Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X
disbiosis-intestinal

Lo que pasa en nuestro intestino afecta y mucho a nuestro bienestar mental./ Ilustración: Alicia Varela para Welife.

Bienestar

Qué es la disbiosis intestinal y cómo puede estar afectando a tu felicidad

La alteración de tus bacterias intestinales puede hacerte sentir más triste o ansioso. Evitar la inflamación y cuidar de tu microbiota es clave para un intestino feliz.

Por Paka Díaz

14 de marzo de 2023 / 07:00

Muchas veces, la tristeza o la depresión no se acomodan en nuestra mente, sino en nuestro intestino, el llamado «segundo cerebro». O sea, hay una relación muy estrecha entre nuestra felicidad y las bacterias de nuestro intestino. La Dra. Mª Dolores de la Puerta, una de las mayores expertas en ello, lo explica en el libro Un intestino feliz. Cómo la microbiota mejora tu salud mental y te ayuda a manejar las emociones (HarperCollins), un manual imprescindible sobre la microbiota.

Los beneficios de un intestino feliz

Un intestino feliz significa tener una microbiota sana y equilibrada. “Eso implica salud desde todos los puntos de vista”, explica de la Puerta, que en su libro explica “la conexión de nuestras bacterias intestinales con el estado de ánimo, por la cantidad de sustancias, moléculas y señales de comunicación que produce la microbiota con capacidad de comunicarse en tiempo real con nuestro sistema nervioso”. Un ejemplo muy claro de estas moléculas es la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad que, recuerda, “el 90% de la que tenemos circulando por nuestro cuerpo, se produce en el intestino”.

Otra interesante sustancia de la que habla en su libro es “el GABA (ácido gamma-aminobutírico), que produce el intestino y afecta directamente al estado de ánimo. De hecho es responsable de nuestra sensación de calma y paz. Cuando nuestra microbiota está desordenada, las moléculas que produce son completamente diferentes, contribuyendo estas a hacernos sentir más tristes, vulnerables, ansiosos, etc”, advierte. En el libro también habla de la disbiosis intestinal, clave para cuidar de nuestra salud.

Qué es la disbiosis intestinal

“Disbiosis significa desorden cuantitativo o funcional de las bacterias intestinales, que implica alteración de su equilibrio y también de su actividad”, explica la médica. Esas alteraciones pueden tener diversas consecuencias en el organismo: “desde síntomas digestivos, metabólicos o inmunitarios, hasta cuadros neuropsicológicos. El nexo común de todos los posibles escenarios de desorden asociados a la disbiosis, es la inflamación, la madre de casi todas las enfermedades crónicas, por eso en el libro propongo herramientas sencillas que nos ayudarán a controlarla y revertirla”.

¿Cómo se detecta la disbiosis intestinal?

“Para diagnosticarla, lo más importante es hablar con el paciente y hacer una buena historia clínica”, asegura la médica que explica que se trataría de conocer el estilo de vida del paciente: sueño, estrés personal o profesional, patrón de alimentación, hábitos de ejercicio y actividad física, consumo de tóxicos como alcohol, tabaco, etc.

“Una vez conozco eso, siempre pregunto al paciente por su posible cuadro de síntomas asociados, a todos los niveles: digestivo, dermatológico, musculoarticular, respiratorio, cefaleas, cansancio, etc. La historia clínica así planteada me da mucha información pero, además, siempre podemos estudiar las heces del paciente para conocer con detalle cuál es el desorden específico microbiano que presenta”.

¿Cómo nos puede afectar la disbiosis intestinal?

La doctora De la Puerta explica que el impacto clínico que tiene la disbiosis y la inflamación asociada puede ser muy diverso. “A nivel digestivo puede ser responsable de digestiones pesadas, gases, diarrea o estreñimiento, distensión abdominal o dolor. En la piel y las mucosas puede provocar excesiva sequedad, también eczemas o picor. Siempre hay que plantearse qué puede estar detrás de muchos cuadros de migraña, fatiga, dolor músculo-articular, etc.», explica.

Además, «a nivel mental, la disbiosis afecta en los niños al neurodesarrollo, mientras en los ancianos está implicada en las enfermedades neurodegenerativas. Y, a lo largo de toda nuestra vida, afecta a nuestro estado de ánimo, pensamientos, sentimientos, tolerancia al estrés, calidad de sueño, etc.”, añade.

Cómo prevenir o tratar la disbiosis intestinal

La doctora De la Puerta explica en su libro que, para mantener la microbiota sana, y con ello evitar la disbiosis intestinal, hay cuatro pilares fundamentales: alimentación, ejercicio, sueño y control de estrés. “Es importante hacer una dieta completa y variada, consumir alimentos de temporada y procurar que sea rica en alimentos fermentados (kéfir, yogurt, kombucha, chucrut, miso, tempeh, etc.), polifenoles (frutos rojos, granada, aceite de oliva, cúrcuma, etc.) y fibra de calidad. Hay que mantener una vida activa procurando hacer ejercicio con regularidad, cuidar mucho la calidad del sueño y modular todo lo que podamos el impacto del estrés”, enumera.

Además, recuerda que es crucial saber todo lo que debemos evitar, porque podría dañar nuestro micromundo intestinal. “En la dieta debemos evitar consumir alimentos procesados y, por supuesto, ultraprocesados, tampoco aditivos, conservantes, colorantes, grasas saturadas o alimentos refinados. Hay que evitar igualmente el sedentarismo, optimizar la calidad de sueño, modular el impacto del estrés y tener una buena higiene mental«, cuenta la experta.

Esto último significa «cuidar lo que pensamos», subraya, algo que también explica en su libro: de qué forma impactan nuestros pensamientos en la microbiota y lo importantes que son para mantenerla sana. “Siempre es un buen momento para empezar a cuidar nuestro micromundo intestinal”, anima. Vaya, que toca mimar a tu intestino para que tenga una vida saludable y feliz.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta