Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Cómo ganar masa muscular a partir de los 50: esto es lo que dice la ciencia

X

Un jefe narcisista puede hacerte muy difícil el día a día, por eso hay que poner límites./ Foto: El diablo viste de Prada.

Salud mental

Cómo gestionar a tu jefe narcisista para que deje de hacerte la vida imposible

Te menosprecia, se atribuye los méritos de tu trabajo y tiene que ser siempre el centro de atención. Tienes un jefe narcisista y tienes que evitar el conflicto para salvaguardar tu bienestar emocional.

Por Marcos López

13 de marzo de 2024 / 13:00

No importa lo bien que lo hagas en tu trabajo: nunca vas a lograr el reconocimiento de tu jefe. Por el contrario, parece que tus logros sean en realidad mérito suyo, por lo que siempre espera tu agradecimiento y, sobre todo, tu adulación. De hecho, no hay un solo día en el que no exija tus alabanzas –y las de todos tus compañeros– para alimentar su descomunal ego. No aguantas más: tienes un jefe narcisista y estás harto de tanto menosprecio y manipulación. ¿Qué puedes hacer?

La doctora Arianna Brandolini, psicóloga clínica, explica en su perfil en Instagram que «un jefe narcisista necesita ser el centro de atención, ser elogiado por su trabajo y recibir todo el crédito. Además, los errores no son nunca culpa suya, piensan que son los que más saben y suelen ser volátiles, envidiosos y muy competitivos».

Te contamos lo que recomiendan los expertos para que tu jefe narcisista deje de amargarte la existencia. La experta es contundente al respecto: «la clave para lidiar con un jefe así es hacer lo necesario para salir ileso».

TE PUEDE INTERESAR

Conoce lo que puedes esperar de tu jefe

Lo primero es conocer los rasgos característicos del trastorno de personalidad narcisista que sufre tu jefe. Básicamente, un sentimiento de superioridad, cuando no de grandiosidad, acompañado de una necesidad irremediable de admiración y de una absoluta falta de empatía. Unos rasgos que, por lo general, esconden una falta de autoestima y una inseguridad profundamente arraigadas.

No es nunca culpa tuya

Conocer cómo actúa tu jefe te ayudará a prepararte psicológica y emocionalmente ante sus embates. Que te intente manipular y menospreciar está en su naturaleza. También que no acepte jamás una autocrítica. Pero por muy intolerable que sea su comportamiento, no esperes que cambie su forma de ser. Y tampoco olvides que este maltrato laboral no es nunca culpa tuya.

«Comprender cómo actúa tu jefe narcisista es crucial para mantener tu bienestar, protegerte y prosperar en un entorno de trabajo más saludable», indica Babita Spinelli, psicoterapeuta y experta en relaciones.

Protege tu bienestar

Habla con tu jefe y, por difícil que parezca, trata de establecer unos límites. Déjale muy claro cuáles son tus responsabilidades y tu espacio personal. Trata de minimizar sus interferencias y mantén el control sobre tu trabajo. Los jefes narcisistas son expertos, como alerta Babita Spinelli, «en generar caos y conflictos en el lugar de trabajo». Defiende tu bienestar.

Evita la confrontación

Muy importante: no entres al trapo. Tu jefe va a reclamarte continuamente tu adulación. Y cuanto más le alabes, más te lo exigirá en el futuro. Pero, ¿por qué vas a ensalzar a quien no lo merece? Lo mismo sucede con su mal comportamiento, caso del menosprecio, con el que te machacará en caso de que critiques su actitud. Todo irá a peor. No reacciones, responde. Y si te saca de quicio, aléjate, cálmate y recupera el control.

Ignora a tus compañeros sumisos

Recuerda que los jefes narcisistas sólo toleran dos tipos de empleados: los que les bailan el agua y los que se muerden la lengua. A los primeros hay que ignorarlos, pues serán reclutados por el jefe narcisista para ayudarle a que te sientas mal. Por cierto, existe un tercer tipo que ni bailan a su son ni se callan lo que piensan: los despedidos.

Defiende unos objetivos realistas

Un jefe narcisista se ve capaz de alcanzar cualquier objetivo. O más bien, de que los empleados a su mando alcancen cualquier logro –que posteriormente se atribuirá–. Así que sus expectativas pueden ser muy poco realistas. Y de cumplirlas, se inventará otras aún más imposibles, lo que sumirá a los trabajadores en un continuo estado de estrés.

Toca que os volváis a sentar y le comuniques tus capacidades y expectativas. Que te explique los logros (realistas) que se espera de ti y que se plasmen por escrito. Así podrás defenderte cuando, más adelante, venga a reclamarte esos objetivos inalcanzables –pero que nunca acordasteis.

OTROS TEMAS WELIFE

Cuídate

Estar bajo el yugo de un jefe narcisista puede mermar tu salud emocional. Necesitas una mentalidad fuerte para que no te afecten sus insolencias. Tus jornadas laborales son a veces un infierno, por lo que dedica tus tiempos de ocio a realizar aquellas actividades que te gustan.

Tampoco te guardes el problema para ti y apóyate en tus seres queridos. También es recomendable practicar ejercicio y seguir una alimentación saludable, que junto a un sueño de calidad contribuyen a la resiliencia emocional.

¿Tu jefe te sigue haciendo la vida imposible y todo va a peor? Es el momento de que te plantees cambiar de trabajo y evitar que tu salud mental acabe derrumbándose.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

TiroidesDecoración sostenibleDormir menos de 6 horasMentiras que puedes contarAgamia

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta