Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X
libido-menoapusia

Con la llegada de la menopausia disminuye el deseo sexual./ Imagen: And just like that.

SALUD HORMONAL

Menopausia y libido: ¿es posible sentir deseo sexual con la misma intensidad que antes?

Con la llegada de la menopausia puede disminuir el deseo sexual, pero hay claves para recuperarlo.

Por María Corisco

24 de noviembre de 2023 / 14:38

Hago una encuesta rápida entre mis amigas en la cincuentena y casi todas, tengan o no pareja, coinciden en que, en este momento, el sexo ya no tiene la misma prioridad que antes. No es solo que ya no haya la misma urgencia e impulso; es que, para muchas de ellas, el deseo se ha ido desdibujando y las relaciones sexuales dan un poco de ‘perecilla’. Otras, especialmente las que estrenan nueva pareja, señalan que la libido ha vuelto a dar señales de vida y han recuperado no solo el deseo, sino las ganas de desear.

Todas están lidiando con los cambios de la menopausia. Unos cambios que tienen un claro correlato en el mundo de la sexualidad. Así lo explica la doctora Marta Sánchez-Dehesa, jefa de Ginecología en HM IMI Toledo, que señala que “la disminución de estrógenos y progesterona propia de esta etapa afecta al deseo sexual. Cada mujer lo notará de una manera diferente; en unas, esta bajada será muy potente; en otras, no tanto”.

Este vaivén hormonal se traduce en distintas manifestaciones, tanto físicas como emocionales, que pueden anestesiar la libido.

  • Falta de lubricación: provoca sequedad vulvovaginal y contribuye a que las relaciones sean más dolorosas e incómodas, lo que te puede llevar a rechazar tener relaciones sexuales.
  • Estado de ánimo: la bajada de estrógenos también puede propiciar ansiedad, estados depresivos o insomnio.
TE PUEDE INTERESAR

Pero hay otros cambios, señala la doctora, que no son puramente hormonales: “Es posible que en esta etapa nos sintamos menos seguras, que tengamos problemas de comunicación con la pareja, que estemos más cansadas; a ello se suma el cambio corporal: suele aumentar el abdomen, perdemos la cintura, ganamos unos kilos… Todo esto repercute en el deseo y, al final, es la pescadilla que se muerde la cola: va habiendo menos intimidad, menos relaciones sexuales, menos comunicación con la pareja y el vínculo se va debilitando”.

Cuándo usar hormonas

“La mujer de hoy tiene una vida muy diferente a la que tenían las mujeres de hace medio siglo. En esta mujer, que se resiste a envejecer, que se preocupa por comer sano y mantenerse activa, la sexualidad es una parte importante de su vida”, señala la doctora Sánchez-Dehesa, que añade que “la falta de esas hormonas, que produce tantas cosas negativas, puede hacer interesante la utilización de la terapia hormonal sustitutiva (THS)”.

Durante años, esta terapia fue muy controvertida. A raíz del estudio WHI, en el que se asociaba este tratamiento con un incremento en el riesgo de padecer cáncer de mama, “se produjo en la sociedad una cierta hormonofobia. Hoy, ese estudio ha quedado claramente superado, y está claro que las mujeres que sienten que su calidad de vida se resiente considerablemente en esta etapa tienen todo el derecho a recibir información veraz y a que sus ginecólogos le prescriban este tratamiento”.

Más allá de la THS, hay otro tipo de soluciones que pueden ayudar a la mujer cuando el problema se manifiesta a nivel genital: “Los lubricantes son sumamente útiles, pero es importante que estén adaptados a este momento, porque el pH de la vagina cambia y necesitamos que sean productos especiales, con menos perfume”.

OTROS TEMAS WELIFE

El cambio de pareja

La utilización de la terapia hormonal sustitutiva es, en palabras de la doctora Sánchez-Dehesa, “un tratamiento a largo plazo. No es algo que hoy tomo y mañana dejo, porque la falta de hormonas va a continuar en el tiempo. Hay que entender que la menopausia no es sólo «tengo sofocos y me abanico», influye en muchos otros aspectos de por vida”.

No obstante, llama la atención el hecho de que muchas mujeres en la menopausia, que tenían una libido por los suelos, han encontrado una nueva pareja y, con ella, recuperado el deseo sexual. En este sentido, la sexóloga Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), apunta que “el tiempo de duración de la pareja no tiene por qué ser un detonante del deseo, y los estudios nos hablan de la complicidad corporal, de dejarse llevar y solo disfrutar”.

En cuanto a esa nueva pareja, la doctora Sánchez-Dehesa señala que ella ha observado en consulta “que vienen mujeres que piden ayuda para tener más apetito sexual, porque en esa relación que han iniciado la nueva pareja les demanda más. Y ellas quieren poder responder”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Incrementar colágenoAlodiniaTonificar músculosClaves ser felizRestaurantes gourmet

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta