Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Deja de contar los pasos: el beneficio de caminar es una cuestión de ritmo

X

Jennifer Aniston en el estreno en París de su película 'Criminales a la vista'. / Netflix

Alimentación

La dieta antiinflamatoria que sigue Jennifer Aniston para estar estupenda a los 54

Se trata de la dieta de la zona, una forma de alimentación saludable que consiste en regularte hormonalmente a través de la proporción de los alimentos ingeridos.

Por Sara Flamenco

17 de agosto de 2023 / 12:09

Siempre que mencionamos la palabra dieta, pensamos automáticamente en un tipo de alimentación restrictivo cuyo fin es perder kilos. Pero, en realidad, la palabra dieta hace referencia a una forma de alimentación en concreto que no tienen que tener como objetivo adelgazar, aunque lo consiga como consecuencia del equilibrio entre sus nutrientes. Este es el caso de la dieta de la zona, un estilo de alimentación saludable que ha conquistado a Jennifer Aniston por sus efectos antiinflamatorios y antienvejecimiento, lo que la hacen estar espléndida tras haber superado los 50.

El secreto de la dieta de la zona es el equilibrio entre los nutrientes de los alimentos ingeridos. Así, se consigue una regulación hormonal a través de la ingesta proporcional de hidratos de carbono, proteínas y grasas, que deben ser de un 40%, un 30% y otro 30% respectivamente en cada comida. Además, hay que incluir también alimentos que contengan omega 3 y polifenoles. Con ellos se consigue un equilibrio nutricional, que hace que los síntomas del envejecimiento se retrasen. Además, tienen efecto antiinflamatorio y antioxidante.

Diseñada por el Dr. Barry Sears, la dieta de la zona ha sido concebida como un estilo de vida saludable que tiene como objetivo el bienestar completo a través de una buena alimentación. Lo ideal es hacer cinco (en algunos casos seis) comidas con una proporción del 40-30-30 en hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables.

TE PUEDE INTERESAR

Cómo funciona la dieta de la zona

Hidratos de carbono, proteínas, grasas… esta la base de la dieta de la zona y la manera de combinarlos te dirá si lo estás haciendo bien. Si es así, lograrás no tener hambre en cuatro horas porque habrás conseguido estabilizar los niveles de azúcar en sangre. A la hora de sumarse a esta dieta, es fundamental seguir las tablas de alimentos muy estrictamente: las medidas exactas de verduras, frutas, pescados, mariscos lácteos… Todo está indicado y no te puedes pasar de las mediciones para hacerla correctamente. Los expertos recomiendan dividir el plato en tres partes iguales y comenzar con la división de los alimentos de esta manera:

– Proteína: Debe ocupar un tercio del plato y el tamaño y grosor corresponderá a la palma de tu mano sin contar los dedos. Esta medida equivale a unos 100 gramos para las mujeres y unos 150 para los hombres, pesado en crudo. En esta parte de tu plato puedes incluir claras de huevo, pescado, carne magra sin grasa, lácteos bajos en grasa…

– Carbohidratos: deben ocupar los otros dos tercios del plato y aquí se pueden estructurar de dos formas:

  1. Ensalada y verduras: se obtienen estos carbohidratos a través de ensalada y verduras, se pueden incluir dos puñados de estos alimentos. Son más ricos en antioxidantes y aportan menos glucosa. En este caso, está permitido tomar una fruta de postre.
  2. Pasta y arroz: si, en cambio, se obtienen estos hidratos de carbono de la pasta o el arroz en lugar de la verdura, sólo podrás tomar un puñado de estos alimentos y el otro tercio quedaría libre. Ahora no está permitido tomar una pieza de fruta de postre.
Plato de pechuga de pollo a la plancha con verduras./ Imagen: Freepik.

– Grasa: la cantidad de grasa necesaria se consigue con el aceite de oliva virgen extra con el que se aliñan las verduras y ensaladas o cocinas los alimentos, aunque también se pueden agregar frutos secos o aguacate, por ejemplo.

Además de seguir el método de las proporciones, la dieta de la zona exige una organización adecuada de las comidas y la hidratación. El Doctor Sears propone que debemos realizar cinco comidas al día (tres principales y dos tentempiés), beber 2 litros de agua, no dejar pasar más de 3 o 4 horas entre cada comida y desayunar siempre a primera hora, justo después de levantarnos. Además, también aconseja incorporar el ejercicio físico moderado a nuestra rutina y tomar un tentempié 30 minutos antes de hacer ejercicio e inmediatamente después, para así estimular la hormona del crecimiento y desarrollar masa muscular.

Beneficios de la dieta de la zona

La dieta de la zona tiene como fin educarnos para mejorar nuestra alimentación de forma permanente, que aprendamos unos hábitos de vida saludables que puedan mantenerse en el tiempo. Por eso, a diferencia de otros regímenes famosos, no es un plan restrictivo ni hipocalórico, que generalmente es difícil de compaginar con nuestro ritmo de vida y es complicado de seguir a largo plazo. Estos son los beneficios de la dieta de la zona:

Plato de salmón a la plancha, verdura y puré de patata./ Imagen: Freepik.

1. La disminución de la inflamación corporal

Gracias al control de las hormonas que regulan la glucosa y la insulina nuestro cuerpo, administra de manera eficiente la energía. Esto se debe a la reducción en la ingesta de carbohidratos, lo cual puede mejorar la salud metabólica, según un estudio publicado en la revista British Journal of Sports Medicine.

2. Incrementa la quema de grasa

Al controlar estas hormonas, automáticamente disminuye nuestra grasa corporal, por lo que se produce una pérdida de peso natural sin restringir la ingesta de alimentos.

3. Controla la sensación de saciedad

Como hemos dicho antes, cuando se logra el equilibrio entre nutrientes que aconseja el Dr. Barry Sears, se consigue no tener hambre en cuatro horas, porque se habrán estabilizado los niveles de azúcar en sangre.

OTROS TEMAS WELIFE

4. Retraso del envejecimiento

Al mejorar la capacidad antioxidante del cuerpo, se eliminan los radicales libres, responsables del envejecimiento celular, y se optimiza la función regeneradora de las células. Además, esto se refleja en la piel y el cabello, que recuperan un aspecto más saludable.

5. Desarrollo del sistema inmunológico

La dieta de la zona mejora el sistema inmunológico y nos protege de enfermedades crónicas como la diabetes. Los estudios del Doctor Sears han encontrado esta estrategia nutricional interesante a modo de prevención para el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

AgamiaDormir peor a los 50Mia AstralSeparación conscienteLibros de autoayuda

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta