Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo funciona la tiroides: así afecta a tu estado de ánimo y decisiones sin que te des cuenta

X

Cambiar la carne roja por legumbres hará que la dieta atlántica sea aún más beneficiosa para tu salud./ Foto: Pexels.

Alimentación

Dieta atlántica, la alimentación saludable del norte de España que hace furor en Estados Unidos

Variante de la dieta mediterránea, incluye carnes rojas y prioriza el consumo de lácteos y pescado, pero sus beneficios para la salud son igualmente enormes.

Por Marcos López

6 de marzo de 2024 / 08:00

España, como destaca desde hace años una famosa campaña del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, es el país más rico del mundo. En alimentos. En sabores. Lo que explica que nuestro país disfrute de uno los regímenes alimenticios más saludables, si no el que más, de todo el planeta: la dieta mediterránea. Pero esta riqueza no acaba aquí. Existe una «variante» de esta alimentación que hace furor en Estados Unidos y en todo el planeta por sus enormes y numerosos beneficios para la salud: la dieta atlántica.

Pero, ¿en qué se diferencian la dieta mediterránea y la atlántica? Pues, básicamente, en que a las frutas, verduras, cereales, legumbres, pescado fresco, productos lácteos y aceite de oliva que caracterizan a la primera, la atlántica suma el consumo de carnes rojas, fundamentalmente de cerdo. Una modificación de la «receta original» que se explica por las características geográficas y meteorológicas de su área de procedencia –Galicia y norte de Portugal. Estas son sus bases y beneficios.

Comer con los demás

La inclusión de carnes rojas y de una mayor cantidad de lácteos viene justificada por los pastos, muy abundantes en el noroeste de la península, que facilitan la práctica de la ganadería. Además, y frente a la mediterránea, el pescado y los mariscos, dada la proximidad del océano, cobran un mayor peso en la dieta atlántica. Pero da igual. Los beneficios de ambos regímenes alimenticios no se explican únicamente por sus ingredientes. También hay que tener muy presentes los aspectos sociales y culturales.

TE PUEDE INTERESAR

Rocío del Pozo, dietista-nutricionista en el Consultorio Médico Los Ángeles de Madrid, explica que «en ambos casos, las comidas suelen disfrutarse con la compañía de los seres queridos, lo que fomenta y fortalece un sentido de comunidad y, cuando menos en teoría, mejora la calidad de vida de toda la población con independencia de su edad».

Vivirás más años

Las evidencias de la ciencia sobre las bondades de la dieta mediterránea son tan numerosas como contundentes. A modo de resumen, tan sólo indicar que, como revela un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, reduce, y mucho, el riesgo de muerte prematura por cualquier causa. Tal es así que dos de las cinco «zonas azules», las áreas del planeta catalogadas como las más saludables para vivir y que acumulan un mayor número de personas centenarias, se encuentran en la cuenca mediterránea –la isla griega de Icaria y la italiana de Cerdeña.

OTROS TEMAS WELIFE

Reducirás el riesgo de depresión

Pero si bien hay menos estudios que la avalen, la dieta atlántica también tiene efectos muy positivos sobre la salud. Es el caso de una disminución de la probabilidad de fallecer por una patología cardiovascular u oncológica o de desarrollar depresión, como destaca la Universidad Autónoma de Madrid; o de una protección frente a la diabetes tipo 2, según un trabajo de la Universidad de Santiago de Compostela.

No abuses de las carnes rojas

Entonces, si ambas dietas son tan buenas, ¿cuál debes adoptar? ¿Mediterránea o atlántica? Pues, como alude un dicho popular, en la variedad está el gusto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el consumo en exceso de carnes rojas puede tener consecuencias muy graves para la salud, principalmente en forma de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

De hecho, investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur han observado que abusar de este tipo de carnes puede aumentar en hasta un 23% la mortalidad por una patología cardiovascular, mientras que la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard ha demostrado su asociación distintos tipos de cáncer.

Cambia la carne por legumbres

Pero no guardes aún tus recetas en un cajón. Tan sólo cámbialas un poquito. Recuerda: la dieta atlántica sí reduce la mortalidad cardiovascular y oncológica. Lo que hay que hacer es minimizar el consumo de carne. Sin renunciar en ningún caso al consumo de proteína. Como concluye la experta, «los recomendable es, siempre que resulte posible, cambiar la proteína animal por proteína de origen vegetal, caso de las legumbres».

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Masa muscular a los 50DrunchDictadura de la básculaPalabras contra la ansiedadAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta