Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
dia-medio-ambiente

A pesar de que todavía queda mucho por hacer, hay distintos gestos que podemos llevar a cabo en nuestro día a día para proteger el planeta./ Imagen: Unsplash.

Lifestyle eco

Día del Medio Ambiente: cambia estos hábitos diarios para ser de verdad más sostenible

Para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, te contamos todo lo que puedes hacer para cuidar del planeta de forma activa y dejar de sentirte impotente ante el cambio climático o la contaminación.

Por Paka Díaz

5 de junio de 2023 / 14:27

En lugar de sentirnos sobrepasados por el cambio climático, hay muchos gestos que podemos hacer en nuestro día a día para contribuir a cuidar del planeta. Gestión de residuos, reducir el consumo y optar por nuevas maneras de vivir basadas en la reutilización, la reparación, el trueque o la venta de segunda mano, además de ser tendencia, ayudan a contribuir a una mejora ambiental inmediata.

Aunque los datos cada vez son más pesimistas, la desesperanza sólo sirve para fomentar la inacción. Ahora lo importante es ponernos en movimiento para un futuro sostenible, en vez de quedarnos paralizados ante la impotencia. “En la actualidad existe un discurso sobre los límites ecológicos que actúa desde la desesperanza, y que considera a la especie humana como una amenaza para la naturaleza”, apunta Luis Prieto, fundador del Summit MadBlue, la cita económica, sostenible y social más importante de España, que se celebró el pasado abril en Madrid. Por eso, y con la excusa del Día Mundial del Medio Ambiente, te contamos algunas formas de poner tu granito de arena verde.

Gestos  para contribuir a la lucha por la sostenibilidad

El objetivo es “poner en marcha nuevas formas de economía circular y ecológica, así como fomentar inversiones en nuevas tecnologías. Todos unidos en un compromiso común: ¡responder a la llamada del Planeta!”, cuenta Prieto. Entre las herramientas para motivar a la ciudadanía, el director de MadBlue propone animarse a conocer esta plataforma. Según explica, “ella propicia la polinización de diferentes disciplinas a favor de la causa medioambiental. Para analizar modelos energéticos, la descarbonización de la economía, el urbanismo ecológico, la economía de impacto, etc”.

Si su punto de partida son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, la idea es “encontrar la forma de sincronizar el sistema económico de nuestra época con el frágil ecosistema de la naturaleza. Para hacer de esta protección ambiental, algo financieramente rentable y fiscalmente deducible. El sistema debe orientarse a sustituir una economía lineal basada en extraer, producir, consumir y tirar, por una economía en la que se reincorporen al proceso productivo los materiales que contienen los residuos, para la producción de nuevos productos o materias primas”, explica el de Summit MadBlue.

Concienciar a la sociedad

Frente a la lentitud de los gobiernos para afrontar el cambio climático con medidas eficientes, y la desconfianza hacia el greenwashing –lavado de imagen en cuestión de sostenibilidad– de muchas empresas, la ciudadanía sin embargo se muestra concienciada. “Estamos en un momento único en la historia, ningún otro movimiento se ha desarrollado tan rápido como la causa medioambiental. Es importante que nadie se quede atrás en este proceso”, anima Luis Prieto, “ni el ciudadano, ni las empresas que desarrollan ideas que dan soluciones a alguno de estos problemas, ni los fondos de inversión y las instituciones que deben dar facilidades a estos proyectos para poder ser una realidad”.

Consumir conscientemente

Consumir conscientemente es uno de los principales gestos que podemos hacer como ciudadanos para luchar por la sostenibilidad. Pese a que Prieto señala que la ‘gran responsabilidad’ de este es “consecuencia del comportamiento del ser humano en el planeta. En especial de los gobiernos y las grandes empresas, que son quienes más emisiones contaminantes emiten”, reconoce que “aunque a nivel individual el impacto es menor, con nuestra manera de consumir, los residuos que generamos y otras rutinas diarias, estamos incidiendo directamente en la vida del planeta”.

Por eso, señala que “aparte de la denominada Regla de las Tres Erres: reducción, reutilización y reciclaje de los artículos que consumimos, podemos ser más conscientes a la hora de adquirir distintos tipos de productos”.

Apostar por las empresas verdes

Por ejemplo, por MadBlue Impact Global Summit este año han pasado startups como Gravity Wave, que elaboran muebles a partir de plástico reciclado, Ecoalf, que realiza prendas recicladas con la misma calidad y diseño que la moda no reciclada, o Liight, una app que consigue hacer seguimiento, de actividades como el uso del transporte público, la actividad física o el reciclaje, calculando la huella de carbono diaria. “Estos son solo algunos nombres”, apunta Prieto. Por eso, informarse de las empresas verdes y apostar por ellas es otro de los gestos claros para cuidar de nuestro planeta.

Usar productos de belleza sólidos

Cambiar los productos de belleza por sus versiones sólidas supone un ahorro increíble del plástico que se usa para los envases. Si tenemos en cuenta que cada año se producen 120.000 millones de unidades de envases de cosméticos, la mayoría de un solo uso, haz cálculos. Además, hay que tener en cuenta que sólo se recicla entre el 9 y el 12% de los plásticos a nivel mundial, En el caso de España, la cifra aumenta hasta el 25%, lo que nos da una idea del compromiso de la ciudadanía con acabar con los plásticos.

Por eso, apostar por la cosmética sólida, que no necesita de envases, puede ayudar a evitar la fabricación de toneladas de plástico de un solo uso. Como recuerda Mark Constantine, co-fundador de Lush, “se nos acaba el tiempo, necesitamos crear una revolución cosmética para salvar el planeta”. Los productos sólidos de esta firma ecológica, además, apoyan proyectos sostenibles y a los proveedores directamente, con lo que se completa el círculo verde. Además de champú sólido, acondicionador de cabello o gel, tienen aceite facial o aceite hidratante corporal, todo en versión sólida.

Gel sólido Outback Mate, de Lush (5,95€/100gr). De eucalipto, hierba limón, pipermint y aceite de coco ecológico de Simeulue (Indonesia).
Gel sólido Outback Mate, de Lush (5,95€/100gr). De eucalipto, hierba limón, pipermint y aceite de coco ecológico de Simeulue (Indonesia).

Un consumo tecnológico más sostenible

Basándose en el reciente informe de la Agencia Francesa del Medio Ambiente y Gestión de la Energía y el Instituto Digital Responsable Francés, la marca de móviles y  dispositivos reacondicionados Smaaart ha identificado varios de los principales causantes de la huella ambiental. Además, propone soluciones para cada uno de ellos.

Esta empresa es un ejemplo de la posibilidad de reducir está huella ambiental. Cada año Smaaart da una segunda o tercera vida a más de 100.000 teléfonos móviles reacondicionados en su fábrica. Eso ha evitado la emisión de 18.451 toneladas de CO2, la extracción de 57.577 toneladas de materias primas y la utilización de 18 billones de m3 de agua.

Para lograr un consumo tecnológico más sostenible en nuestros hogares y lugares de trabajo, Smaaart propone unos pasos sencillos. También recuerda que la fabricación de los equipos electrónicos representa el 78% de la huella de carbono, por eso es esencial cuidarlos para alargar su vida útil.

Vaciar la bandeja de entrada. El spam o correo basura representa entre el 85% y 95% de los e-mails que recibimos, explican desde la marca de dispositivos reacondicionados. Por eso, almacenar mensajes no deseados multiplica tu impacto ambiental. Un gesto para evitarlo, sería borrar los elementos antiguos con frecuencia y mantener una bandeja de entrada ordenada y lo más vacía posible.

Reducir el tamaño de los archivos adjuntos. Un solo email con documentos, imágenes o vídeos adjuntos puede llegar a emitir hasta 35 gramos de CO2. Por eso aconsejan reducir su peso con una herramienta de compresión. O utilizar un servicio de transferencia de archivos tipo WeTransfer.

Limitar el tiempo de uso en redes sociales. El uso de redes sociales también es perjudicial para el planeta, señalan de la marca. Y es que todo lo que compartimos (un selfie, un GIF o un simple me gusta) consume energía. Un ejemplo: Facebook libera al año más de 645 millones de kilogramos de CO2. O sea, el equivalente a 650.000 vuelos de París a Nueva York. Por eso, también conviene eliminar las publicaciones antiguas y bloquear la reproducción automática de vídeos.

OTROS TEMAS WELIFE

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta