Asterisco ticker noticias

NO TE PIERDAS Así funciona el sistema 7-38-55, el método de los expertos para aumentar la inteligencia emocional y dejar de discutir

X

Las personas egoístas sólo se ven en el derecho de pedir sin dar nada./ Foto: Stradivarius.

SALUD MENTAL

Cómo identificar a las personas egoístas: así puedes ponerles límites para evitar que se aprovechen de ti

No esperes que cambien: es más fácil que seas tú quien, al poner tus propios límites, equilibre y sanee esas relaciones.

Por María Corisco

6 de mayo de 2024 / 13:30

Están por todas partes: en la familia, en el trabajo, en el grupo de amigos. Piden favores, descargan contigo todas sus frustraciones, recurren a ti para que les resuelvas, escuches, acompañes, ayudes, aconsejes… y luego se volatilizan cuando eres tú quien pide su ayuda. Son egoístas, y hay que aprender a lidiar con ellos… y a ponerles límites.

Lo primero que hay que hacer, explica la psicóloga Marta Domínguez, “es identificarlos. No siempre es fácil, sobre todo cuando la persona es muy cercana a nosotros y ya nos hemos “acostumbrado” a esa forma de ser. También hay que aprender que el egoísmo no es solo el no querer compartir cosas materiales, sino el ser generoso con tu tiempo y con tus afectos”.

Rasgos de los egoístas

Para ayudar a esa identificación de las personas egoístas que puedes tener a tu lado, la experta ofrece las siguientes pistas:

TE PUEDE INTERESAR
  1. Falta de empatía: tienen poca consideración por los sentimientos o necesidades de los demás.
  2. Priorización personal: suelen poner sus propios intereses y necesidades por encima de los de los demás.
  3. Falta de reciprocidad: no devuelven favores o actos de generosidad.
  4. Manipulación: pueden manipular a otros para obtener lo que quieren sin considerar el impacto en ellos.
  5. Individualismo extremo: no tienen interés en colaborar o trabajar en equipo a menos que les beneficia directamente.
  6. Falta de gratitud: no aprecian ni reconocen los esfuerzos que hacen por ellos los demás.
  7. Aprovechamiento: se aprovechan de la bondad o generosidad de los demás sin sentir remordimientos.
  8. Narcisismo: tienen un alto sentido de autoimportancia y creen que merecen todo lo mejor sin necesidad de esfuerzo propio.
  9. Competitividad excesiva: ven a los demás como rivales en lugar de colaboradores o compañeros.
  10. Falta de consideración: no consideran las necesidades o deseos de los demás al tomar decisiones que les afectan.

“Estas características pueden manifestarse en diferentes grados y contextos, pero, en general, una persona egoísta tiende a poner sus propios intereses por encima de los demás de manera consistente y sin consideración por el impacto que esto pueda tener en otros”.

Cómo poner límites

Es normal sentir el impulso de intentar hacer ver a la persona egoísta cómo son sus comportamientos, “pero hay que estar preparados para que el otro se ponga a la defensiva, se ofenda y se victimice, sobre todo cuando tienen muy baja inteligencia emocional y poca capacidad de autocrítica”.

Por eso, si no va a ser sencillo lograr que el otro cambio, será más útil que cambies tú la manera en que te relacionas con esa persona. “En definitiva, se trata de aprender a poner tus límites”. Como señala Nancy Levin, autora del libro Set Boundaries Will set you free, “se trata menos de gestionar el comportamiento del otro y más de establecer un límite sobre tu disponibilidad”.

  • Identifica tus propias necesidades y límites: antes de establecer límites con la persona egoísta, necesitas tener claridad sobre tus propias necesidades y lo que estás dispuesto a aceptar en la relación.
  • Comunica tus límites de manera clara y firme: expresa tus límites de manera directa y respetuosa. Sé específico sobre qué comportamientos son problemáticos para ti y cómo te afectan.
  • Mantén la calma y la coherencia: es probable que la persona egoísta reaccione negativamente cuando le establezcas límites. Conserva la calma y mantén tus límites de manera coherente, incluso si encuentras resistencia.
  • Establece consecuencias: hazle saber a la persona egoísta cuáles serán las consecuencias si continúa ignorando tus límites. Estas consecuencias podrían ser retirarte temporalmente de la relación o limitar tu interacción con ellos.
  • Protege tu bienestar emocional: si la persona egoísta continúa cruzando tus límites y no muestra signos de cambio, es importante que protejas tu propio bienestar emocional. Esto podría significar distanciarte de la relación o buscar apoyo de amigos, familiares o un terapeuta.
  • Fomenta la empatía y el autocuidado: intenta comprender las razones detrás del comportamiento egoísta de la persona, pero no te descuides a ti mismo en el proceso. Es importante mantener un equilibrio entre ser comprensivo y proteger tus propias necesidades.

“Recuerda que establecer límites saludables es fundamental para mantener relaciones equilibradas y respetuosas. Si la persona egoísta está dispuesta a cambiar y respetar tus límites, puede haber espacio para un crecimiento positivo en la relación. Sin embargo, si persisten en su comportamiento egoísta, es posible que necesites reconsiderar la naturaleza de tu relación con ellos”, señala Marta Domínguez.

OTROS TEMAS WELIFE

Un punto más complicado es cuando la persona egoísta es muy cercana a ti.

“No es tan sencillo poner límites a tu madre o a tu hijo, por ejemplo, sobre todo porque se han creado dinámicas en ese tipo de relaciones que resulta muy difícil romper. Muchas veces tenemos miedo de que esa persona nos deje de querer si no estamos siempre disponibles para lo que puedan necesitar”.

En esos casos, “puede ser muy conveniente tener ayuda profesional que nos ayude a sanar esa relación”.

MÁS NOTICIAS

WeLife hoy

BurrataOxalatosRetro-walkingBanksyingHarina de avena

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta

Suscríbete a la Newsletter de WeLife para cuidar de tu cuerpo, tu mente y del planeta