interactuar y reserva tiempo de silencio digital para el descanso y las actividades recreativas”, anima.
  • Nunca antes de dormir. La psicóloga recomienda como hábito “evitar el uso de tecnología en momentos de relajación y antes de dormir”.
  • Espacios libres. Además, invita a “crear zonas libres de tecnología en tu hogar para fomentar la desconexión”, añade.
  • Sólo en horario laboral. Para ello, apuesta por “configurar las notificaciones laborales para que estén silenciadas fuera de horas de trabajo”.
  • Habla de ello. “Finalmente, comunica tus horarios y solicita respeto hacia ellos. Recuerda, la tecnología debe ser una herramienta que te ayude, no una que te domine”, sugiere.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Azúcar dañinoBatido verdeMorderse el labioDormir bienCallo solar

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta