Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

Correr en compañía siempre es más beneficioso que hacerlo en solitario./ Foto: Nike.

Ejercicio

Por qué tienes que salir a correr con tus amigos (aunque los dejes a todos atrás)

No todos podéis seguir el mismo ritmo, pero siempre es mejor correr acompañado que solo. También es mejor correr despacio. Y por muy rápidos que sean tus amigos, siempre te van a esperar.

Por Marcos López

26 de mayo de 2024 / 09:00

No importa que tu jornada de trabajo haya sido extenuante o que el tiempo en la calle no acompañe. No hay un solo día en el que no te calces tus zapatillas y salgas a correr. Que no disfrutes de ese ejercicio que tanto bien le hace a tu salud. Más aún cuando compartes tu entrenamiento con tus amigos. Por ejemplo, ahora que preparáis esa carrera que tanta ilusión os hace. Aunque la intensidad sea mayor y los acabes dejando a todos atrás. Pero da igual. Correr en grupo siempre es mejor que hacerlo solo. Y hay unos trucos muy sencillos para evitar que te ralenticen y no los dejes rezagados.

Es lógico que en los grupos grandes haya corredores que vayan a un menor ritmo que los demás. Lo que en realidad no tiene importancia. Como destaca Matea Matosevic, corredora olímpica de maratón en la Olimpiada de Río de Janeiro y autora de la web Olyrun, «tener uno o varios compañeros para correr puede brindarte el apoyo físico y emocional que tanto necesitas mientras te esfuerzas por alcanzar tus objetivos».

Estos entrenamientos grupales tienen grandes beneficios. Te contamos por qué tienes que correr en compañía.

TE PUEDE INTERESAR

Te animan en los días en los que te quedarías en casa

Te encanta correr. Aunque quizás no tanto cuando el día ha venido torcido. No estás de humor para trotar por las calles. O puede que, puntualmente, tus obligaciones laborales, domésticas o sociales te exijan más tiempo del acostumbrado. Así que decides que hoy puedes saltarte tu carrera. Tienes mil excusas en las que ampararte. Y aquí es donde entran en juego tus amigos, que te animarán a que te calces las zapatillas.

Correr acompañado, explica Matea Matosevic, «aumenta la motivación. Tener a alguien con el que compartir la carrera te ayuda a estar motivado y te empuja a alcanzar tus objetivos de entrenamiento».

Pasáis tiempo juntos

No es solo que corráis juntos. Es que pasáis tiempo juntos. Lo que siempre es muy de agradecer. Esos trotes grupales, apunta la experta, permiten a los amigos ponerse al día, charlar y compartir historias, lo que hace que el entrenamiento sea mucho más divertido. Deja los auriculares en casa y comparte con tu compañero de galope cómo ha sido tu jornada.

Te ayudan a correr «despacio» (que es mucho mejor)

Pero siempre está ese amigo cuyo ritmo os está retrasando. Que no permite que os pongáis realmente en forma. Lo que no es verdad. Como dicen los propios runners, «corre lento para correr más rápido».

Cuanto más despacio corras, menor será tu fatiga, por lo que las distancias que recorrerás en cada sesión serán mayores. Así aumentarás tu capacidad aeróbica, lo que es absolutamente necesario para una carrera de mayor intensidad.

OTROS TEMAS WELIFE

Te empujan a correr más rápido

O por el contrario, eres debutante en el running y te parece que tus amistades, que ya llevan muchos años trotando por las calles, van como un cohete. Lo que, como no quieres frenarlos, te obliga a esforzarte (aún más). Y eso es siempre bueno. Como refiere Matea Matosevic, «correr con amigos puede ayudaros a mejorar vuestro rendimiento, ya que podéis animaros mutuamente para ir un poco más rápido y un poco más lejos». Y no te preocupes: por muy veloces que sean, siempre te van a esperar.

Trucos para que corráis juntos (sin dejar a nadie atrás)

En definitiva, siempre es mejor correr acompañado. Aunque vuestros ritmos de carrera sean, en inicio, discordantes. Aunque haya que buscar un ritmo común, más o menos rápido, que pueda ser asumido por todos. Lo que es muy fácil de conseguir con estos trucos de experto:

  • Para acelerar, mejor en solitario. No vais a estar esprintando todo el tiempo ni os vais a exigir un ritmo infernal de principio a fin. Se trata de entrenar y ponerse en forma, no de agotarse en unos pocos segundos. Lo ideal es que compartáis vuestros estiramientos y la carrera a ritmo pausado. Y cuando lleguen los momentos de aumentar la intensidad, que no deben suponer más de un 20% del entrenamiento, separaos para luego volver a juntaros y concluir vuestra rutina.
  • Baja el ritmo. Nadie puede seguirte, por lo que es recomendable que bajes una o dos marchas. Recuerda: te ayudará a incrementar tu capacidad aeróbica. Y también evitarán unas lesiones con las que no te podrán ayudar en caso de que los hayas perdido de vista. Como concluye la experta, «corre con amigos te brinda seguridad en caso de una emergencia o una situación inesperada».
  • Toma un atajo. Es al revés: no puedes seguir el ritmo de los demás. Ni correr tantos kilómetros. No pasa nada. Siempre puedes seguir tu ritmo y trotar solo un ratito y esperar a reunirte con ellos cuando estén afrontando la recta final.
MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta