Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X
nostalgia

Los recuerdos del pasado nos hacen sentir bien, aunque si dependemos de ellos demasiado pueden afectarnos./ Imagen: Friends.

SALUD MENTAL

Así te ayuda la nostalgia a ser más feliz (sin exagerar): por qué cualquier tiempo pasado te parece mejor

Entregarnos al recuerdo de los momentos pasados es una tentación a la que a veces es difícil resistirse. Esta evocación puede ser positiva, pero también puede desconectarnos de nuestra vida actual.

Por María Corisco

14 de noviembre de 2023 / 13:14

Estamos rodeados de nostalgia. Anuncios publicitarios, música de otra etapa, espacios televisivos que rescatan las imágenes del pasado… Marcas y creadores de contenido saben bien que la nostalgia es un sentimiento que vende, y eso podría hacernos pensar que, como nos gusta y nos conforta, puede ser un buen cobijo desde el que mirar atrás. Pero dejarnos llevar por ella puede, también, tener sus zonas oscuras.

“Podemos entender la nostalgia como un anhelo de nuestro propio pasado -explica Mariana Herrera, psicóloga de Onelife Center-. Generalmente, se trata de algo que se recuerda con cariño porque que ya se ha terminado. Puede ser el recuerdo de personas, lugares o situaciones en las que hemos sido felices, como momentos de la infancia, de la vida universitaria…”

Estos momentos de evocación, explica, se pueden desencadenar por estímulos tanto externos como internos:

  • Estímulos externos: vienen de fuera y pueden ser muy dispares: una canción, un olor, una postal, un dibujo de la niñez…
  • Estímulos internos: nos llegan desde dentro, y podrían ser, por ejemplo, un sentimiento de soledad, una crisis por falta de sentido vital o un momento de estrés.
TE PUEDE INTERESAR

¿Es malo tener nostalgia?

La nostalgia no es buena ni mala. En ella podemos encontrar tanto aspectos positivos como negativos, indica la psicóloga. “Tiene, por un lado, el placer por el recuerdo de los momentos felices; por otro, la tristeza de saber que se han terminado y los echamos de menos”. Tiempo atrás, señala, “la nostalgia se consideraba una enfermedad mental que cursaba con llanto, insomnio y pena por no poder volver al lugar de origen, pero en la actualidad hay investigaciones que sugieren que la nostalgia se puede asociar con un mayor sentido de pertenencia y de conexión con los demás, y también con más autoestima y bienestar”.

Cuándo es bueno dejarnos llevar por la nostalgia 

Todos hemos tenido esos momentos en los que, junto a amigos de mucho tiempo atrás, comenzamos a enumerar batallitas y situaciones del pasado; o instantes en los que nos abandonamos al recuerdo de un verano especialmente feliz, o de la infancia junto a nuestros abuelos. ¿Nos sentimos bien con ello? Adelante entonces.

“Hoy podemos decir que la nostalgia es buena siempre y cuando nos ayude a aumentar nuestro bienestar. Hay personas que, en momentos de crisis o de transición vital, miran hacia atrás en busca de recuerdos de momentos felices, de tiempos mejores en los que teníamos estabilidad, y esos recuerdos les pueden ayudar a encontrar las fuerzas para enfrentar una situación actual de incertidumbre”, señala Mariana Herrera.

OTROS TEMAS WELIFE

Así, por ejemplo, los recuerdos de encontrarnos rodeados de personas queridas pueden ayudrnos de distintas maneras:

  • Aumentar nuestro sentido de pertenencia y conexión con los demás. Esto puede ayudarnos a contrarrestar un sentimiento de soledad.
  • Desarrollar una narrativa sobre nuestra propia vida. Una narrativa sobre quiénes somos, y esto puede servir para valorar más positivamente nuestra historia, nuestra identidad y hacernos sentir bien con nosotros mismos.
  • Reflexionar sobre el sentido de nuestra vida. Pararnos a pensar hacia dónde queremos ir.

Las trampas de la nostalgia

Pero abusar de la nostalgia puede no ser una buena idea. “Si utilizo los recuerdos felices para compararlos con otros momentos de mi vida, por ejemplo, puedo hacer una valoración más negativa de mi momento actual. Si repito esta tendencia, en la que siempre tiendo a valorar más positivamente el pasado, puedo llegar a idealizar aquellos momentos felices y, frente a este pasado idealizado, la comparación con cualquier otro momento o situación de mi vida va a ser siempre desfavorable”. Además, si intentamos apegarnos o aferrarnos a esos recuerdos, podemos llegar a un bloqueo emocional que nos impida estar en el presente para poder disfrutar de nuestras relaciones y nuestra vida actual.

En definitiva, concluye la experta, “que la nostalgia sea buena o sea mala irá en función de la inteligencia emocional. La buena noticia es que esto depende de ti y de lo que hagas con esos recuerdos. Si los aprovechas para aumentar tu sentido de conexión con las personas queridas  y contigo mismo y valoras de forma positiva tu vida, la nostalgia será beneficiosa. En cambio, si utilizas estos recuerdos felices para compararlos en detrimento de otros y te aferras a esos momentos idealizados, lo convertirás en algo negativo”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta