Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Comer proteína lo cambia todo: así te ayuda a perder kilos de más y a conseguir un peso saludable sin esfuerzo

X

Todas las relaciones tienen sus altibajos. Y en todas, antes o después, se pasa por una mala racha. Pero cuando esa sima dura meses y no muestra síntomas de mejoría, lo saludable es replanteársela.

31 de enero de 2024 / 17:38

La ilusión es la brújula que guía nuestros sueños y es lo primero que se pierde cuando una relación de pareja entra en crisis. En su lugar aflora la desgana, y lo hace de una forma tan sutil que apenas nos damos cuenta de que nos está invadiendo.

Pero un día descubres que no tienes ganas de llegar a casa y caes en la cuenta de que tu relación quizá no está pasando por un buen momento. Entonces se activa la esperanza –lo último que se pierde–, esa sensación que te hace creer que puedes hacer algo para que tu sueño compartido vuelva a ser posible.

Sin embargo, las dudas te asaltan en cada esquina: ¿Tiene solución? ¿Podemos afrontar los cambios? ¿Qué me aporta esta relación? ¿Qué aporto yo? ¿Lo que me gusta de él o de ella es más que lo que me decepciona? ¿Hasta cuándo tengo que intentarlo sin caer en el autoengaño?

TE PUEDE INTERESAR

Son preguntas que necesitan respuesta. Y es necesario abordarlas desde una franqueza total, porque el dolor de una ruptura es tan elevado que hay que tomárselo muy en serio. Sigmund Freud lo definió como «un duelo sin final definitivo», porque el ser amado, al contrario de las pérdidas por muerte, puede aparecer en cualquier momento. Además, en el proceso de ruptura siempre hay un momento en el que aparece la expectativa de un nuevo comiento, y eso puede alargar la separación y causar más dolor. Porque donde hubo fuego, siempre quedan las brasas…

Tres variables que identifican relación sana

Pero, ¿cómo saber que tu relación ha acabado? ¿Que es un pozo seco del que ya no vas a poder sacar más agua? Hay tres variables que definen una relación de pareja sana y estable: el nivel de compromiso, la capacidad de intimidad y el intercambio afectivo. Y para averiguar el estado en el que se encuentra cada una de ella hay que hacerse una pregunta:

1. El compromiso: ¿aparece esa persona en la foto de mi futuro?

Significa tener los mismos objetivos y luchar al unísono para conseguirlos. Hay temas importantes como cuántos hijos se desean, dónde vivir, el manejo de las finanzas… Y ambos han de nadar en la misma dirección. Cuando hay diferencias graves en estos temas, no hay planes de futuro, prefieres el trabajo a estar en casa y hacer cosas juntos es un esfuerzo, estáis dejando de ser equipo.

2. La intimidad: ¿puedo ser quien soy con mi pareja?

La relación es auténtica cuando se comparten los mismos valores y filosofía de vida, se puede hablar de cualquier tema, sentir y disentir porque prima el deseo de respetarse y valorarse. Si entre vosotros empieza a haber secretos y mentiras, si no quieres contar lo que te pasa por temor a su respuesta o no puedes escuchar lo que te dice por tus reacciones, si os provocáis daño mutuo, entonces la relación sufre por falta de confianza.

3. La afectividad: ¿nos damos afecto y apoyo mutuo?

La pareja necesita intercambiarse cariño y cuidados, gozar de una sexualidad apropiada para ambos, compartir ocio divertido y emociones positivas. Algunos síntomas son: bajan las relaciones sexuales, faltan caricias y besos, el ocio se realiza con amigos y ya nos disfrutas de lo que antes hacíais juntos.

Si la relación está dañada en tres de estas variables la pareja se acerca a su fin. Si son dos, ha de entrar en cuidados intensivos. Si está afectada en un aspecto necesita tratamiento, pero tiene buen pronóstico.

Ingredientes tóxicos que matan una relación

John Gottman está considerado uno de los terapeutas de pareja más influyentes del último cuarto de siglo. Profesor emérito de Psicología en la Universidad de Washington y autor de obras clave como La receta para el amor, Gottman ha establecido los cuatro enemigos que convierten una relación en tóxica:

1. Las críticas

Una pareja que no se muestra aprecio y critica todo lo que el otro hace crea inseguridad en la relación. Es fácil que si no te aprecia busque alguien que lo haga y viceversa. Si además la crítica es en público, el daño es mayor.

2. El desprecio

Si os tratáis con desdén y no os respetáis, si no os dedicáis tiempo ni hay detalles afectuosos, si el silencio es tenso, estáis creando un campo minado que pronto explotará.

3. Estar a la defensiva

Si respondes excesivamente ante sus palabras, sientes que no puedes expresar porque tu pareja te interrumpe, esperas su ataque más que su comprensión o te sientes acusado injustamente, la relación está rota.

4. El obstruccionismo

No hablarse, no tratarse, no tocarse, no poner atención cuando estás con tu pareja y el comportamiento agresivo-pasivo acaba con el amor.

OTROS TEMAS WELIFE

La ruptura, el momento final

Si deseas que tu relación con el menor dolor posible para ambas partes, haz lo siguiente: cada vez que te venga a la mente la otra personas, deséale que las cosas le vayan estupendamente, con toda la sinceridad que te sea posible, y luego busca los pequeños regalos de la vida, las cosas bellas que la existencia nos da día a día.

Fernando Rodríguez del Amo Psicólogo clínico y sexólogo, Rodríguez del Amo es especialista en relaciones de pareja, detección de los patrones destructivos que conducen a su deterioro y coach experto en pautas, ejercicios y negociaciones para romper las barreras que bloquean la relación.

MÁS NOTICIAS

Otros temas de Mente

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Otros temas de Mente

WeLife hoy

Comer proteínaMujeres arrepentidasConfesiónRespirar malRiesgos Ozempic

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta