Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Dormir menos de seis horas tiene un sinfín de efectos negativos para tu mente y tu cuerpo./ Foto: Zara.

Sueño

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando duermes menos de seis horas

Tu cuerpo necesita descansar y reponer fuerzas. Dormir un mínimo de seis horas es fundamental para evitar sufrir un infarto, alzhéimer, cáncer u otras enfermedades letales.

Por Marcos López

24 de abril de 2024 / 07:30

No das pie con bola. Una noche más, y ya van muchas seguidas, le has robado horas a tu descanso y te cuesta concentrarte. Pero por muy agotado que estés, no puedes tomarte una pausa y descansar, no vaya a ser que Morfeo te acoja en un abrazo que te cueste el trabajo. Y cualquiera se atreve a decirte nada: estás de un humor de perros. Tienes que parar. Posponer esas tareas pendientes, esos mensajes en el móvil o esa serie de televisión para cuando realmente tengas tiempo. Y la noche no lo es: deja de acumular deudas de sueño que ponen, y mucho, en riesgo tu salud.

La Sociedad Española del Sueño es contundente: la población adulta tiene que dormir con regularidad entre siete y nueve horas. Todos los días. Y nunca menos de seis horas. Como explica Mary Cristine, coach de bienestar y fundadora de Be That Life, «hay gente que necesita menos horas de sueño y otras que necesitan más, pero la regla de oro general es que todos tenemos que dormir seis horas cada noche para darle a nuestro cuerpo la capacidad para descansar y recuperarse para funcionar adecuadamente».

Esta media docena de horas es absolutamente innegociable. Y no porque al día siguiente te encuentres exhausto, somnoliento, improductivo e irritable. Tampoco vale tratar de recuperar estas horas robadas cuando llegue el fin de semana. No lo conseguirás y los perjuicios a largo plazo para tu salud serán devastadores, incluso fatales. Te contamos lo que le pasa a tu cuerpo cuando no cumples con este requisito mínimo.

TE PUEDE INTERESAR

Aumenta tu probabilidad de sufrir un infarto

Descansar pocas horas se asocia, como ha observado la Universidad Federal del Valle de San Francisco, con un incremento de la presión arterial y, por ende, con un mayor riesgo de sufrir un infarto o un ictus. Durante el sueño, el cuerpo aprovecha para reparar los daños –o lo que es lo mismo, la inflamación– que se producen en las paredes de los vasos sanguíneos con el movimiento diurno.

Te hace más propenso a las infecciones

Tus defensas, como todo tu organismo, necesita reponer fuerzas. Lo que no sucederá pasas más horas en vela de las aconsejables, por lo que tu sistema inmunitario se verá debilitado y no tendrá tanta fuerza para combatir los embates de los patógenos invasores, tal y como revela la Universidad de Génova.

Tienes mayor riesgo de desarrollar demencia

El cerebro necesita dormir para limpiar todas las sustancias tóxicas que acumula durante la jornada, caso de la proteína beta-amiloide que forma las placas que dan lugar a la enfermedad de Alzheimer. De hecho, como ha mostrado la Universidad Emory en Atlanta, la privación del sueño en la edad adulta aumenta la predisposición a padecer demencia en los años venideros.

Daña la memoria y la toma de decisiones

Pero no se trata sólo de que tu cerebro del futuro se vea mermado. Ya lo estará cuando te levantes por la mañana, por lo que tu jornada laboral, y todo tu día, se pondrá cuesta arriba. Y es que como indica Mary Cristine, «la privación del sueño daña las funciones cognitivas, incluida la memoria y la capacidad de tomar decisiones y de resolver problemas». Concretamente, la Universidad de Oklahoma alerta de que esta falta de descanso provoca un descenso de un 20-50% en el rendimiento cognitivo.

Más cáncer, obesidad y trastornos mentales

¿Necesitas más razones para no posponer tu ida a la cama? Aquí tienes unas cuantas: aumenta los niveles de cortisol, la consabida «hormona del estrés», lo que debilita aún más el sistema inmune e incrementa el riesgo de cáncer, concluye la Universidad de Palo Alto; incrementa los niveles de la hormona del apetito –la grelina– y reduce los de la de la hormona de la saciedad –la leptina–. Esto, como ha demostrado la Universidad de Upsala te empuja a comer alimentos ricos en calorías y a ganar peso. Además, hace que, según investigadores de la Universidad de Keele, seas más proclive a desarrollar un problema de salud mental.

OTROS TEMAS WELIFE

Dormir bien debe ser «la prioridad»

Recuerda: no todas las personas necesitan descansar las mismas horas, pero todo el mundo tiene que dormir, cuando menos, seis. Y en tu caso, ¿cuántas horas son las adecuadas? Pues tan sólo piensa en cuando estás de vacaciones, o en los fines de semana, en los que, mucho más relajado, sueles prolongar tu horario de sueño. Lo que parece decirte a gritos que el resto del año no duermes lo suficiente.

Hay que hacer del sueño no una prioridad, sino como dice Jennifer Aniston, la prioridad. Como apunta Mary Cristine, «¿de qué otra forma podrían si no tu cuerpo y tu mente descansar y repararse? Es lo mismo que sucede con los coches, que necesitan combustible, energía. Pues con nuestros cuerpos pasa exactamente lo mismo».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta