Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

La asexualidad es una orientación sexual válida y real./ Foto: Pexels.

Mente

Qué significa ser asexual y cómo saber si tú también lo eres

No consiste en tener bajo deseo, ni en optar por la castidad o el celibato. Se trata de una orientación en la que no se siente atracción sexual por otras personas, pero sí afectiva o emocional.

Por María Corisco

6 de junio de 2024 / 07:30

Una ojeada a la evolución de las siglas LGTBIQ+ hace ver que cada vez es más amplio el rango de identidades y orientaciones sexuales. Entre ellas, la asexualidad parece esconderse, aunque poco a poco se hace más visible.

De hecho, si hace tan solo una década se cuestionaba desde la ciencia que existieran personas asexuales, ahora no hay debate: “Hay asexualidad desde el momento en que hay personas que se definen así”, defiende Francisca Molero, sexóloga y presidenta de la Sociedad Española  de Sociedades de Sexología (FESS). “Si se definen de esa manera, la ciencia no lo va a corroborar ni a negar: simplemente, lo asume”.

Qué es la asexualidad

No obstante, todavía hay confusión en torno a qué es realmente la asexualidad. “Se confunde a menudo con tener bajo deseo, pero, en realidad, se trata de no sentir atracción sexual por otras personas, sin que eso se viva como problema o con preocupación”.

TE PUEDE INTERESAR
  • Es una orientación sexual en la cual una persona experimenta una falta de atracción sexual hacia otras personas.
  • Las personas asexuales pueden experimentar atracción romántica, emocional o estética hacia otras personas, pero no sienten atracción sexual.
  • Pueden identificarse de diversas maneras dentro de la comunidad asexual, como demisexuales o gris-asexuales, entre otros términos que describen diferentes experiencias dentro del espectro de la asexualidad.

¿Ventaja o inconveniente?

Desde la perspectiva de Francisca Molero, “la sexualidad tiene ventajas. Sentir atracción por otra persona genera toda una serie de sensaciones físicas, neuroquímicas, corporales, que hacen que puedas disfrutar con una persona. En el caso de que sea un encuentro casual, o esporádico, puedes disfrutar con una relación erótica con alguien a quien conozcas de poco tiempo. Y, si es en el marco de una pareja y una relación amorosa, la sexualidad es un elemento que fortalece el vínculo”.

Pero, para las personas asexuales, estas “ventajas” no son tales: como no forman parte de su vivencia, no lo ven como una renuncia. Es más, pueden sentir que viven con más tranquilidad, sin la inquietud de que les guste o atraiga alguien a quien no les interesen, o que se tengan que poner “de acuerdo” con el otro para tener relaciones.

No es una opción

También es interesante tener en cuenta que no hay que confundir la asexualidad con el celibato ni la castidad. Como señala Paqui Molero, “uno no decide ser asexual, pero sí puede elegir la opción de la castidad o del celibato”. El celibato, hay que tener en cuenta, se refiere a la decisión consciente y voluntaria de abstenerse de actividades sexuales.

Una persona célibe puede experimentar atracción sexual, pero elige no participar en actividades sexuales, ya sea temporalmente o de manera permanente, por razones religiosas, espirituales, personales u otras.

Además, el celibato puede o no estar relacionado con una orientación sexual específica, y las personas célibes pueden identificarse como asexuales, heterosexuales, homosexuales u otras orientaciones sexuales.

Por su parte, la castidad es similar al celibato en el sentido de que implica abstenerse de actividades sexuales, pero a menudo tiene connotaciones religiosas o morales más específicas. Suele ser una práctica basada en creencias religiosas o éticas que promueven la abstinencia sexual fuera del matrimonio o de una relación comprometida. Si bien algunas personas pueden practicar la castidad como parte de su fe o creencias personales, otras pueden abstenerse de actividades sexuales por razones no religiosas.

Más visibilidad de la asexualidad

No necesariamente hay más casos que antes, pero sí más visibilidad. “Se están formando foros, las redes ayudan. Si uno se siente raro, diferente, ver que hay otras personas que sienten igual les hace sentirse mejor y tener más posibilidad de interactuar”, explica Francisca Molero.

Además, ser asexual no implica vivir en una burbuja, no niega la capacidad de enamorarse. “Las personas asexuales pueden tener relaciones amorosas y, de hecho, muchas viven en pareja. Asimismo, pueden tener relaciones sexuales y, en algunos casos, sentir deseo sexual propio y masturbarse, pero lo que les engancha es la parte emocional”, explica Francisca Molero.

Y añade que “también hay casos, aunque no es muy frecuente, en los que viven en pareja, y el miembro de la pareja que no es asexual puede tener relaciones con otras personas sin que por ello se resienta el vínculo emocional afectivo.

Identidades dentro de la asexualidad

Este vínculo afectivo emocional es importante para las personas que se consideran demisexuales.

La demisexualidad es una orientación sexual en la cual una persona experimenta atracción sexual únicamente después de establecer una conexión emocional profunda y significativa con otra persona. En otras palabras, las personas demisexuales pueden sentir atracción sexual hacia alguien solo cuando han desarrollado un fuerte vínculo emocional con esa persona.

OTROS TEMAS WELIFE

Para ellas, la atracción no se basa en la apariencia física o en factores superficiales, sino en la conexión y el apego emocional y emocional que desarrollan con alguien. Esto significa que pueden necesitar tiempo para conocer a alguien y establecer una relación emocional antes de sentir atracción sexual.

La grisexualidad es otra identidad dentro del espectro de la asexualidad. Las personas gris-asexuales experimentan atracción sexual de manera ocasional, infrecuente o en circunstancias específicas, pero no con la misma frecuencia o intensidad que las personas alosexuales (aquellas que no son asexuales).

La experiencia de la atracción sexual para las personas gris-asexuales puede ser fluida y variable, y pueden experimentar momentos en los que sienten atracción sexual y otros momentos en los que no la sienten. Esta atracción puede ser menos común o intensa que en las personas allosexuales.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta